Con las manos en los bolsillos.

…he aprendido a derrapar
y chocar con la pared.
Que la vida se nos va
como el humo de este tren… 
Fito y Fitipaldis. Antes de que cuente diez.
 

Con las manos en los bolsillos voy paseando por la ciudad. Mi padre siempre decía que al menos una de las manos estuviese fuera. Que podía tropezar y darme de bruces con la acera. Partirme la cara, los dientes. ¿Sabes lo que cuestan unos dientes nuevos? Decía mientras en su cabeza seguro que iba calculando el precio de una dentadura y como podría meter ese gasto entre todos los demás. Entonces se enfadaba y de un palmetazo me sacaba una de las manos de los bolsillos.

¡Que tonteria! Si me caigo intentaré caer de lado. Pensaba yo. Pero hacía caso. Después, en cuando se despistaba él, o yo, volvía a meter las dos manos en los bolsillos.

Nunca he llegado a romperme los piños de una caída. Aunque si que he tenido etapas en mi vida en las que iba con las dos manos en los bolsillos y la hostia ha sido garrafal. ¡No! No me refiero a ir andando por la acera y caer. Ni si quiera a ir en bicicleta y romperme la clavícula. Me refiero a esas hostias que te da la vida y te pilla con las manos dentro de los bolsillos. Esas en las que no da tiempo a ponerlas por delante de tu cara. Las que no te rompen la cara pero te parten el alma.

Con las manos en los bolsillos voy paseando por la ciudad. Y cuando recuerdo a mi padre vuelvo a recuperar una de las manos. A veces va a las gafas, o al sombrero, quizá busque un cigarro y así la tenga ocupada unos minutos. A veces me pinto el dedo con rayas y puntos azules, apretando el pulsador que sube y baja la barra del bolígrafo. Y otras… Otras vuelvo a meter la mano en los bolsillos aunque el siguiente tropezón me haga perder los dientes. Es así como me gusta andar por Córdoba. Con las manos en los bolsillos. Aunque la próxima hostia me parta el alma, o la cara.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Con las manos en los bolsillos.

  1. Maripili dijo:

    Es que es la mejor y más cómoda forma de pasear por córdoba o por cualquier sitio. Por que los bolsos cuando te mueves se retuercen y las mochilas cuando por ejemplo te agachas, te dan un collejón que te dejan tonto, así que, es mejor ir con las manos en los bolsillos, al fin y al cabo, hay más probabilidades de moverte o de agacharte mientras andas que de caerte, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s