Bolas de papel.

Formamos una bola de papel con recuerdos para cubrir el hueco de la piedra que ha estallado. Creemos que así le daremos “el pego” al cuerpo, que no va a notar tanto la pérdida. Pero nuestro organismo sabe que esa piedra falta, que no está, y necesita expanderse para cubrir ese espacio que nos duele tanto. Y, por muchos recuerdos que queramos meter en ese hueco, son solo eso… bolas de papel que aguantan el empuje del resto del organismo. Da igual lo que duela, da igual el tamaño de la piedra, siempre termina cubriéndose. Y allí, en nuestro cuerpo el lugar de la piedra quedará relleno por infinidad de recuerdos y rodeado por muchas piedras mas que están amorteradas entre ellas por bolas de papel. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s