Ego… Basilisa.

            El quince fue el cumpleaños de mi puta favorita. Bueno… el cumpleaños y su día. Basilisa viene de una familia que se mareaba poco  poniendo nombres, el que coincidía con el nacimiento era el predestinado.  Creo que ella lo sabía, por eso tardó tanto en nacer. Llamarse Tiburcia o Valeriana… no le pegaba. A Basilisa le pega su nombre, morena, con el pecho abundante, sin exagerar, con vestidos anchos de caderas pero ajustados en el escote. ¡Su principal reclamo! Rafael… mi camarada se enamoró de ella hace ya unos años.
Fue entonces cuando nos jodió el invento y a partir de ese día tuvimos que buscarnos una novia que nos la machacara. A mediados de Abril siempre se le juntan varios ramos. El de Rafael y su hija, el del teniente, y el mío.

Basilisa no llegó a cumplir los cuarenta. Por eso sigue tan guapa en su tumba.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s