Botellón.

– ¿Sabes? No estoy en contra del botellón. – Le digo a Rafa en la cocina.- Todo lo contrario. Es una manera barata de relacionarse y charlar mientras tomas una copa, o dos. Puede que incluso te permita conocer algo más la ciudad. Pero de lo que si que estoy en contra es de la gente incívica, de todas las porquerías que dejan acumuladas en el lugar donde se reúnen. ¿No llevan bolsas con los litros? ¡Coño! Pues recoge. Vuelve a meter el whisky o el ron en la bolsa  junto con el hielo y los vasos de tubo y los tiras al primer contenedor que haya a mano. Que no es necesario que te los lleves a tu casa. Que solo es cuestión de dejar el sitio donde has estado a gusto como lo encontraste.

– Es que son muy guarros los que hacen los botellones esos. – Me responde Rafa.

– ¡Si! ¿Verdad? Pues tú ya puedes estar recogiendo los plásticos del queso de fundir, el tomate que se te ha caído de la pizza, tirando las latas de atún y metiendo en el lavavajillas todo lo que has usado.

– Joooo

(Y es que si no lo hacen en casa como queremos que la gente se comporte en la calle.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s