Instrucciones de actuación frente a un atraco.

Hoy en el curro nos han dado una serie de pautas generales de actuación durante un atraco. Hemos firmado la entrega y nos comprometemos a seguir diligentemente esas propuestas. Son curiosas. A ver… os comento:

  • No poner ningún tipo de resistencia para evitar poner en peligro su vida o integridad físca cualquiera que sea la situación.

Lo que viene a ser darle todas las facilidades al atracador. Espere, espere señor atracador que ya me voy yo del puesto y le dejo a sus anchas para que atraque sin problemas. Si tiene alguna duda estoy aquí al ladito en la barra. Usted me llama y ya me hago cargo. Cuando acabe el atraco me avisa y no se dé prisa que voy a pedirme una cervecita.

  • Permanecer en la medida de lo posible. Inspirar profundamente y pensar que toda va a salir bien.

Esta medida es harto complicada. Verás, Carlos, mi compañero, es imposible que permanezca tranquilo, los demás quizá sí. Yo, por su puesto. Pero el caso es la segunda parte: “Pensar que todo va a salir bien”. Por ahí si que no. ¿Cómo vamos a pensar que las cosas van a salir bien si estamos en la estación? ¡Es un contrasentido! ¡Imposible!

  • No intentar frustar el atraco.

¡Seguro! Oiga, ¿Qué quiere robarme? Sin problemas. Aquí tiene la llave. Si quiere espere que le cobre a este hombre y de paso se lleva usted más botín.

  • Cumplir con las demandas de los asaltantes.

Te diré y te contaré. Supongo que esto es por rellenar. Si ya en el primer punto me dicen que no ponga resistencia, ahora voy y le digo al tipo que no. Eso si, tonterías las precisas. Mira, me robas lo que quieras de la caja, pero el móvil es mío y vamos a dejarnos de “pollás”.

  • No realizar movimientos repentinos y explicar al asaltante lo que estás haciendo. Intentar no despertar la desconfianza del atracador.

¡Claro! ¡Lógico! Los movimientos repentinos se los tiene que mirar mi compañero Carlos. Ya digo que el es el “nerviosillo” del grupo, el resto venimos con la tila tomada de casa. Luego que hacemos que el tipo confíe en nosotros, pues mucho mejor. Con un poco de suerte se enrolla y nos deja prestados unos euros que nos van a venir muy bien para rellenar la nómina.

  • Intentar negociar con el delincuente. Ej. “No me agredas que intentaré colaborar contigo”.

Vamos que si al final consigues que te preste algo pedirle después un interés bajo. Negoción ante todo. No me agredas, yo no grito, si la próxima vez vienes a robarme afeitado y limpio te saco yo el botín.

  • No hablar. A no ser que nos pregunten algo en concreto.

En la estación estamos acostumbrados a preguntas muy tontas. ¡Mucho! Así que va a ser difícil que no le mandemos a la mierda. Eso si, colaborar colaboramos.

  • Utilizar los sistemas de seguridad local, únicamente, si su vida no corre peligro.

Estas son de las cosas por las que te das cuenta que el informe no está personalizado. ¿Cuándo se ha visto sistemas de seguridad en la estación? ¡Nunca! Si, quizá antes había cámaras y se dejaron puestas pero ya no tienen ni cables. Y lo de dar una voz para que uno de los controladores se de cuenta… Pues mejor que no. Además tampoco iban a poder hacer nada. Ellos tendrán las mismas pautas que nosotros.

  • Fijarse en los detalles que pueden ayudar a la policía a identificar posteriormente a los ladrones: vestimenta, dirección de la huida, matrícula de vehículos, etc…

A ver me puede dar la descripción del atracador. Pues… mire usted señor policía, la descripción exacta no, pero le puedo dar el nombre: Es el Mario, el chori que tenemos aquí todos los días que como se ha enterado que tenemos que colaborar pues viene día si, día no a robarnos. Si ustedes lo deben conocer lo que pasa que luego me lo dejan libre y el pobre pues no tiene donde caerse muerto.

  • No demandar el hecho de ver el arma, si lo amenazan.

Esto no lo entiendo muy bien. Si no veo el arma me creo que es una cámara oculta y paso del tipo. Gilipollas de estos tenemos todos los días en la estación. Así que mas le vale que yo me de cuenta de que tiene un arma y que es grande.

  • Procurar actuar con tranquilidad y prudencia ante situaciones de riesgo y de intimidación. No intentar actos heróicos y recordar que la seguridad de las personas es lo mas importante.

Estos mandamientos se resumen en dos: Amarás a dios sobre todas las cosas y al prójimo… Lo dicho, tenían que rellenar un folio entero para cobrar. Se repiten mas que el ajo.

 

 

Luego vienen  una serie de indicaciones para realizar una vez producido el atraco. No las voy a comentar todas pero hay algunas que no puedo evitar tener en cuenta. Por ejemplo:

  • Llamar y avisar inmediatamente a la policía al 112 / 061 / 062 /091 y darles la dirección exacta del establecimiento y un teléfono de contacto.

Aquí tenemos varios problemas: Primero, si hay que colaborar con el señor atracador mejor nos esperamos hasta que esté lejos para llamar a la policía. Que le de tiempo de escaparse, si no vaya mierda de colaboración. Segundo, la policía está tan harta de venir a la estación, se supone que debemos tener vigilantes de seguridad y no hay, que nos tienen dicho que mejor llamemos al jefe de turno para saber si es necesario llamar a la policía. (Si, esto es vergonzoso pero es lo que hay.) La policía nos tiene amenazados por la falta de seguridad en la estación. Tercero, en información no tenemos línea, así que tendríamos que llamar desde nuestro móvil. Y ya hacemos muchas llamadas desde nuestros móviles como para tener que hacer otra mas por cuenta de la empresa.ladrones

  • Pedir a los testigos que se queden para poder controlar las observaciones.

¡Claro! Como no tienen nada que hacer… se quedan mas tiempo con nosotros. Y lo peor de esto es que los que están todos los días en la estación, incluyendo a los trabajadores, donde me meto yo también,  son medio tontos así que va a ser harto difícil que podamos sacarles algo.

  • No dejar entrar a nadie en el lugar donde se ha producido el robo.

Eso, nadie. Ni autobuses, ni gente, ni el perrito pelito. Hasta que no venga la policía que no entre nadie. Y por cierto… La línea desocupada. Que es eso de estar dando morcilla en el lugar del atraco. .

 

Bueno… ya acabo. Para finalizar hay también una serie de recomendaciones de carácter individual una vez producido el atraco. Algo así como que aceptes sentirte mal. (¿Yooo? ¿Por un atraco?) Que pases el tiempo en compañía, que hables del tema si te sientes mejor y que te lo montes como quieras con yoga, con lloros, con alcohol o lorazepam en cantidades industriales si con eso consigues volver pronto al curro para que te puedan atracar otra vez. Así que ya sabes. Si vienes a robar, te lo voy a poner a huevo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Organizaciones, Pasatiempos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Instrucciones de actuación frente a un atraco.

  1. Lorena dijo:

    A esto se le puede sacar mucha chicha, es como los protocolos de laboratorio que rebuzna en la redundancia. También le puedes invitar tú a una copita para que se relaje…pero, ¿ y si buscan robar tu virtud?jajjajjajajajajjaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s