Tambien la lluvia.

Una vez tuve una discusión con mi tía Mari. Ella decía que era una tontería perder dos horas viendo una película. En aquella época yo no entendía que, en un día, no se viese al menos una o dos películas. Lo veía imprescindible. Luego el tiempo le ha dado la razón a ella. Hay días, no días no, semanas en las que no he visto ni una película. Ni siquiera media hora de alguna serie, nada que tuviese que ver con imágenes seguidas. De eso me di cuenta poco tiempo después de esas discusión. Un día se rompió la televisión, Lidia y yo nos tiramos una semana sin el aparato. Primero nos asustamos, exceptuando aquel campamento de verano, era la primera vez que nos quedábamos sin tele. ¿Que íbamos a hacer?  Pues tirar de la radio, por primera vez me gustó Ramón Trecet,  de libros, y de muchas charlas con amigos, de cigarros y cervecitas. Recuerdo aquella semana en el piso del parque como una de las mejores, bueno… tambien hay otra de feria, pero eso es otra historia. El caso es que en este año le tengo ganas a coger de nuevo esa costumbre. Primero porque las series no tienen que venir en un episodio cada semana. Dani tiene recopilados varios títulos que están de puta madre y temporadas completas puedes verlas de una sentada. (La oficina, que no me gustó, la “videe” de una sentada.) Segundo porque echo de menos el cine. No solo ver una película en casa, sin el ordenador de por medio, quiero decir una película de verdad, en el cine, en pantalla grande, tragándose los trailers, los créditos enteros y los comentarios posteriores. Supongo que habrá semanas que ir al cine me va a costar, pero lo que no quiero es dejarlo pasar, poner algo de mi parte.

El otro día comencé a ver “The walking dead”. Dani estaba en casa y le quería verla. El tío te da una de cal y otra de arena. Lo mismo te dice que hay una serie que es la leche, y es cierto que lo es, que le pone el mismo entusiasmo a un bodrio y no hay quien se lo trague. Cuando empezó la serie y lo primero que aparece es un tipo vestido de Sheriff que le dispara en la cabeza a una angelical niña zombie… ¿Qué quieres que te diga? ¡Joder que mierda me voy a tragar! Después cuando acabó el primer episodio Dani me mira. Son las once y media, a esas horas suele estar frito, y me dice:

– ¡Hostia! ¡Esta serie es rara de cojones! ¿Vemos el segundo episodio? – Me pregunta

– ¡Por supuesto!

Y es que no hay nada que enganche más que un imbécil pegando tiros a diestro y siniestro. Además sin sentimiento de culpa, ya están muertos, total, le haces hasta un favor al tipo.  No me extraña que después haya tantos juegos de zombies. Yo salté del sofá lo menos dos veces por que me mordían al protagonista. Lo que no me gusta tanto es el hartón de anuncios, pero ya está solucionado. Dani ha pedido al proveedor habitual (léase Jorge), la primera y la segunda parte. Intentaré conseguir los comics de Robert Kirkman de esta serie, ¡a ver como están!

Eso fue el martes, porque ayer. ¡Joder ayer! Ayer me fui con Estrella a ver “Tambien la lluvia” de Iciar Bollaín y me encantó. Mira que la película la eligió ella y tiene un gusto un tanto… extravagante para el cine. (Estrella si lees esto no te rebotes, te pasa como a Dani, una de cal y otra de arena.) Pero la película esta genial. La fotografía se lleva el Goya, ¡fijo! Luís Tosár está como siempre, sublime, y a mi uno que me gusta mucho y no desmerece en el papel es Karra Elejalde. De todas formas el que hace de indio, Carlos Aduviri, creo que lo borda. La historia, porque exceptuando las películas porno, a mi lo que más me llama la atención es la historia, son dos. Y esta bien esa relación que hacen de imperialismos. Por un lado el español, el oro y la cruz. Por otro el capitalista, el dólar y el agua. Pero bueno, si puedes la ves. No te digo más. Por mi parte… intentar llegar al día 13 de febrero, el día de los Goya, con algún conocimiento más de las películas que haya por ahí. Le tengo ganas a Balada Triste de trompeta, pero la que no me pierdo es Habitación en Roma.

Lo dicho… está bien esto de desempolvar viejas costumbres.

Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tambien la lluvia.

  1. J.M dijo:

    Tío y esos estrenos en el Góngora, inolvidables.

  2. "Erdani" dijo:

    Está muy bien eso de empezar el año con propósitos, a mí también me gustaría cumplir alguno de ellos y el del ir al cine me parece uno de los más provechosos. ¡Me apunto! y también te dejo a tí elegir…

    • Fran dijo:

      Nada de propósitos Dani. Eso son ideas a desarrollar. Los propósitos después no se cumplen y me entra cargo de conciencia (Aquí iba a poner “me da cosa”, pero voy a ir restringuiendo esa muletilla.)

  3. streya dijo:

    Por supuesto que no, yo no me reboto. Es más… yo no acabo de leer nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .