Reencuentro.

Si no llegué a suicidarme… fue por ella. Mi hija tenía por
entonces catorce años y después de encontrarme solo, a su cuidado, tan vendido
en un mundo que se me antojaba inhóspito, tirarme por la azotea, cortarme las
venas, preparar un caldo de tranquilizantes o simplemente atarme una corbata de
cañamo a una de las lámparas aquellas que me habían regalado después de casarme
con su madre, era lo único que me apetecía. Cada día a las siete de la mañana
cuando el despertador sonaba, antes de colocar un pie en el suelo debía pensar
tranquilamente que me hacía levantarme. Siempre ella, siempre mi niña, siempre
su sonrisa infantil, su lágrimas el día del entierro de su madre, sus gritos de
júbilo cuando marcaba una canasta, aquel beso que le robo a Javier, el compañero
de clase que se asustó. Siempre Teresa.

Hasta que descubrí que, a veces, conseguía levantarme sin
pensar en ella, sin tener que ir corriendo a su habitación a buscarla para,
como una droga, chutármela en vena antes de continuar. Que satisfactorio fue
comenzar a levantarse sin tener que recurrir a un motivo. Después, varios años
más tarde apareció Lucía. Lucía bajó del desván la ilusión por la vida que
tenía escondida. Fue fácil subió un día y nos trajo fotos, nos trajo recuerdos
que habían quedado escondidos, sepultados, haciéndolos suyos, nos trajo a los
dos alegría, paz, nos trajo amor y nos trajo ganas de seguir.

Hoy Lucía y yo la esperamos en la estación.Me dice que tiene
que contarme, que está enamorada, que quizá me sorprenda pero no puede
evitarlo, que está deseando llegar y verme.

Lucía y yo estamos esperándola en la estación, durante unos
años trabajé aquí, conozco a la gente  y
he venido antes para saludarlos, solo me falta subir a ver a Carlos que está
controlando las cámaras. Me gusta Lucía, está tan nerviosa como yo. Me da la
mano, la tiene sudada, caliente, sigue tan guapa como siempre. Como el día que
entro en las vidas de los dos. Animándonos, sacando lo mejor de mí, lo mejor de
Teresa. Dándose a los dos, que la queremos incondicionalmente.

Teresa es la primera en bajar del autobús, tanto tiempo ausente, he
hablando tan poco con ella. Pero ahora su abrazo, sus besos, todo su cariño se
derrama cuando viene gritando a mi encuentro. Lucía se mantiene al margen, no
quiere estropearnos el momento. Solo una mano que se posa en mi hija y entonces
se separa. Soy muy feliz. Les enseño las llaves, voy a buscar el coche les
digo, ¿sacais la maleta? Y entonces las dejo solas pero Carlos me hace una
señal… subo a verlo. Las cámaras enfocan el coche autobús que trae a Teresa,
Carlos la ha visto, la conoce desde pequeña y ha disfrutado del encuentro. La
cámara la sigue hasta la bodega el coche. Sus dos maletas enormes se encuentran
esperando que las retiren. Lucía se acerca para ayudarla. Las veo en la cámara
con Carlos, que las sigue desde arriba, alguna broma tonta de cuando seguíamos
los escotes de las chicas, me despido de él pero antes decido echar una última
mirada a la cámara. Las dos se encuentran en la bodega del coche ocultas para
todos menos para esa cámara. Una inclinada hacia la otra. Besándose.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Reencuentro.

  1. Lucía dijo:

    Muy bueno Francisco, genial.

  2. Teresa dijo:

    Bonitos nombres, los de tus personajes.

  3. Kika dijo:

    Me has sorprendido, Francisco, muy gratamente…": )

  4. Irene dijo:

    Bolleras… deja de salir tanto anda…que ya ves de todo!!!

  5. Francisco J. dijo:

    Molan ¿eh Tesa? Este es que cayó el Lunes y es de los pocos que podía dejar por ahí. Los demás… siguen en archivos ocultos. Y niña… no salgo tanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s