Patio de luces

Hoy he vuelto a despertar 
temprano.

He puesto el café, cargado.

El solo hasta el borde,

con… casi dos de azúcar.

Encender un habanos

sin marearme buscando un mechero.

 

Hoy he vuelto a mirar el patio.

Ese patio frente a la cocina

que se me antojó tan triste.

La lluvia moja una camisa tendida,

y los tejados de uralita tamborilean.

Alguien cocina pronto…¿lentejas?

Y dos gorriones se cobijan en un ventanal.

 

Hoy he vuelto a sentarme en ese banco

perdiendo la mirada entre luces blancas,

hoy he vuelto a mirar,

pero solo veo el mar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Patio de luces

  1. Unknown dijo:

    el mar, el mar…

  2. Mª Pepa dijo:

    ¡Qué bonito es mirar las cosas de nuevo y verlas de otra manera! Es como renacer.

  3. Francisco J. dijo:

    Lo de mirar las cosas otra vez es una tendencia a la miopía que no termino de encajar. ¡Me voy quedando cegato con la edad! Y lo de renacer… esta bien, si no tengo que cambiar la talla de la ropa. No me veo con patucos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s