La cagada.

Vas andando y no necesitas un bache, ni un paso mas largo que otro, hablando con un amigo, twiteando, mirando a una rubia de vértigo. ¡Da igual! Viene sin avisar. El estómago de da un vuelco, los ojos se te abren como platos, aguantas la respiración y lo sabes. ¡Te estas cagando! Te acaba de llegar un apretón y te pilla en mitad de la calle. Intentas controlar la situación. Lo normal es que pares, que te autoconvenzas para que no sea el fin del mundo, aprietes las nalgas, y aligeres el paso y como si fueses un jugador de pilla pilla, llegues a casa lo antes posible. Hay otros que entran en un bar, piden un café con leche y preguntan por el baño. Son menos escrupulosos, lo mismo les da un bar, que un Zara, el restaurante Mariano, o el Corte Inglés. (¿Quién no ha entrado al Corte Inglés para evacuar?) Luego tenemos otro tipo, esos que aprovechan una noche oscura, la excusa de una mediaborrachera, el silencio y la soledad de una esquina, esos hijos de puta son capaces de cagar en una esquina si nadie les ve. Les da igual cualquier conciencia cívica siempre que se desahoguen. Es una lástima encontrar una mierda humana en el acerado por muy escondida que esté. (Precisamente he leído un artículo de Victoria Fernández que me ha recordado este post que estaba inconcluso desde hace varios días. La teoría de Cristales rotos.)

Aunque este post va, precisamente de las cagadas que me encuentro mas habitualmente. De nuestras amigos del alma, esos que tenemos secuestrados en casa y sufren de “síndrome de estocolmo”, esos que sacamos precisamente para cagar : Las mascotas.

A las mascotas, a los perros, gatos o cerdos vietnamitas, da igual, a cualquiera de estos bichos les perdono una cagada en la acera. A los que no se las perdono es a sus dueños. A esos, a los “amos” (con referencia a la esclavitud) de estas mascotas es a los que no les puedo perdonar las cagadas de sus animales. Entiendo que un animal no va a entrar en un bar y pedir un café para ir al baño y hacer sus necesidades, que precisamente salen poco y es básicamente para defecar en el acerado. (Cuando digo acerado también me refiero a arreates, jardines cuidados, y espacios con cesped o cualquier trozo con tierra pero mantenido por un vecino.) Pero no comprendo como el dueño, al igual que el hijo de puta que defeca en la esquina nocturna solitaria, deja la mierda, allí. Por que esa mierda, esa mierda nos llega a todos. Primero al que la pisa. Un caminante despreocupado  que se encuentra en la suela del zapato una plasta resbaladiza (quiera Dios que no se de un coscorrón) y no hay manera de perder por mucho que intentes rozar la suela con cualquier superficie, la llevas como peo mochilero, a tu espalda y todos te miran mal y asqueados. Que a partir de ahí es cuando la vamos a sufrir todos, un tufo que apesta el lugar, por no hablar de la descomposición de la cagada. Polvo descompuesto que ya tenemos en el aire y respiramos tranquilamente. Esa mierda en la calle nos retrata como una sociedad barbara, sucia, inculta y aberrante que además de antihigiénica nos habla del mal trato cívico con los demás. Y si no respetamos a los vecinos… ¿Como vamos a respetar a las mascotas?  Muy mal habla esto del cuidado que tienes con ellas.

Así que si eres de los que disfrutas de un animal de compañía, de sus juegos en la calle, de su simpatía, de su cariño, hazlo también de sus deberes, de su responsabilidad, de sus cuidados y por su puesto… de sus cagadas.

P.D. Para este post… mejor sin foto.

Publicado en Salud y bienestar | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mimosas.

Creo que fue el jueves cuando conecté la televisión. Normalmente pulso el número dos y espero a ver que es lo que tiene que ofertar la segunda cadena nacional. En este caso es que apareció Elena Sánchez recomendando una película: Mimosas. A mi, que ya me dan ganas de correr el encierro de San Fermín solo porque ella está presente, que me _elenasnchez_b31c0126recomiende una película es óbice para buscarla y verla. ¡Ni hizo falta! Mimosas se proyectaba el viernes y el sábado en la filmoteca. Uno de los dos días tenía que ir. Así que ayer mismo, después de aprovechar un ratito el sol me pasé a las cinco de la tarde, hora muy taurina, para ver la película de Oliver Laxe.

Si a Mimosas le quitas la historia, las dos, y la dejas en media hora de documental fotográfico es un peliculón. El desierto, el Atlas marroquí, barrancos espectaculares, ríos montañosos… el paisaje  se va acumulando en el film y hace que la fotografía te sorprenda constantemente, luego la historia… Esa búsqueda del camino, esa historia de muerte del Cheik, el “angel” que aparece para ayudar, que es mas molesto que otra cosa, la niña, el padre… ¡Que no! Que no le pillé el punto.

Me gustó el director en el programa Dias de Cine, estoy por ver alguna de las otras que tenga por ahí que parecen interesantes. Está incluso recibió uno de los premios en Cannes, pero tengo que reconocer que mis gustos van por otro lado. O quizá solo que no estoy dispuesto a perder media tarde de sábado viendo a unos majaras dando tumbos por las montañas con un muerto. Si tienes posibilidad de verla pues verás… una hora y media no es tanto tiempo pero solo en caso de que las otras opciones sean una operación de apendicitis o comer pisto en casa de tu suegra.

Pmimosas-719635904-mmed.D. Te dejo un enlace para un artículo de JotDown que es bastante bueno aunque ni siquiera leyéndolo después de ver la película le veo el punto. Y por su puesto nada que ver con Elena Sanchez. Dos pestañeos mas de ojos y vuelvo a meterme en la filmoteca si me lo pide ella.

Publicado en Entretenimiento, Viajes | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Vuelve a casa.

No. Nada que ver con el anuncio de “El Almendro”.  Todo lo contrario. Ahora toca volver a la otra cosa. A esa donde la cama tiene tu forma, donde el frigorífico tiene la comida que a ti te gusta (o quizá no tenga nada como es habitual en la mía), al baño donde está tu gel y tu champú. A la casa donde siguen acumulándose libros aunque el ebook lo retrase considerablemente. Ahora toca volver a casa, la de verdad. La que quizá no consideras tuya pero es donde vives, donde comes, la casa que limpias o dejas sin hacerlo pero porque es tu opción.

Volver a casa, después de haber estado en la otra, en la de toda la vida, a veces es tan placentero como volver a la primera.

Publicado en Entretenimiento | Etiquetado | 2 comentarios

Carta a los reyes magos.

 

2017enero

Queridos Reyes Magos de Oriente:

Creo que este año me he portado muy bien. De hecho estoy cambiando y haciendo tareas que no pensaba que alguna vez pudiese realizar. El caso es que me gustaría que si es posible me trajeseis alguna que otra cosa que os pedido en otras cartas…


 

Queridos Reyes Magos de Oriente:

Creo que Este año me he portado muy bien. De hecho estoy cambiando mucho.  y haciendo tareas que no pensaba que alguna vez pudiese realizar. El caso es que me gustaría que, si es posible me trajeseis alguna que otra cosa lo que os pedido en otras cartas y espero que esta vez sea posible encontrarlo bajo el árbol.


 

Melchor, Gaspar y Baltasar:

Me he esmerado este año mucho para que los regalos sean los que os pido. Espero que esta vez esté todo ya que he dejado de lado las tonterías esas como la paz mundial y eliminar el hambre en el mundo, paso. Este año voy a lo concreto, a lo que quiero.


 

A ver cabrones:

Si teneis cojones este año no me traigais lo que os pido que os voy a rajar a los putos camellos y vais a tener que ir a Oriente vía Siria. Os vais a cagar. Así que no perdais la lista de regalos o lo vais a pasar canutas.

Apuntadad. Quiero:…

 

 

 

 

 

Queridos

Publicado en Entretenimiento, Viajes | Etiquetado , | Deja un comentario

Feliz Navidad.

navidad2011

Este año no han caído ni Xmas, ni tarjetas, ni si quiera un mail generalizado para felicitar las fiestas. No se si me estoy haciendo mayor, o simplemente que cada año me parezco mas a Scrooge. Puede que falte tiempo, que siempre es una excusa muy buena en mi caso, o ganas, o solo que… que este año no tocaba. Pero desde luego no voy a dejar pasar aunque sea una entrada para felicitar las fiestas, creo que esta vez no doy para mucho. Solo una cosa mas… Espero que seas lo mas feliz que puedas, que disfrutes la Navidad como ningún año y que si echas en falta a alguien tengas un recuerdo tan bueno que solo te haga sonreir.

 

¡¡Feliz Navidad!!

Publicado en Entretenimiento, Salud y bienestar | Etiquetado | Deja un comentario

Madrugada.

Me despierto y miro el móvil. Son las 3:58. Quedan dos minutos para que la alarma comience a sonar. A mi lado, Estrella duerme. Ayer se acostó con la garganta irritada y me entretengo en vigilar su sueño. El teléfono empieza a vibrar. Lo apago antes de que el ruido se haga el dueño de la habitación y vuelvo a colocarlo en la mesilla.

Un ruido estridente me despierta. Son las 4:20. Vuelvo a realizara la misma operación de antes, apagar lo antes posible la alarma. Esta vez no me permito ningún retraso y a la vez que coloco el móvil en la mesilla pongo un pie fuera. Estrella sigue durmiendo. Cojo la ropa que debería haber seleccionado la noche anterior y voy al baño. El agua caliente tarda en llegar a la ducha y me despierto completamente. No tengo claro que la elección de ropa haya sido la mas acertada pero empiezo a vestirme.

Otro timbrazo de móvil me avisa que está llegando una hora en la que es conveniente salir para el trabajo. Cojo mi bicicleta, conecto las luces que que tiene y salgo.

Estos últimos días siempre recuerdo lo que decía mi madre:

Las cuatro de la madrugada no son horas para estar en la calle. Ni si quiera para ir a trabajar. call

Publicado en Organizaciones | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Vuelta a casa.

La eternidad es el tiempo de duración que esperamos que tengan esos electrodomésticos que compramos con sufrimiento: un frigorífico, una lavadora o un termo eléctrico…

Luego están las garantías. Que es el tiempo que espera que dure el fabricante para que ese producto empiece a deteriorarse y tengas que llamar al técnico de la empresa para arreglarlo o, mucho mejor, comprar uno nuevo.

Entre el final de la garantía y la eternidad hay un periodo en el que el el termo eléctrico, que es mi caso ahora mismo, te recuerda que la primera expiró y la segunda se reserva a los dioses. En ese tiempo buscas tutoriales de youtube sobre como arreglar estos aparatos, te haces amigo de los dependientes de la ferretería del barrio, incluso conoces polígonos industriales o calles en barrios del extraradio donde hay tiendas especializadas en reparaciones del electrodoméstico en cuestión. Te familiarizas con repuestos que tienen nombres de robots en películas de ciencia ficción, y por la noche sueñas con ese ruidillo que se escucha ahora, con ese prrr pfff pfff prrr prrr pfff, que se repite una y otra vez cuando antes el silencio era una característica del electrodoméstico. maxresdefault

El caso es que ayer, al volver a casa, el diferencial había saltado. Después del susto que produce no encontrar las cosas como se debería en el piso, y andar a tientas, di con el diferencial y volví a conectarlo. Lo primero fue mirar el frigorífico, cual investigador cadavérico del CSI para descubrir con la carne putrefacta el tiempo del fallecimiento. Debió de ocurrir el domingo, día en el que, ya ha pasado otras veces, entre mis vecinos y yo le damos un meneo a la luz con calefacciones a toda hostia para calentar el fin de semana fuera. El congelador aún podía mantener el nombre y no había hecho aguas. Ni siquiera el hielo estaba en formato líquido. No había pérdidas pero en previsión ayer cené unos filetes de lomo que había en frigorífico y no tenía intención de volver a congelar.

El pánico vino después. Cuando llegando al fregadero unas gotas bajaban por el termo eléctrico. Este aparato, que ya hace dos años me recordó lo que comentaba en los primeros párrafos, aparecía con una gotas pequeñas de agua calando que habían mojado, poco pero lo suficiente para alarmar, la encimera. No vi pasar mi vida en un segundo pero si desaparecer la paga extra de navidad. Intenté reponerme en un momento y no empezar a llorar desconsolado ante el electrodoméstico. Lo desconecté, limpié las gotas que aparecían y volví a salir del piso con cara de resignación y poca esperanza.

Hoy, al volver a entrar en el piso, la luz aún se mantenía estable. El termo no ha vuelto a derramar ninguna gota y he descubierto que la ventana de la cocina estaba abierta. La esperanza ha llegado en forma de condensación. He conectado el termo nuevamente y al principio el ruido ese con el que he soñado toda la noche, ese prrr pfff pfff prrr prrr pfff, ha activado todos los sensores de alarma. Curiosamente pasado un minuto ha desaparecido, el agua caliente funciona. He tirado de una ducha copiosa para mantener activo el aparato y, de momento, todo está como debería estar.

La vuelta a casa parece que es motivo de alegría.

Ya solo hay que preocuparse de lo habitual en estos casos. Como poner la lavadora con todo la ropa sucia del viaje, planchar de una puta vez que me estoy quedando sin camisas para ir a trabajar, que digo trabajar, para ir a cualquier sitio, quitar el polvo a los muebles del salón que parece que lo cogen al vuelo, fregar el piso o en su defecto pasar la mopa…

¿Motivo de alegría volver a casa? Me vuelvo a ir a la calle y que explote el termo y se lleve el polvo, la ropa y la plancha si quiere.

Publicado en Entretenimiento | Etiquetado , , , | Deja un comentario

RCP

 Me llaman de información. Dicen que hay un tipo que está en parada cardiorespiratoria. (Bueno… creo que la palabra que usó fue “jamacuco”.) Que baje y lleve el desfibrilador. (Tampoco recuerdo que fue lo que dijo exactamente pero la idea era esa.) Cuando bajo al vestíbulo me encuentro con David que se dirige a por él “cacharro”. (¡Si! Creo que esa fue la palabra que me soltaron por teléfono.) El primer tirón a la puerta es infructuoso, con el segundo no nos andamos con remilgos y la puerta se abre. Desconozco donde está el tipo y en el centro del vestíbulo pregunto a David. Me indica las dársenas.

En las dársenas hay mucha gente. Algunos se remolinean cerca del banco de mármol. Hay un tipo que está haciendo una reanimación a un hombre mayor. Le calculo unos setenta años. Lo hace bien y creo que mi presencia va a ser más bien testimonial. Pregunto si han llamado al 061 y Alex, uno de los vigilantes, me lo confirma. Sigue habiendo mucha gente alrededor y solicito que se aparten que dejen espacio. Es entonces cuando veo que un hombre le sujeta la cabeza al desfallecido. Tengo una sensación rara, como de que algo falla. Le pido a Alex  que retire a la gente. Durante ese tiempo nadie le ha infuflado aire al hombre que se encuentra en el suelo. Le pido al tipo que retire su mano de la cabeza, me dice que es para que no se obture con la lengua. Le pregunto al que está haciendo el masaje si le han hecho respiraciones. Me dice que no. Es entonces cuando le pido que pare, coloco en la posición adecuada la cabeza del hombre y le insuflo en aire dos veces. El tipo sigue con la reanimación. David ha colocado los parches del desfibrilador. Ni siquiera me he dado cuenta de quien le ha desabrochado la camisa. El desfibrilador está preparado y durante un segundo todos esperamos para dar la descarga. Nos cercioramos de que nadie se encuentra en contacto con el cuerpo. David pulsa y al recibir la descarga el cuerpo convulsiona. Parece que nos ha impresionado a todos, como si esperásemos que el hombre volviese a la vida con ese “chute eléctrico”. Le pido al tipo que estaba con la reanimación que siga. Coloca sus manos en el pecho y continúa como antes. Espero unos segundos, debería haber contado las pulsaciones que ha hecho creo que eran 30 las que había que realizar para volver con la respiración pero no lo he seguido, le pido que pare y vuelvo a insuflar aire. Pregunto a David por el desfibrilador. Está analizando y con el barullo de la gente se escucha poco. Alguien sostiene la mano del desfallecido. El desfibrilador está dispuesto para otra descarga y nos la recomienda. Volvemos a mirar que nadie esté tocando el cuerpo, no se quien sujetaba la mano pero le pido que se retire. David vuelve a dar la descarga. La segunda vez no impresiona tanto la convulsión, el chaval sigue con la reanimación pero el tipo parece que reacciona. Comprobamos que respira por su cuenta, incluso unas gafas aparecen para ver si se empañan. Se oye la ambulancia. Se deja de proporcionar RCP y el chaval que lo hacía le está haciendo algún tipo de masaje. Cuando llega el 061 nos retiramos todos. Con ellos allí no hay no hay nada más que podamos hacer. Solo queda David para recoger el desfibrilador. Los dos autobuses de Carrera salen con retraso. Desde control voy dando las salidas de los autobuses y  veo como van actuando los enfermeros y el médico del 061.

Alrededor del cuerpo dos mujeres lloran. David sigue en su puesto.

Las dársenas están vacías.   img_20161127_133853

http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-desfibrilador-salva-vida-hombre-estacion-autobuses-cordoba-201611282100_noticia.html?ns_campaign=Redes%20Sociales&ns_mchannel=la_voz&ns_source=rrss&ns_fee=0&ns_linkname=CM

Publicado en Noticias y política, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Sábado.

Esta entrada va a boleo. Así, sin pensar mucho. Solo por el hecho de que no he publicado nada el mes de Noviembre. Quizá será por que dispongo de poco tiempo, o que hay otras prioridades, que busco las pocas horas libres para estar tranquilo, que me he tragado muchos episodios de Netflix, o simplemente que estoy deseando acabar el cuaderno y lo poco que escribo lo hago entre búhos verdes. El caso es hoy, ahora, no voy a dejar pasar un segundo sin meter una contraseña absurda y empezar a colocar letras sin sentido en este blog. Ya has visto el título: Sábado. Y es que voy sin imaginación, o mas bien sin ganas, pero los meses, por muy chungos que parezcan va a ser difícil que rivalicen con el mes que falta en este blog.

Así que aquí estoy, sin tener claro un tema. Escatimando horas al curro, y ojeando los tweet para ver si de algún sitio podía sacar algún probecho. Y lo peor es que lo hay pero… ya digo, ¡sin ganas! Tengo tan pocas que esta entrada va a acabar ya. La únic ventaja que le veo a entrar aquí es que ya que estoy me va a dar por retocar algún post de esos que se quedaron a medias.

Claro que acabo de recordar que me queda una hojaldrina en la trenca y …

Bueno adiós.

P.D. He terminado de leer Falcó. No está mal, hecho un poco de menos al Arturo de antes pero sigue haciendo unos libros entretenidos. Ya mismo está en televisión. (Si no al tanto.) falco-arturo-perez-reverte

Publicado en Entretenimiento, Libros, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hora azul.

Saben mejor los besos en la hora azul.

Incluso las despedidas duelen menos.

Y los paseos serán eternos mientras brilla el sol.

Paso a paso, mano a mano y unos auriculares a medias

con Van Morrison cantandonos Someone Like You.

Saben muy bien los besos en la hora azul. También el gintonic.

mg_5632_2th

 

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario