Ayer mismo.

A veces uno se empeña en un día. Quiere que sea “la hostia”. Todo programado. Desde el desayuno  a la cena todo está milimetrado. Comidas, horas, gente, lugares… después con un poco de suerte toda esta planificación suele dar resultados y haces que el día sea uno de esos que te alegran para un año entero.

Otras… otras pasa como ayer. Que empiezas tarde, que estrenas el museo taurino y que te encuentras con un montón de risas, con tu hermana, a la que parecía que hacía años que no veías aunque coincidáis casi todos, ayer fue de esos días que hacen que merezca la pena aguantar todas las putadas que nos da la vida. Solo porque te encuentras con un día fantástico. Así, sin venir a cuento .IMG_20140403_185008

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s