Buenas noches.

Todos duermen en casa. La música suena muy baja. Una moto que pasa con el escape libre rompe el ritmo de la canción. No ha conseguido sacar ningún ruido a los durmientes. Si acaso, un cambio de posición. Un reconocimiento de la cama con el brazo extendido.

En el mesa he dejado el libro que me ha hecho mantenerme firme en el salón. Setenta y tres páginas para acabar con los ojos pinchándome. En la cocina una hojaldrina me pone ojitos. En dos bocados quedan solo unas migajas. Cojo una botella de agua en el frigorífico y le doy un sorbo grande. Salgo y apago la luz. Tropiezo con una silla. Los durmientes siguen sin enterarse de nada, o eso parece.

Abro la puerta de mi habitación. Una luz se cuela por la ventana. A veces parpadea.Es la farola de la esquina. Cada noche le entran las ganas de ser faro de playa y empieza a emitir señales marítimas. Me quito la ropa. Casi me mato al intentar un maniobra desequilibrante con para tirar de los calcetines. La ropa queda perfectamente esparcida por el suelo. Me acurruco bajo las sábanas.

Una oveja, dos ovejazzzz

Tr… trezzzzzzz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s