Vuelta a casa.

La eternidad es el tiempo de duración que esperamos que tengan esos electrodomésticos que compramos con sufrimiento: un frigorífico, una lavadora o un termo eléctrico…

Luego están las garantías. Que es el tiempo que espera que dure el fabricante para que ese producto empiece a deteriorarse y tengas que llamar al técnico de la empresa para arreglarlo o, mucho mejor, comprar uno nuevo.

Entre el final de la garantía y la eternidad hay un periodo en el que el el termo eléctrico, que es mi caso ahora mismo, te recuerda que la primera expiró y la segunda se reserva a los dioses. En ese tiempo buscas tutoriales de youtube sobre como arreglar estos aparatos, te haces amigo de los dependientes de la ferretería del barrio, incluso conoces polígonos industriales o calles en barrios del extraradio donde hay tiendas especializadas en reparaciones del electrodoméstico en cuestión. Te familiarizas con repuestos que tienen nombres de robots en películas de ciencia ficción, y por la noche sueñas con ese ruidillo que se escucha ahora, con ese prrr pfff pfff prrr prrr pfff, que se repite una y otra vez cuando antes el silencio era una característica del electrodoméstico. maxresdefault

El caso es que ayer, al volver a casa, el diferencial había saltado. Después del susto que produce no encontrar las cosas como se debería en el piso, y andar a tientas, di con el diferencial y volví a conectarlo. Lo primero fue mirar el frigorífico, cual investigador cadavérico del CSI para descubrir con la carne putrefacta el tiempo del fallecimiento. Debió de ocurrir el domingo, día en el que, ya ha pasado otras veces, entre mis vecinos y yo le damos un meneo a la luz con calefacciones a toda hostia para calentar el fin de semana fuera. El congelador aún podía mantener el nombre y no había hecho aguas. Ni siquiera el hielo estaba en formato líquido. No había pérdidas pero en previsión ayer cené unos filetes de lomo que había en frigorífico y no tenía intención de volver a congelar.

El pánico vino después. Cuando llegando al fregadero unas gotas bajaban por el termo eléctrico. Este aparato, que ya hace dos años me recordó lo que comentaba en los primeros párrafos, aparecía con una gotas pequeñas de agua calando que habían mojado, poco pero lo suficiente para alarmar, la encimera. No vi pasar mi vida en un segundo pero si desaparecer la paga extra de navidad. Intenté reponerme en un momento y no empezar a llorar desconsolado ante el electrodoméstico. Lo desconecté, limpié las gotas que aparecían y volví a salir del piso con cara de resignación y poca esperanza.

Hoy, al volver a entrar en el piso, la luz aún se mantenía estable. El termo no ha vuelto a derramar ninguna gota y he descubierto que la ventana de la cocina estaba abierta. La esperanza ha llegado en forma de condensación. He conectado el termo nuevamente y al principio el ruido ese con el que he soñado toda la noche, ese prrr pfff pfff prrr prrr pfff, ha activado todos los sensores de alarma. Curiosamente pasado un minuto ha desaparecido, el agua caliente funciona. He tirado de una ducha copiosa para mantener activo el aparato y, de momento, todo está como debería estar.

La vuelta a casa parece que es motivo de alegría.

Ya solo hay que preocuparse de lo habitual en estos casos. Como poner la lavadora con todo la ropa sucia del viaje, planchar de una puta vez que me estoy quedando sin camisas para ir a trabajar, que digo trabajar, para ir a cualquier sitio, quitar el polvo a los muebles del salón que parece que lo cogen al vuelo, fregar el piso o en su defecto pasar la mopa…

¿Motivo de alegría volver a casa? Me vuelvo a ir a la calle y que explote el termo y se lleve el polvo, la ropa y la plancha si quiere.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s