Libros 2015.

Se acaban las fiestas. Después de abrir los regalos de reyes y comernos el roscón algunos se dedican a ponerle velas al santo de turno para que la dieta de los próximos días sea liviana. Otros piensan en criar pronto al niño recién nacido para cargárselo entre procesiones. Algunos se esmeran en preparar cuplés y pasodobles para lucirse en Carnavales. Quien más, quien menos, se está organizando los próximos eventos. Yo, de momento, acabo de actualizar la agenda del 2016. Debo ser de los pocos que siguen tirando de una agenda con sus 365 días, este año 366, en papel. (Lo que son las cosas, fui de los primeros en usar agenda electrónica.) El caso es que entre otras cosas he cambiado mis frustraciones pasadas por futuros proyectos. (Con solo volver a escribirlos en el día correspondiente.)

En la agenda del 2015 dejo muchos pegos. Mucha morralla escrita que se alimentó de meses chungos. Febrero, Marzo y Abril fueron fructíferos. Volví a recuperar los 82 kilos, y escribía casi a diario. ¡Coño! ¡Y  bien! Solo que después no han salido publicados por ahí la mayoría de las cosas.  Se queda, ya digo, algún que otro proyecto pendiente que me he vuelto a recordar en la agenda del 2016, algún dibujo,  aforismos y, también, la lista de libros que he acabado el año pasado. En esa lista hay  treinta y dos libros. Vergonzoso si fuese islandés, pocos comparados con los que caían antes y una “jartá” si lo comparamos con la media nacional. Aquí faltan los comics de este último año, los libros que he releído, los relatos que he saboreado en blogs o buscados en páginas de lectura, los periódicos de todos los días, las cien mil curiosidades que aparecen en facebook, twitter, o la madre que los parió, lo que he escrito y vuelto a corregir, o lo que han hecho otros y he corregido yo. Falta mucho y en esa lista hay libros que olvidaré pronto, que he aguantado estoicamente con esa manía de terminar lo que he empezado pero también hay otros que espero tardar en olvidar mucho tiempo. Entre esos están:

  • Edad prohibida. Torcuato Luca de Tena. Aún no hay nada que haya leído de este hombre que no me haya gustado.
  • Mortal y Rosa. Francisco Umbral. Un libro al que tenía ganas pero también mucho miedo. Este año he sacado algo de fuerzas para empezarlo y me ha encantando.
  • La loca de la casa. Rosa Montero. ¡Genial para el que le guste leer y escribir!
  • Cineclub. David Gillmore. Venía muy recomendado y ha sido de esos que sorprenden incluso cuando lo han recalcado varias veces.
  • Biografía autorizada de 007. Varios autores. Una serie de relatos para conocer mas de cerca al agente secreto mas internacional. Poco antes de estrenarse Spectre… este era el libro a leer.

weneedHan caído mas. Veintisiete mas. Entre otros dos de Roberto Bolaño, uno cansino y el otro de relatos muy entretenido. Dos de Juan Madrid que son como paréntesis entre lecturas espesas. Uno de Laura Gallego, Finis Mundi, para comentarlo con Rafa, alguno de Vila Matas, históricos como La Clave Gaudí, o La Vieja Sirena (con lo que me gusta Sampedro y aquí…). Tengo que reconocer que, a veces, tengo poco criterio en la selección de libros: Assasin de Anton Gill, Delicioso suicidio colectivo, Cuentos sin plumas de Woody Allen, Vida y milagros de un ex… entre los que he leído y me han dejado la cabeza como una jaula de grillos.

El caso es que ahora estoy intentando terminar un libro que está basado en Toledo. Tiene buena pinta y me queda poco para acabarlo pero de ese… Ya hablaré el año que viene.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s