Goteras.

    Esta mañana el diablo se ha llegado a la estación. Venía quejándose de que las goteras que hay le han echado a perder una de las calderas del infierno. Nosotros sabíamos que la estación es como una sucursal de las cataratas del Niágara, es algo que la mayoría teníamos asumido, lo que no sabíamos era que además eramos como el Guadiana, con aguas subterraneas.
   Miguelito, después de hablar un rato con él, le ha dicho que no se preocupe, que para el miercoles lo soluciona. Después ha cogido el teléfono, el interno, y ha llamado a Emilio. Le ha dicho que el miercoles deje lo que tenga pendiente y que se vaya al infierno. Emilio no se lo ha tomado bien, pero en peores sitios ha estado. Por si acaso, le ha pedido otro tanque de silicona. Mano de santo para estos casos. Aunque lo de mano de santo… lo mismo no funciona esta vez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.