Hoy Siesta!!

            Ayer para subir la última rampa de la estación tuve que dar treinta y un golpe de pedal. Normalmente con veinte más o menos tengo suficientes, pero es que iba a piñón grande. Levantarse ayer fue una costumbre muy cansada. La primera que se tuvo que enterar de mi estado fue mi vecina Leli, que escucharía un “JODER”, seguido de un llanto nada más apagar el despertador; la segunda la bicicleta, que le cambie siete veces de marcha por que no daba con la más cómoda. Hasta que me di cuenta que no había marcha cómoda.

            Desde el jueves que vengo siguiendo el curso intensivo de “metodología y reestructuración de un piso”, solo práctico, impartido por Aurora Aguilera. Vamos que me he agenciado a mi madre para que me ayude a limpiar y el viernes terminamos la primera parte. En esta semana toca la segunda, dedicado a la organización de mobiliario y reciclaje, con una clase especial: “cacerolas y sartenes: esas desconocidas”- Creo que está deseando quitarle el precinto a una que me regaló a principio de año y aún sigue con su plastiquito.

            En casa han salido cosas que no siquiera sabía que tenía. Desde “jaramagos”, en la caja de las cintas de música, hasta una guía de restaurantes del 2006. Billetes de quinientos euros no he encontrado ninguno, pero lo que me llama la atención es que no han aparecido ni siquiera las monedas que suelen caerse y esconderse detrás de los muebles, esos céntimos que cuando terminas la limpieza te dan para tomarte una cerveza en el bar de enfrente. ¡Así estoy!

            He arramblado con juguetes de Rafa, la mayoría destrozados o de esos pequeños tipo Burguer King y huevos Kinder, aparatos de radio que regalan comprando un chupa chups, y hojas sueltas de revistas, cromos pokemon, cartas de spiderman…. En el piso se han acumulado cosas hasta del Espíritu Santo que se dejo el disfraz de paloma en un cajón. Una de las ventajas es que he encontrado cosas que no recordaba. Música que había olvidado, camisetas que me han dejado una sonrisa de tres cuartos de hora, una chilaba, una cachimba, (esto parece una canción de MClan), y fotos, muchas fotos que van a quedar, más o menos, como estaban esperando el momento ideal. La semana que viene el salón. ¡A ver que hay por esos muebles!

            Pero, por si acaso, y para no perder el cansancio que se ha ido acumulando, cuando acabo de recoger, me pita el móvil para recordarme que es el único día que puedo ver el baloncesto en Córdoba. Termino en la calle hasta las tantas. Una noche genial para dormir tres horitas y ponerse a trabajar el sábado, que, para colmo, nada más salir de la estación, me estan esperando para hacer una actividad en Sierra Morena. Es algo fácil, escuchar la berrea del ciervo, para eso, lo único que necesitas, es andar seis o siete kilómetros por pleno monte mientras unos ciervos estan en celo y se dan cornadas. (Vamos lo que hace el vigilante de seguridad en la estación todo el día.)

            Cuando llegué ayer al piso lo primero que hice fue coger el teléfono y tirarme en la cama. ¡No me podía mover! Y así estuve un rato, mientras hablaba y me quejaba cada vez que me giraba. Después, cuando me di cuenta que el olor en la casa no tenía nada que ver con la pintura del viernes, decidí ir a ducharme. El agua será solo agua, pero yo creo que a veces purifica y regenera. A partir de ahí, pude recoger algunas cosas que había dejado tiradas en el salón y volver a la cama.

            Otro ratito de estación por la mañana.

            ¡La siesta de hoy no la perdono!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s