Inquilinos.

Después de dos días sin aparecer por casa y con la ropa ya seca en el tendedero decido airear la habitación. De un tirón subo la persiana y… ¡Coño! ¡Que susto! Otra puta paloma merodeando en el alfeizar de la la ventana. Que asco me dan. Pero entonces me fijo. La muy cabrona me acaba de dejar dos huevos. ¡Dos huevos! ¡Un nido! ¿Pero que hago yo con un nido en la jardinera? ¡La madre que la pario! Y va la tía y se va. A ver señora… Vuelva usted y me hace el favor de llevarse el nido y los huevos a otro lugar antes de que me de por hacer un montadito con ellos.

IMG_9569

Señora Madre. 

Pero las palomas entender… entienden poco. Y aún no he terminado de recoger la ropa cuando vuelve  a posarse en el alfeizar. La miro inquisitivo pero ella lejos de amilanarse se sienta en el nido y se pone a incubar. Esta visto que mi cara de asesino aviar no le impresiona. ¡Dos días te doy para que te largues! Le grito mientras recojo el tendedero.

En internet localizo en una página a tipos que han tenido la misma experiencia. Lejos de degollar palomas parece que han vivido una experiencia agradable con el nido en sus casas. (Como diría el Guerra: Hay gente pa´tó.) El caso es que se me hace un nudo en el estómago eso de desahuciar a los nuevos inquilinos.

Han pasado los dos días y no he sido capaz de estrellar los huevos en el suelo. Ni de asustar a la sufrida madre y al padre (este no tan sufrido porque aparece poco.) He colocado el trípode en la habitación y voy haciendo fotos de vez en cuando para ver como avanza el estado de el nido.

IMG_9607

Palomo desnaturalizado.

 Mi nene, después de comentarle que tenemos nuevos vecinos, se decide a mandar a tomar viento a los pajarracos. (A mi las palomas no me gustan, él las odia.) El caso es que le doy una charla de esas tipo padre-hijo en la que le hablo del respeto a los seres humanos, a los animales y a los hipster. Como todo de lo que hablamos que no sea juegos o películas de superhéroes le entra por un oído y le sale por otro. Pero deja el salvajismo animal para matar zombis con la Play que de esos no le he hablado y hay un montón.

La incubación dura unos dieciocho o veinte días. Los pollos en un mes están dejando el nido. Con un poco de suerte en dos meses tengo mi jardinera despejada. ¡Tampoco es tanto tiempo! Así que sigo con interés el desarrollo del nido.

Seis días después sufro una desilusión enorme. Un huevo está descascarillado. ¿Pero como se puede romper un huevo si está a quince metros y escondido? ¿Que padres desnaturalizados son estos que no están por la labor de cuidar los huevos? Espero que siga una evolución favorable y las palomas siguen incubando el huevo que queda. El otro, dos días mas está completamente roto. Mi gozo en un pozo. Sigo manteniendo la ilusión de que al menos uno salga y rompa el cascarón. Las palomas siguen apareciendo. Aunque solo veo a la madre, el padre parece que ha ido a por tabaco.

Salgo de Córdoba unos días y a la vuelta, con la bolsa aún hecha y la música sin poner en la casa, voy sigiloso a mirar el nido. No hay nadie. El huevo sigue allí. ¿Donde se han metido estos padres? Le hago la foto de rigor. Deshago la bolsa. Pongo música. Preparo una lavadora. ¿Pero que pasa aquí? Sigue el huevo solo. Sin incubar. ¿Donde están estos? Empiezo a preocuparme. Aún quedan cinco o seis días para que el pollo rompa el cascarón. ¡Y los padres por ahí!

 Han pasado dos días y en ningún momento han dado señales de vuelta estas palomas. El huevo sigue en el nido.

Tres días mas tarde se que lo han abandonado. No hay vuelta atrás. El pollo nonato se quedará en la jardinera un tiempo mas. No tengo valor para retirarlo.

Hace unos días empecé mis vacaciones. Arreglar el piso, recoger ropa, quitar enagüillas, buscar zapatos de verano (aunque ahora con esta lluvia esté todo al retortero) y… enterrar el huevo. ¡Si ya sé! Se coge, se tira a la basura y listo. Pero… bueno pues ya está, cada uno tiene sus manías. También he deshecho el nido y ese si que ha ido a la basura. La jardinera se ha quedado preciosa. Hubiese sido un buen lugar para criar al polluelo. ¡Una lástima! Quizá la próxima vez.

(Aunque como me encuentre una paloma en el alfeizar de la ventana le meto un perdigonazo entre pecho y espalda. ¡Serán cabronas! )

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Pasatiempos, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s