El Valle del Ciervo.

Mira que tenía mi organigrama bien planeado. Que si taller, que si estación, que si… ¡nada! Uno hace cuarenta planes y después llegan los de Glenfiddich y te los trocan. El caso es que entre ir a ver a Pablo García y después el concierto de Rosario Villejos o irme con Mariola de cena organizada por uno de los whiskys que más me gustan… ¡No hay color! ¡Ni así me  hubiesen prometido que me llevaba a la cama a la cantante! Me voy a la cena. ¡Y Dios! ¡Que cena! He intentado explicar la satisfacción de la cena a alguna gente. ¡No hay manera! Eso había que vivirlo, y vivirlo con ganas. Porque si a ti no te gusta, ya no digo el whisky, si no beber y vas a una cena como esa… Al día siguiente te levantas vas a trabajar y todo lo más dices, la cena me salió gratis. Pero claro… si el whisky es “el agua de vida”, si te ves en mitad de las HighLands correteando con los cervatillos, si ya te has encasquetado un kilt y le estás soplando a la gaita, lo de una cena a base de whiskys, es… orgasmático. Porque además uno cuando llegó pensaba que la cena sería algo ligero, una charla continua de los organizadores con lo bueno y lo bonito que es el valle del ciervo, oler el whisky y poco más. ¡Para nada! De charla… la justa, el tío se enrollo, nos explicó que es lo que íbamos a comer, por qué había elegido los whiskys con esa comida y… ¡a disfrutarla!

De primero un pisto con huevo frito. A mi el pisto no me entusiasma pero tengo que reconocer que estaba bueno para rabiar. Y claro… el Glenfiddich de doce años para el primer plato. Hubo gente que probo el whisky, que hizo el amago de intentar que le gustará, yo no necesité hacer el paripé. Lo olí, le ví el color, y me tome uno detrás de otro. ¿Se puede repetir, no? Pues quillo, traete para acá la botella. ¡Cristo que bueno!

De segundo un solomillo de los que hacía mi suegra. De esos que se salen por el plato, con patatitas, y para maridarlo… ¡Mas whisky! Este mayor de edad. Dieciocho años, vamos que te puedes acostar con la botella y no te meten en la cárcel. Además la ventaja de estar sobrado de whisky es que encima podías compararlos unos con otros. Que si este tiene ese punto de vainilla que dice el tiparraco este, que el otro tiene un color caramelo que no lo lleva el de los dieciocho años, que… ¡joder que bueno está este también!

Para postre… ¡Torrijas! Con helado. Y ahora si… La niña bonita. El Glenfiddich de quince años esta… de vicio. Turbo, con el color tirando a más bourbon que whisky, con esa manera de entrar en la garganta que te llega al alma. Para comulgar con Dios deberíamos hacerlo con este tipo de whisky, eso si que es una unión divina. A partir del postre… poco más. Nos quedamos hasta que se fue todo el mundo, los invitados, los organizadores y dos o tres camareros que nos dejaron disfrutar la última copa a Mariola y a mi allí tranquilos.

A partir de ahí… no quiero recordar nada más hasta que pude levantarme al día siguiente. Tarde, muy tarde. Pero perder un día por una cena como la del miércoles… ¡Valía la pena!

Ahora para acabar, las disculpas por perderme el jueves:        Estrella… te debo un almuerzo. Danesa… prometo estar aceptable la próxima vez que digamos de salir. Irene… siento lo de la cerveza, otro día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alimentos y bebidas, Entretenimiento, Pasatiempos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Valle del Ciervo.

  1. Mariola dijo:

    De disculpas nada. Yo me levanté a las 7 de la mañana y me fui a trabajar y tengo 5 años más que tú.

    • Fran dijo:

      Si Mario… y cuarto y mitad más de sensatez, y, lo menos, cuatro chupitos y dos cervezas de desventaja, sin contar con varias horas más de sueño. Pero tienes razón…¡Que me voy a disculpar! Además una vez al año…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s