Entrelobos

Llevo un domingo raro. Nada más despertarme me he asustado. Tenía la pared a diez centímetros de la nariz. (Si vale, menos cachondeo con que podía estar en mitad de la habitación, y seguir con la nariz cerca.) Después cuando me he dado cuenta que no dormía en mi habitación he intentado ubicarme. ¡Estaba en casa! ¿Y que hago yo durmiendo fuera de mi cama? ¡Hostia! ¡Es verdad! El piso esta completo. Las camas fuera, cuarenta chaquetones por el salón, maquillaje en la mesa, niño ¿no tienes un secador? Menos mal que la rubia está en todo y lo traía ella. ¿Corbatas? ¿Que hacen las corbatas por ahí? Y es que la familia Biedma-Berenguer al completo y la mitad de los Cuenca-Ureña estaban dando tumbos de la cocina al salón, y del baño a las otras habitaciones. (Acabo de darme cuenta que el título que he puesto es “Entrelobos”, que conste que era porque iba a comentar la peli y no por que estos pareciesen una jauría salvaje. ¡Además tan elegantes ellos! Ni se me ocurre.) El café lo veo imprescindible así que, mientras estos terminaban de recoger y arreglarse para la comida del grupo Peña, me he puesto tres. Si ¿que pasa? Tampoco son tantos. Después musiquita, le tenía ganas a la canción de Los Romeos, la de “Muerdeme”. (Politicamente incorrecta.) Y después de irse he empezado a recoger un poco. A partir de ahí el día ha sido una montaña rusa. Del ajetreo he pasado a la tranquilidad  en un momento. Del calor en el piso, a encontrarme con un témpano colgandome de la oreja. Mi bicicleta cada día pesa más. Menos mal que lo del trabajo lo llevo bien hoy aunque sea domingo.

He intentado acordarme de las canciones de ayer. ¡No hay manera! Cada vez que voy al Long Rock empiezan a poner música que me gusta y voy pensando: Esta canción la tengo que poner mañana en la estación, esta se la tengo que mandar a “la Pepa”, esta… ¡joder! Si estuviera aquí Irene, la otra… total que me voy acordando de todo el mundo, bueno pues ahora no me acuerdo de ninguna. ¡Manda huevos! Bueno… si, Loquillo con Ritmo de Garage, pero esa no tenía intención de ponerla ni el facebook, ni en el blog.

Y… a todo esto… Se me ha ido el santo al cielo. Porque claro, esta entrada se lee de corrido pero a mi me ha dado tiempo de comerme un bocata de calamares desde que empecé y dos hojaldrinas. (Le he quitado a mi madre las que le quedaban.) He saludado a Rosa Berguillos que se iba en el autobús, he contestasdo dos mail, un sms, incluso he terminado los ejercicios de francés.  Vamos, que el comentario de “Entrelobos” se va quedar en algo escueto.

Es una película muy bonita. Con arboles, lobos, buitres carroñeros, y un niño que se hace grande en mitad de la sierra. ¡Hala! A disfrutarla.

Yo me voy a casa.

Lo olvidaba, sale un búho chulísimo.

Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .