SOS

Parecía hablar sola. Le veía solo las piernas detrás de la moto. Y seguía manoseando el mapa de los patios como si me costara encontrar la calle que debía seguir. Cuando pasé a su lado descubrí que estaba llorando. Pedía ayuda a alguien que no quería saber nada de ella. La escuché suplicar mientras hipaba. Y al final de la calle, buscando la calle que debía seguir baje la cámara y apunté al final de la calle. El flash no saltó y no se dió cuenta del disparo. Pero noto que el corazón le estallaba cuando el móvil se cortó.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .