85

Dice que, el día que nació, su padre mató un cochino con cerca de 30 arrobas. Es… Era el mas pequeño de una familia corta. Quizá por eso se llevo mas coscorrones, y caricias que nadie. Y la nobleza le desborda por esas orejas grandes.

Hay días en el que cachondeo aún es capaz de sacarle una sonrisa o hacerla sacar él a los demás. Otros días… Otros días está como los toros bravos, en su querencia, esperando que dejen de atosigarlo los malos bregadores y un descabello certero lo mande en paz a una dehesa con sus hermanos. Pero la vida es tan puta que solo pincha y descabella como los malos novilleros. Y no mata si no de aburrimiento. Es tan puta que a veces, de cojones, solo queda embestirla. Y así es como va él a sus ochenta y cinco años.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .