El acordeón.

El acordeón tenía un nombre con letras extrañas. Quizá era checo. No se. Si recuerdo al tipo, muy rubio, casi alvino. Tocaba entre las mesas, despacio, como si se hubiese parado el reloj. Caminaba lento y su música la acompañaba entre el bullicio de la plaza. Yo esperaba en la terraza con una CocaCola que ella se acercase del tanatorio. No me apetecía entrar y ver gente triste. Cuando llegó a mi lado traía los ojos rojos. Alguien le había contagiado sus lágrimas. Entonces la cogí por la cintura y bailamos aquella música lenta…

…y su risa acompañó al acordeón checo por la ciudad.

g-danc

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El acordeón.

  1. Maripili dijo:

    Cada día escribes mejor. Eres el puto amo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s