16 de septiembre

   Manda huevos. Desde hace más de dos meses este había sido el día D. El día en que cambiaba mi vida. No es que esperase que me tocara la lotería, que si lo esperaba, o que llegase un tío tipo Gandalf y me dijese algo así como: Ven que te voy a enseñar yo, te voy a meter un viaje por la tierra media, alta y baja que te vas cagar. Quizá esperaba llegar al trabajo y que cuando me sentase en la silla los problemas se perdiesen con Emilio, a ver quien los encontraba entonces, o ponerme unas lentillas y ver las cosas de otro color. Unas lentillas de cualquier color menos verde, por que llevo dos días escuchando la canción de Diego Torres, la del color esperanza y como me encuentre con el increíble Hulk lo hostio. Ya le he dado lo suyo a un pariente que anuncia guisantes, bueno… al anuncio que he visto subiendo a la estación.

  

   El caso es que tantas ganas puestas en un día y ya que acaba parece que es muy parecido a uno de hace tres años, aunque aquel día creo que fue en Octubre en lugar de Septiembre. No lo recuerdo bien. Eso sí, para que las cosas no sean del todo iguales, por aquí vuelve a estar “El Agu”, más mayor, parece incluso más responsable, pero algo bueno tenía que tener.

 

   Kiko Veneno canta Lobo López, y yo también tengo que dejarlo. Tengo que entrenar duro para hacerlo mejor. Quizá ahí este el cambio que busco, el que parece querer tanta gente.

 

   Hace poco leí algo sobre puertas que se abren y se cierran. Quizá estamos en un lugar donde no hay puertas, y solo hay que cambiar de sitio, a veces nos siguen, otras, somos nosotros los que seguimos y los demás se van. Pero puertas no veo ninguna, que más quisiera uno que solo con cerrar una puerta desapareciesen las cosas que no le gustan, o que pena que se cerrase y todo lo bueno que nos pasó en la habitación no pudiésemos recordarlo. Me van gustando más los pasos, hoy uno, mañana otro, después quizá caigan dos seguidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 16 de septiembre

  1. Francisco J. dijo:

       A veces, la mayoría de cosas son tonterías, bueno casi todas, pero y tú ¿Que piensas?

  2. Teresa dijo:

    Llega un momento en que vamos cambiando, en casa, las puertas por cortinas, de esas que se apartan con sólo moverlas un poco. Lo que queda atrás se tamiza y es más fácil el pasar a otra estancia. La intención es no parar.

  3. Pingback: Selección – Ocho imprescindibles para entenderme ahora. | Café del Búho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s