48

A mi antes me gustaba escribir. Ademas empezaba a hacerlo y no paraba. Cualquier cosa me llevaba a un tema y podía desarrollarlo sin problemas. Esto que ves es el tercer borrador. Espero que llegues a leerlo por que si no habría seguido el camino de los otros dos. Un borrado general en el tercer párrafo. Lo peor es que el inicio es pésimo y nada que ver con los dos anteriores en los que al menos la primera frase tenía algo de sentido. Esta vez… ¡Paso! He empezado a mover los dedos y a ver que sale. Lo he hecho como uno de esos recursos de bloqueo: Me gustaría escribir sobre… o recuerdo que… o buscar cinco palabras y encontrarles una puta coherencia, ¡nada! Al final la escritura automática es lo que me hace seguir por esta… ¿sexta, séptima linea? Y es que tengo poco que contar. Si acaso… Que hoy es mi cumpleaños.

Si. Desde las doce, los 28 de julio, el calendario me marca que tengo otro años mas. en este caso, el título no lo he cambiado, son cuarenta y ocho. La verdad es que estoy de puta madre. Por su puesto puedo quejarme y tendría motivos, puedo vivir mejor y tengo una serie de frustraciones que aumentan con los años pero también en este año tan raro me he quitado algún pendiente de esos que se acumularon durante tanto tiempo. Hay gente alrededor que me quiere a la que quiero, compañeros con los que me río mucho (aunque echo de menos algún día de esos que la risa te hace hasta llorar) y las penas tendrían que venir muy gordas para volver a hacerme llorar. No esperar mucho es una buena solución para la vida mientras disfrutas lo que encuentras.

Este año, sin embargo, si que he pedido algo. ¡Quiero fotos! Quiero fotografías de la gente que me ha felicitado. A algunos los he visto en este último años, a otros… a otros no los veo desde Navidad e incluso algunos llevo casi un años sin saber de sus ojeras. ¡Y lo echo de menos! Por eso lo de pedir fotos. ¡Quiero una foto para mi! No una que has puesto en instagram o en el perfil de whatsapp. Lo que me gustaría es que pienses: esta foto es para Fran. No es necesario que te vistas de boda, ni que maquilles la fotografía con filtros, solo un momento del día para decir coger el móvil probar lo que quieres, gustarte. Por que lo mas importante, el regalo que me haces no es la foto, es gustarte tu. Y por su puesto, enviarla.

Me meto en los cuarenta y ocho sin mucho ánimo, como los últimos veinticinco años mas o menos, pero esta vez como he ido mentalizándome para los cincuenta… ¡Ni me voy a enterar! Hoy, de momento, esta siendo un día muy  bueno. Estrella se está encargando de eso. (Ella si que es un regalazo.) Pero aun queda día y voy a aprovecharlo con unas cervecitas entre la poca familia que queda en Córdoba. Al resto solo me queda darle las gracias por las fotos que estoy recibiendo y animarlos: ¡Ya mismo nos vemos todos!

Creo que voy a aprovechar para enviar este post antes de que me arrepienta y vuelva a borrar. Y si tú aún no me has mandado tu foto… ¡La espero!

Gracias.

 

Esta es la mía de hoy. No todo va a ser pedir.

Este regalo me ha rejuvenecido tantos años como tiene.