A Bilbao.

Desde Santurce a Bilbao
Vengo por toda la orilla,
Con la falda remangada
Luciendo la pantorrilla,
Vengo deprisa y corriendo
Porqué me oprime el corsé,
Voy gritando por las calles:

¡Quien compra!
Sardinas frescué.
Mis sardinitas
Que ricas son
Son de Santurce
Las traigo yo.

La del primero me llama
La del segundo también,
La del tercero me dice:
¿A cuanto las vende usted?
Si yo le digo que a cuatro,
Ella me dice que a tres,
Cojo la cesta y me marcho,

¡Quien compra!
Sardinas frescué.
Mis sardinitas
Que ricas son
Son de Santurce
Las traigo yo.

¡Y no se me va de la cabeza!

Y lo peor… con el mismo tono. Que daño hizo mi madre con algunas canciones de las que cantaba.