Sonríe que algo queda.

Voy buscando un libro para estar entretenido durante un tiempo. Mi idea era encontrar “Sabotaje”, el último de Pérez-Reverte y su personaje Falcó. Muy caro, creo que tendré que pedirlo prestado a la biblioteca o… bueno, ya se me ocurrirá algo. El caso es que entre los “superventas” hay al menos dos libros que te ilustran la vida para ser feliz. Los nuevos gurús ya no visten ropajes extraños. Van con traje o vaqueros, con un buen corte de pelo y sonrisa contagiosa. Un buen gurú si no tiene una sonrisa espectacular ya puede escribir la biblia en verso que no se come una rosca. ¡Como vas a vender felicidad con la cara de Eugenio!

Antes estos eran los filósofos y estaban mas o menos recluidos en grutas, plazas públicas o, como mucho en libros-tocho. Si se les oía es por que estabas a menos de cien metros y hablaban en alto. Algunos ni siquiera se plantearon dejar sus enseñanzas por escrito pero hoy… Hoy los tenemos hasta en la sopa. Setenta canales donde tertulianos y filosofíllos se venden delante de todos. Da igual la hora a la que pongas la tele y, lo peor, se han metido en las bibliotecas y librerías con un tema que parece no tener escasez de demanda: La Autoayuda. Y… vamos a ver… ¿quién se compra un libro de auto ayuda? ¡El que está jodío! Tú no te vas a compara un libro de esos si tu novia está buenísima, follas casi todos los días, comes y no engordas o trabajas por un buen sueldo. Tú, cuando te compras un libro de esos es porque estas en la miseria mas asquerosa, o lo has estado o tienes pinta de que empeore mucho la cosa y te va a hacer falta. Así que te pones a leer como si el gurú de turno supiese algo que tú no sabes. Pero si lo sabes. Lo sabes por que entre otras cosas tus padres te lo han dicho cuarenta mil veces. Lo que pasa que, claro, a tus padres no les haces caso. Lo sabes por que, aunque te copiases en el parcial de filosofía, lo que dice el último gurú a ti te suena a griego contemporéneo del Partenón, por que lo has leído en varias novelas y lo has visto en series y películas desde que eras pequeño. Pero no, tú no has prestado atención a nada. Y ahora quieres leer el libro del gurú y que te ilumine la vida a base de chutes de felicidad.

La cosa no va así. Si no has prestado atención antes difícilmente te traiga la luz un libraco del último gurú. Que  si, que puede que algo quede pero… ¿merece la pena gastarse esa pasta para ilustrarse de como otros son felicices? Vamos que mejor te la gastas en lo que te haga feliz de verdad: un masaje, un helado de chocolate, un paseo por la subbética, o cualquier cosa que te ponga una sonrisa de oreja a oreja. Por que comprando esas tonterías al único que le va a salir la sonrisa va a ser al gurú que ve como sube su índice de audiencia y su cuenta corriente sin decir nada nuevo.

Solo son recicladores de Epicuro, de Aristóteles, de Platón que, si hoy levantaran la cabeza, pedirían parte de su copyright por ser los primeros en dejar escrito una manera de pensar. (Que seguramente no fueron los primeros en pensarlo.) 

Esta entrada fue publicada en Libros, Pasatiempos, Salud y bienestar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sonríe que algo queda.

  1. Florencia Saez dijo:

    ¡Interesante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .