Marujismo.

Acabo de sufrir un ataque de marujismo. Estaba tranquilamente en el sofá leyendo el comic de Frank Miller: El regreso del Caballero Oscuro, en la televisión reponían en una cadena Forrest Gump y entonces a ocurrido. He acabado el primer libro del comic, Forrest ha dejado a su nene en el autobús del colegio (si alguien no ha visto la peli siento el spoiler), he subido la persiana, casi no veía las últimas viñetas de Batman y he decidido ir a la cocina. ¡El salmorejo! He pensado cuando abría el frigorífico para beber agua. Ha sido ahí, ha empezado ahí. Yo no me había dado cuenta pero he cogido los tomates que compré ayer y en vez de quitarles la piel a navajazos, como siempre, he decidido meterlos en agua caliente.Mientras tanto he recogido los platos fregados del almuerzo.  Después he ido pelando con un cuidado inusual los tomates calientes, y mucho mejor porque ha sido facilísimo. Su ajito sin la parte central, su poquito de pan rallado, aceite, sal y antes de darle caña con la batidora he puesto un huevo para cocerlo. Al terminar, para no dejar el salmorejo en el mismo vaso de la batidora he ido a coger un tupper. No me he decidido por uno, los he sacado todos, los he ordenado por tamaños y formas (he ganado medio mueble) y una vez decido el formato y el tamaño lo he vaciado y colocado en la nevera. ¡Ya esta! Ahí debería haber acabado y no hubiese pasado nada pero entonces… ¡Coño, una mancha! Cojo una bayeta, le echo un poco de KH7 y empiezo a frotar. A sido rápido. Pero no me conformo. Friego lo poco que he usado, lo seco (cosa que no hago nunca) y lo coloco.  El543226023_small suelo está mojado. Normalmente se cogen dos servilletas, se limpia un poco y fuera. ¡Para nada! Fregona, amoniaco y a darle al suelo. Antes decido meter el huevo en el frigorífico y quitar el cazo. Al ponerlo en el frigo me doy cuenta que la puerta tiene muchas huellas. Es ahí cuando me doy cuenta del ataque de marujismo. ¿Pero que coño hago un sábado limpiando la cocina? ¡Si yo estaba tan tranquilo leyendo! Así que ya que estoy le doy un plisplas a la puerta. Con la fregona escurrida le doy rapidito al suelo y lo dejo escurrido. Cuando llego al baño para tirar el cubo de agua me doy cuenta que al baño no le he dado hoy pero ahora ya si se de mi ataque de marujismo, ahora soy consciente. Ahora puedo combatirlo. Corto un trozo de papel higiénico y lo paso por lavabo y el water. El marujismo se está curando. Cuando vuelvo a la cocina dejo el cubo de la fregona y cojo un helado. Dejo las huellas dactilares en la puerta del congelador. No me impactan. El marujismo está controlado. Un trozo del helado cae al suelo. Lo recojo y  me lo meto en la boca. Me chupo los dedos y empiezo esta entrada.

Esta entrada fue publicada en Alimentos y bebidas, Pasatiempos, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Marujismo.

  1. yolandarawirez dijo:

    “Un trozo del helado cae al suelo. Lo recojo y me lo meto en la boca. Me chupo los dedos y empiezo esta entrada.” Me encanta, claro que sí, coño. Con el palizón a limpiar, pa dentro. No lo que no mata engorda. #oletu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .