La Blauschein, o como cagarla con un simple ejercicio matemático.

Si un autobús sale de Córdoba a las 10:30  a una velocidad media de 50 km  la hora. ¿A qué hora llegará a Lucena que se encuentra situada a 75 Kilómetros de la capital?

 Este es uno de eso problemas que se ponen a los niños de primaria para aprender a calcular. La respuesta es sencilla:  A las 12:00. En el papel es fácil. El problema lo tenemos después. Cuando el autobús que sale a las 10:30 no lo hace a su hora. Más que nada porque su dársena es la número 26 y es el último al que se les abre el semáforo. Entre las salidas de otras empresa y las de la suya propia el autobús se retrasa uno o dos minutos. Si es un viernes, o como hoy principio de puente, el tráfico en Córdoba es imposible. Salir  a la autovía puede convertirse en una misión para Ethan Hunt. Por su puesto este autobús tiene todas las paradas (hijuelas) que se supone en un vehículo que va a cincuenta  kilómetros por hora. La primera en Fernán Núñez. ¡Mierda! Resulta que en ese pueblo no hay rotonda. Que hay que dar la vuelta entrando en una calle y dando marcha atrás. Que para colmo hay un coche bloqueando una de las salidas. ¡Pitonazo al canto! Seguimos para Montemayor. Afortunadamente no hay ningún contratiempo en este pueblo. Una señora con andador tarda algo más en subir al autobús pero nada que demore en demasía el trayecto. Montilla está a la vuelta de la esquina. Tiene estación y no debería haber ningún problema. Los viajeros suben y bajan rápidos. La dársena estaba libre y enfilamos Aguilar de la Frontera sin ningún contratiempo. Un pequeño retraso de cuatro minutos, más o menos asumible. Entramos en el pueblo y… ¡Atasco! La antigua carretera tiene un vehículo largo que nos impide adelantarlo en la travesía, una fila de coches hacen cola cual penitentes detrás del Nazareno. Los viajeros de Aguilar están nerviosos cuando ven el coche. Uno tiene que estar a las doce y quince minutos en el médico de Lucena. Ya va con la hora pegada. Veinte kilómetros es un “suspiro” pero antes hay que entrar en Monturque. Allí normalmente no hay nadie, ni siquiera hay que parar si no están esperando en la parada. Es solo cuestión de hacer una rotonda y seguir por el camino de salida con más rotondas. A ver quién es el guapo que se salta una. ¡No! Hay que hacerlas todas y además a la velocidad reglamentaria. Las multas no las paga la empresa. Ella solo se dedica a poner los horarios. Efectivamente en Monturque no hay nadie. Eso que ganamos. El autobús está entrando saliendo del polígono de los Santos, a la entrada de Lucena a las doce en punto. El retraso es mínimo. Solo ocho minutos con respecto al horario previsto de las 12:00 que tienen la empresa. Los viajeros, exceptuando el del médico ni siquiera se han quejado. El inconveniente es que mientras unos se bajan por la puerta hay otros que ya están esperando. El coche debería haber salido a las doce en punto a otro destino que está a 50 km de distancia. Así mirado… una hora de viaje, una hora que ya lleva retraso, unos viajeros enfadados por que no se cumple el horario, un conductor que cobra a los viajeros mientras le recriminan, a él, la hora de salida.

–          ¿Llegaremos con el horario previsto?

Es la pregunta que más se escucha en el autobús. Todos tienen prisa. Y parece que no se cumple el horario. Pero la verdad es que es fácil:

Si un autobús sale a las doce en punto a una velocidad media de cincuenta kilómetros por hora y tiene que ir a… ¡Antequera! Pongamos que se encuentra a cincuenta kilómetros… ¿A qué hora llegaran los viajeros?

Así es como se está calculando últimamente las rutas en Córdoba. Por su puesto, la mayoría de las veces, el papel y la realidad se mantienen, el problema es el resto que no entra en la mayoría. Descontentos generales y horarios que se fijan en el papel sin tener en cuenta las prioridades de la gente. En el papel todo está muy bien, pero al trasladarlo a la realidad de cada persona, de cada vida… ¡Eso es otra cosa!.

Eso por no hablar de conductores nerviosos que tienen que pisar el acelerador un poco más para llegar a su destino a la hora fijada Yo por si acaso preferiría que el mío fuese una persona relajada.

Epílogo:

Lista de Shindler. Fábrica.

El alemán pregunta por uno de los trabajadores que tiene la Blauschein, la tarjeta azul que se les entregaba a los judíos cualificados para trabajar. Se presenta uno de los trabajadores sumisos quitándose la gorra. Tiene que quedar bien delante de todos. El oficial alemán cogiendo su reloj cronometra cuanto tiempo tarda en realizar una de las piezas. Desde que la coge, hasta que acaba, con una rapidez pasmosa tarda quince segundos.

Quince segundos. Cuatro piezas al minuto. Doscientas cuarenta piezas a la hora. En doce horas de trabajo… dos mil ochocientas piezas al día. El oficial alemán lo tiene claro. Todo aquel no rinda esas piezas al día será fusilado.GoethBalcony

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política, Organizaciones, Uncategorized, Viajes. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La Blauschein, o como cagarla con un simple ejercicio matemático.

  1. lorena dijo:

    La verdad es que un viajecillo así es para tomárselo con caaalma , por cierto se me daban fatal ese tipo de problemas jajaja qué recuerdos! Si lo hubiera tenido que resolver en menos tiempo …no estaría escribiendo ahora mismo!

    • Fran dijo:

      PUes a mi, para no gustarme las matemáticas esos no se me daban mal. Luego empezaron a complicarlas y mis profesores no eran para nada gente que supiese explicar. Eso si, en segundo y tercero de BUP me tocaron los buenos. Notables en los exámenes que no los había sacado desde hacía años.

  2. maripili dijo:

    Pintagorras nunca falla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s