Jornada.

La alegría mañanera se diluye como el azúcar.

Después, el café va presentándonos gente.

Gente que deslustra el ánimo,

como los peregrinos ansiosos,

que besando al santo,

lo manosean

y se unen en un abrazo laaaargo

quitándole el color.

Mientras aguanta, estoico, arremetidas de amor.

Peregrinos contentos que huyen

encontrando salvaciones.

 

Así va llegando la gente,

quitándome el color.

Dejándome gris.

 

Pero el trabajo acaba.

Y el sol me baña de oro

para devolverme el color.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s