La muralla.

Aún no es de noche pero en la calle no se ve un alma. Dicen, aquellos que se encierran en las tabernas de alrededor, que a Machado se le veía paseando cerca de las murallas de Baeza. Que solía ir solo, con la cabeza hundida en el pecho y un paso pequeño de Semana Santa. Tranquilo, sin prisas, acercando a veces la mano a una de las piedras que sobresalían de la muralla. Una de esas piedras calcáreas, erosionadas de llevar consigo las vidas de los baezanos, los suspiros y anhelos, las risas y llantos que alguna vez se dejaron caer como lluvia en sus grietas.

Ahora es él quien acerca su mano, quien deja sus recuerdos sin prisas, sus ansias y su llanto, en las piedras porosas de la muralla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Viajes. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La muralla.

  1. lorena dijo:

    La verdad es que es un sitio muy bonito e inspirador, se nota jeje ,me gustaría saborearlo de noche eso sí.No hace mucho que estuve por allí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s