Teatro Romano de Guadix.

Daniel me dejó en frente del cuartel de la Guardia Civil. Te llamo y nos vemos cuando salga de la fábrica, me dijo, si no… a las cinco en este mismo sitio. Así que la primera vez que pisé Guadix lo primero que vi fue un cuartel. Quizá podría decir que me llamaron la atención las alamedas de la entrada, o la casa cueva que parece una torre cercando un cerro, el hotel del Carmen… pero no. Lo primero que vi de Guadix fue el cuartel de la guardia civil (que ya no está donde antes). Y es que como copiloto soy bastante regulero, el viaje lo di durmiendo la mayor parte del tiempo. Así que cogí mi mochila y seguí la dirección que marcaba el centro. Lo segundo que llamó mi atención fue la Torre de la Catedral. ¡Impresionante! Y eso que la vi desde la carretera de Granada que si llegamos a entrar por la de Murcia… pues también me la hubiese dormido. El caso es que lo tercero que llamó mi atención de Guadix fue precisamente un solar con un sitio estupendo donde ni si quiera había coches. ¡Que mal se organizan estos accitanos! Pensé.

Y lo peor es que eso he seguido pensando hasta hace poco, bueno… concretamente hasta 2011 que volví a ir allí y conseguí enterarme que había restos arqueológicos. Más tardefue cuando empezaron a hablar de ellos y por fin en 2014 empezaron a poner en valor el Teatro Romano de Guadix.

Este fin de semana, por fin, he podido visitar los restos que se encuentran a los pies de la Catedral. Ni si quiera hay que hacer un gasto de imaginación porque Lourdes, la guia que vino conmigo, me iba explicando las terrazas de los restos y con ella llevaba un cuaderno donde las imágenes te ayudaban a visualizar el teatro. Durante un rato pude ser consciente de como el río había anegado varias veces esa arquitectura, también vi como los musulmanes hacían uso de poder y, como en todos sitios, aprovechaban esos restos para hacer sus obras. (Justo al lado está la Torre del Ferro que en su base tiene parte de los sillares del teatro.) Incluso otra riada que fue la que propició que aquello se convirtiese un huerta (Huerta de los Lao) y que a nadie le diese por volver a tocar el teatro. (Curioso, lo que lo destruyo, lo salva.) ¡Joder! Hasta pude verle la cara al becario de arqueología que enviaron para limpiar las cloacas de desagüe que tiene que mantener el teatro. (La capa freática la tiene muy cerca.)

El caso es que este fin de semana uno de esos pendientes de Guadix ya ha caído. Lo peor es que hablando con Lourdes me ha dado varios mas que habrá que ir viendo como caen en las próximas visitas. Por que hay mas, muchas mas que ver en la colonia de Julia Gemela Acci. 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .