Verde.

No consigo dormir. Tengo miedo y no sé para que lado girarme en la cama. Me acomodo decúbito lateral derecho pero algo falla. Hay un hueco que no se llena. Estirazo  la mano. Casi puedo tocar el despertador que marca las 3:48. Le he visto cambiar siete minutos. Me llena la habitación de un verde kriptonita. ¿Kriptonita? Lo desenchufo. No quiero ver luces, no quiero ver el tiempo andar perezoso por la habitación.

Me giro en la cama. No hay nadie en el otro lado. Busco con las mano extendida. La cabeza de esconde entre las sábanas. Intentando recuperar  un olor. No lo consigo. Parecía tan fácil llegar al otro lado de la cama antes y ahora… Ahora hay un abismo. Kilómetros de colchón. No hay luz ahora, ni siquiera un resquicio en la persiana. Decido volver a conectar el reloj. 3:53. Vuelve el verde kriptonita. Verde esperanza. Verde, taxi libre. Verde.

Quedan muchas horas para que el sol disuelva tanto color.

3:53

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s