02/06/2016 Amanece.

Entra el sol con un poco de vergüenza en la habitación. Piensa que va a encontrarme con alguien y viene tímido, justificándose. Cuando llega a la cama y descubre que estoy solo es cuando se desparrama por la habitación. Como un niño que después de ser aleccionado para no despertar a los demás cuando se levanta se encontrase con el permiso de los padres y con su infancia llenase todos los rincones.
Sonrío cuando veo como se adueña de todo y me despereza.
Me carga las pilas. Pilas alcalinas para un día ajetreado.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s