Piratas

Siempre
preferí los Corsarios. Desde que leí como Emilio di Roccabruna se las mantenía
con su suegro, las espadas, el negro, y el barco a todo motor, digo… a toda
vela, eran sinónimo de libertad y aventura.

Después…
con el tiempo rectifiqué. Nada de mares, que me mareo, nada de espadas, donde
se ponga un buen dardo como dice Don Lázaro, y solo me muevo con las ruedas de
la silla giratoria. Me quedé en piratilla informático, y poco, por que no ha
estado entre mis ambiciones hacerme con un botín de películas en Cd, o DVD, ni
tener setecientos millones de pares de libros o bajarme series que no puedo
llegar a ver. Cuando descubrí que además necesitaba tiempo y espacio, dos cosas
de las que dispongo en poca cantidad, mi nivel de abordaje se queda por debajo
de la media nacional. Ahora que la ministra se empeña en quitar alguna que otra
página y joderles la vida a los millones de bucaneros nacionales,  vuelvo a rectificar.

 

Lo que quiero
ser es pirata somalí, que viene a ser más o menos como un nivel de
funcionariado. Por que a estos no es que les jodan la vida, es que encima les
financian las juergas, las putas y las armas.  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s