… tan pocas balas.

 
   Hoy parece que llevo todo el día en la Estación. Desde que he llegado, que a sido a las una y media, no han parado de llegar personajes. Bueno para ser sincero algunos ya estaban allí. El primero, que recuerdo, es un tío con cerca de dos metros, ciento cuarenta quilos, lo menos, con otro un poquito más pequeño que él. Los dos sin tener ni puta idea de español, con muy poquita de inglés, nada de francés, pero eso sí un genio y una mala hostia por que el autobus de Sevilla no los iba a dejar en el aeropuerto, que nos ha acojonado, digo "nos", por que hoy, sin que sirva de precedente, estabamos dos en información. El vigilante de seguridad, los ha visto, los ha mirado y ha desaparecido. Despues a los veinte minutos, cuando ya los teníamos en el autobus montaditos y serenos, ha echo acto de presencia, por si necesitabamos algo. Y si, necesitabamos algo, necesitabamos cagarnos en la madre que lo parió, que aúnque no tiene la culpa a nosotros nos deja más tranquilos. Desgraciadamente nos hemos enterado que a una familia gitana se le ha muerto su padrino "Osemanué", la taquilla estaba cerrada, no sabíamos si había o no billetes para Valencia, pero no importaba, en lugar de ir a Renfe, por si tenían un tren o un mercancías, que le pegaba más a la familia, se han quedado allí, en el banco, al ladito de información, llorando la madre, fumando el padre, y eso que no se puede, mientras los dos hijos que iban con ellos se han pedido dos whiskys en menos de veinte minutos que los hemos tenído a la vera. Estos cuando llegue el autobus de las doce y media no van a saber el número en el que para, y eso que se lo shemos repetido solo doscientas cincuenta mil quinientas veinticuatro veces. No todo han sido penas, hoy tambien ha venido una chica que era "impresionante", desde que la he visto entrando, he dicho, a esta la atiendo yo, para que coño dije nada. Todo lo bueno que tenía lo tenía en el físico, que pena de cabeza tan mal aprovechada, allí se podía meter, por lo menos la pintura que le sentaba tan bien. Cinco veces le he tenido que explicar que solo hay un autobus para Ciudad Real, que sale a las siete de la mañana todos los días excepto los domingos. Fácil ¿verdad? Pues no se cual era la parte que no le entraba en la cabeza, si lo de las siete era una hora que no le cuadraba para coger un autobus, seguro que si le digo algo de una discoteca lo hubiese pillado, o es que se le había olvidado lo que es Ciudad Real, o no sabe lo que es un domingo, yo creo que para esa tía domingo debe de ser todos los días. En ese momento no he echado de menos al vigilante, lo tenía al lado mirandole el escote a la chica, bueno, vale, yo tambien lo he echado una ojeada, pero despues he tenido que poner los cinco sentidos para explicarle el horario.
   Menos mal que al menos mis jefes tienen las ideas claras y nos lo hacen ver todos los días. Pero esos son otra historia, como decía Ford Farlein, "Tanto gilipollas y tan pocas balas"
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a … tan pocas balas.

  1. Irene dijo:

    En busca del "salbaba" que decías me hallo, pero he visto que has puesto aquí, un " a sido" sin H, un "echo" de hacer sin H y un aunque con tilde, y no la lleva. no me acuerdo de más, sigo en plan capitana RAE, hasta que empiece el fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s