Reclamación.

Estoy esperando en una ventanilla. No estoy de acuerdo con el precio que se cobra y quiero hacer una reclamación pero el tipo me dice que no tiene hojas. Entonces cierra y se va.  Llamo a la policía local y espero que vengan.Hay dos personas esperando detrás de mi que han escuchado toda la conversación. Quince minutos después el tipo vuelve a su puesto. La policía local está llegando,  yo sigo esperando.  

  • ¿Todavía está usted aquí?
  • ¡Si! Pensaba que había ido a por un libro de reclamaciones. 
  • Pues no. No tengo, ya se lo he dicho. Puede pasar el siguiente. 

Es entonces cuando la policía se presenta en la ventanilla. Empiezan a interesarse por la situación. En la cola hay mas de seis o siete personas. Las dos que había antes les han informado de la situación. La policía habla con el tipo, les dice que él no tiene la culpa, que no hay hojas de reclamaciones y que no puede hacer nada. En la cola la gente empieza a desesperarse. Me gritan que soy un “pejigueras”. Que reclamar no sirve de nada. Que me aguante y que pague lo que tenga que pagar pero que los deje irse pronto. Yo estoy a un lado de la ventanilla, la policía es la que trata ahora con el tipo , les reconoce que tengo razón pero que toda la vida se ha hecho así. Que él solo hace lo que hacen otros. Pero que me dejará el precio que reclamo. Mientras la policía trata de convencerme de que es justo, el tipo está cobrando a los que había detrás de mi. Les cobra correctamente bajo la mirada de uno de los locales que comprueban que es lo correcto. La gente sale mas contenta de no haber pagado el precio que tenían pensado y ahorrarse parte pero cuando pasan a mi lado me miran como si fuese yo quien les hubiese robado.

Me despierto. Vaya mierda de sueño que tengo. Creo que voy a dejar de acostarme tarde y olvidar durante un tiempo la televisión y los programas post electorales.

Sigo en la cama. Tengo una sensación de ahogo. Aún con el sueño en la cabeza no dejo de pensar que hay cosas que están mal. Muchas cosas. A veces tonterías que nos putean de una manera u otra. Puedo vivir con eso. No es lo que mas me duele. Lo que mas me duele es ver como una persona intenta que esa situación cambie y el resto son capaces de agredirlo solo por no querer perder dos minutos de su tiempo mientras eso ocurre. Queremos que las cosas cambien pero no queremos ser parte de ese cambio, no queremos motivarlo, y mucho menos tener que trabajar por ese cambio o ser participes de él de una u otra manera. Es mas fácil dar caña al que lo intenta que ayudarle.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Noticias y política, Salud y bienestar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reclamación.

  1. La Maripili dijo:

    me resulta difícil de entender la entrada….
    Cambio? y para conseguir ese cambio hay que ser podemita? me estoy yendo por las ramas?

  2. yolandarawirez dijo:

    Sí, este país funciona así.
    La ficción supera a la realidad y así nos va.
    Como siempre digo, si el pueblo es necio, que pague su precio y es lo que nos pasa actualmente.
    No reclamamos porque es perder el tiempo, nuestro tiempo tiene precio y creemos que es oro.
    En fin…
    Qué bonito sueñas, o no…
    Besicos, niño!

    • Fran dijo:

      Sueño bonito era aquel que una rubia impresionante me llevaba a un hotelazo y una recepcionista morena con un tipazo de infarto nos acompañaba a la habitación y terminabamos haciendo un trío. A este tipo de sueño le falta un zombi en la cola de la ventanilla para ser pesadilla completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s