SOS

Parecía hablar sola. Le veía solo las piernas detrás de la moto. Y seguía manoseando el mapa de los patios como si me costara encontrar la calle que debía seguir. Cuando pasé a su lado descubrí que estaba llorando. Pedía ayuda a alguien que no quería saber nada de ella. La escuché suplicar mientras hipaba. Y al final de la calle, buscando la calle que debía seguir baje la cámara y apunté al final de la calle. El flash no saltó y no se dió cuenta del disparo. Pero noto que el corazón le estallaba cuando el móvil se cortó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s