Y la luz, se hizo.

Las escaleras son estrechas. La barandilla brilla por su ausencia. Y encima… ¡sin luz! Durante unos días subir a Control ha sido una aventura, pero nada de esas mariconadas que hace “El último superviviente”, no. Una aventura de las de verdad. Porque ese tipo lleva a sus guías y su cámara y esperate tú lo que tarda en llegar el helicoptero si le pasa algo. ¡Que no! Lo nuestro ha sido más bien tipo Tarzán. ¿Recordais cuando iban por un precipicio y algún portador nativo se daba el castañazo? Pues nosotros hemos estado igual. Trabajando como negros y moviendonos en el abismo. Hasta que… ¡Emilio ha arreglado la luz! Es curioso ver como una mierda de escalera se convierte, por arte de birli y birloque, en este caso la gracia divina del ínclito sr. de mantenimiento, en una mierda de escalera con luz. Hay que ver como varía. Parece que la escalera es distinta, no es tan tenebrosa como esto últimos días de Jalogüin. Ahora lo que acojona es ver lo que hay por ahí. Las cataratas de los servicios, los insectos tan grandes como los que se encuentra Indiana Jones en sus cuevas, (aunque las cucarachas de la estación parecen más bien los escarabajos de “La momia”), y por su puesto… el abismo tenebroso y resbaladizo de marmol.

Vamos a ver lo que dura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s