155

Había recibido un correo para apoyar la campaña del DRY, de la Democracia Real Ya, no del Dry Martini, esa ya la apoyo sin necesidad de muchas tonterías. El caso es que el día 15 de Mayo me pilló en Lucena, llevando al chico, y allí, o no había o no me enteraba de donde tenían la manifestación. Después… ¿Qué quieres? He visto que en el boulevard del Gran Capitán había gente de acampada, que, de pasada para los conciertos del Blues, leían algún manifiesto o gritaban alguna consigna. El caso es que me jode que no he estado en ninguna de las actividades que han convocado y yo tenía ganas de mostrar mi descontento con la política en general pero principalmente apoyarlos a ellos, no sé… me recordaba cuando uno tenía ideales y era capaz de pelearse por sus convicciones. Ahora intentaba que alguna de las cosas que hacían no me pillaba en Feria, porque una cosa es estar indignado, que yo puedo estar la hostia de indignado, y otra es perderse la feria. Tonterías las precisas. Total que después me enteré que había un tipo de actividad que consistía en sacar dinero del banco. (Cuando lo leí la primera vez flipe.) Había que sacar cantidades masivas del banco. ¿Masivas? Pero si yo estoy tieso. ¿Cómo voy a sacar cantidades masivas? Después llegó otro mail pidiendo una retirada de 155 euros.  ¡Hombre 155 euros!  Hasta ahí llego. Lo que no leí fue la letra pequeña. Había que sacarlo el día 30 de mayo. ¡Hostia puta! El 30 de mayo. Pero si yo a mediados de mes tengo la cuenta temblando, el  día 30 mi cuenta está más colorada que un seminarista en el recibidor de una casa de putas.  Otra acción que me pierdo, y mira que uno está indignadísimo con todo esto.

Vamos a ver Fran… piensa. Esta no te la puedes perder. Así que miro en la cuenta de Cajasur. Ciento treinta y siete euros con veinticuatro céntimos. ¡Buenoooo! Mal empiezo con la acción reivindicativa. ¿No podrían haberse dedicado a tirar huevos o algo así que es lo que se ha hecho siempre?  Pero venga, va, que no se diga. En la otra cuenta tengo quince euros  con cuarenta y nueve, lo único que tengo que hacer es ir sumando de cuenta en cuenta y sacar las pelas.  ¡Me cago en…! 152.73 Vaya birria de acción reivindicativa me va a salir. En la cartera me queda lo justo. Y es que después de los días de feria el monedero ha dejado de hablarme.  Menos mal que por ahí sobresalen unas monedas: siete euros y cincuenta y cinco céntimos.  Esta hecho. Mi acción reivindicativa del DRY me tiene que salir, si o si. Así que después de ver que es factible me dirijo a Cajasur. No hay nadie. Espera que llegue el día uno y verás como tiene más abuelos que el programa de Juan y Medio. Me pongo a hablar con Sole, mi cajera.

–          Sole, anda, ingrésame lo que tengo de una cuenta a otra y estos siete euros con cincuenta y cinco. ¿Vale? Después me sacas 155 € que voy a meterme a reivindicalista con los del DRY.

–          ¿Ah si? Mi nene ha estado este fin de semana de acampada con los del boulevard. Aunque yo creo que más que nada era para llegar a la hora que le diese la gana de la feria. Hoy le he tenido que ingresar dinero para que retire de su cuenta los 155 euros. ¡Me tiene frita!

–          Pues yo estoy igual pero a mis años… me da cosa pedirle pelas a mis padres para este pego. Bueno venga… que saco las pelas y me voy que entro pronto en el curro.

Sole se pone a teclear el ordenador y después de un rato me mira compungida.

–          Esto… Fran. Que te han pasado un recibo de cinco noventa y nueve.  Que no tienes los ciento cincuenta y cinco.  Te falta setenta y un céntimos.

–          ¡No me jodas! Ufffff… mira, déjalo porque esto es penoso. Que les vayan dando.

–          Que no, que no… espera. Te ingreso un euro más y ya está. Otro día me lo pagas cuando vuelvas.

Así que Sole saca un euro de su bolso lo deja en la caja que tiene en frente. Me quiero morir de vergüenza cuando da el justificante para firmar del reintegro de 155 euros.  Pero me hace ilusión mostrar algo de apoyo a los del DRY. Eso si… ahora que tengo pelas pues habrá que darles uso ¿nooo? Y mirando a Sole le digo:

–           Te invito a un café.

–          Venga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Noticias y política, Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s