Dos hostias.

Hay veces que lo que necesita tu cuerpo es un plato de lentejas, un puchero de esos que hacía tu madre y tú siempre te negabas cuando venías del colegio y ahora, en cuanto te enteras que lo hace, te apuntas a comer en su casa. Otras veces lo que te hace falta es un poco de “jarana”, de salir a darlo todo, a beberte hasta el agua de los floreros, a bailar como un John Travolta el sábado noche, a terminar con los amigos y llegar a cuatro patas hasta tu casa. También hay etapas en las que necesitas, quizá tú no lo creas pero tus amigos y compañeros lo ven al instante, un polvo que te arregle la vida, o al menos que te devuelva la ilusión por ella, uno de esos polvos que te deja flotando dos días seguidos, de esos que no se te va la sonrisa así te diga el jefe que acabas de ingresar en las filas de INEM.

Bueno pues a mí, esta vez, lo que me hace falta son dos hostias. ¡De las esclarecedoras! Que me sitúen o me indiquen, porque últimamente no me aclaro. Y es que después de una temporada en la que no he parado, unos años en los que he ido saltando de un lado a otro, unos dicen que recuperando tiempo, otros dirán que haciendo el cafre, que es una de las cosas que mejor se me dan, pero desde luego sin parar un momento, resulta que me encuentro con tiempo libre. No es que antes no tuviese ese tiempo libre es que lo que hacía lo veía necesario. Me faltaba tiempo para estar con la familia, para preparar y dar los cursos, para leer, para hacer fotos, para salir… ¡Coño para todo! Y resulta que ahora llevo unos días en los que no me aclaro. Si me pongo a escribir no me centro, además pocas veces escribo lo que de verdad me gustaría, tengo una cantidad de fotografías que las miro constantemente y no sirven para nada, los últimos libros que he escogido han sido una mierda, se salvan pocos y la mayoría de lo que he leído ha sido por conocer a otros autores, no porque me apeteciese leerlos de verdad, solo por conocer  diferentes puntos de vista que, al fin y al cabo, ni me van ni me vienen. Hay gente alrededor de mi vida que dan ganas de vomitar pero uno siempre hace por comprender, por llevarlo bien, por forzar el entendimiento, quizá yo no comparta su opinión. ¡Que coño! ¡Ni harto whisky la comparto! Pero sigues haciendo ese esfuerzo porque además es bueno para la armonía. (Cosa que, normalmente al otro, le es indiferente.) Antes, en los últimos años, me resbalaba tanto lo que pensase la gente que no me angustiaba. Mi preocupación era llegar al día siguiente sin ganas de que el mundo explotara. Ahora, que sé que el mundo no explotará mañana, quizá sea pasado mañana, mi preocupación es que no me amarguen el día siguiente. Solo que estoy tan acostumbrado a no hacer nada que me cuesta ponerme manos a la obra. ¿Para qué me iba a poner antes si me daba igual? Pero ahora… Ahora quiero más. Quiero ver que pasa con ese tiempo. Quiero llegar a ese pasado mañana y he olvidado como se hacían las cosas para que uno pudiese mirarse al espejo y decirse… ¡Esto esta bien! Estás haciendo lo correcto. (Claro que esa es otra, a veces hacer lo correcto es contraponerse al resto del mundo.) Tanto tiempo sin nada por lo que luchar que casi lo he olvidado.

Así que ya sabes, necesito esas dos hostias esclarecedoras, pero… ¡ten cuidado! Quizá con esta entrada ya me las he dado y ahora no estoy dispuesto a que nadie me abofetee. Quizá con todo el cariño del mundo una de esas tortas te la devuelva en formato “bocado a la yugular”. buho

(Mejor me invitas a una birra y charlamos un rato.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dos hostias.

  1. lorena dijo:

    Yo te las doy si es preciso, que estoy bastante pegona últimamente, JAJAJA de tantos limones que me estoy zampando…pero de bocados a yugular “naíta” que yo ya voy servida con el gato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s