Día de difuntos.

Como todos los años el abuelo Salvatore nos dejaba los regalos a los pies de la cama. Entre ellos nos dejaba una nota en la que nos hablaba de sus abuelos, nuestros antepasados, que ellos eran quienes nos enviaban el regalo en estas fechas.

Papá decía que eso eran tradicionalismos estúpidos del pueblo del abuelo pero después nos hacía vestirnos y nos llevaba a darle las gracias frente a su tumba.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Bravucones.

Yo aún no iba al colegio, así que para mi era un día igual que otro pero con televisión por la mañana en vez de la carta de ajuste.  Estábamos muchos en casa de Rosario, y parecía que lo que ponía en la tele era importante. A mi me gustaba ver a tantos soldados desfilando, eran como mis muñecos pero ellos se movían mejor. A ellos la escopeta, aún no distinguía de armas, siempre le caía en las manos.  Los mios difícilmente se mantenían en pie. Si, estaba bien aquello de tanta gente reunida frente a la televisión. Es el primer recuerdo que tengo de ella.

Ayer, sin embargo, no fue un día especial. No hubo nadie alrededor de la tele por la mañana. Todo el mundo estuvo trabajando como un día cualquiera, bueno, menos en Córdoba que era San Rafael y había perolada. No había desfile militar, ni jefes de estado, no había reyes cuando sacaron de su tumba al mismo tipo que enterraron aquella vez. Sin embargo seguía manteniendo a mucha gente expectante. A mi, que como cuando era pequeño, ni me iba ni me venía, me lo metieron con calzador. No vi la tele pero internet no paraba de enviar videos, imágenes, el seguimiento completo del ataúd. (La mejor crónica sin embargo fue de @ElMundoToday.)

Sinceramente… no lo entiendo. A ver, puedo entender que quieran sacar a un jefe de estado de su tumba y llevarlo a otro sitio, y mas cuando ha sido un estado dictatorial, pero para eso se hace una ley, se vota en el congreso, todo el mundo de acuerdo o al menos una mayoría se exhuma con los funcionarios de turno y se le lleva a donde decida la familia. Hasta ahí bien. Hacer que eso sea un triunfo lo veo un poco vergonzoso. ¡Si ya esta muerto! Puedes ir y mearte en la tumba si quieres, no lo veo bonito pero si tanto rencor tienes no te cortes. Eso sí, atente a las consecuencias que para eso hay leyes.

A mi, lo que ha estado haciendo el gobierno con este tema, me recuerda un poco a cuando era niño y subía con mi hermana a la habitación de salar en casa de mi abuela. Después de la mantanza el cochino estaba expuesto, despiezado, con la careta encima de un montón de sal y nosotros nos acercábamos con una de las varas de las aceitunas . Entonces nos envalentonábamos y  le dabas con ella  en el morro. Daba un poco de miedo aún, sobre todo cuando iba cayendo la noche. Pero nos creíamos temeriarios, casi, enfrentándonos a un cerdo que estaba más que muerto.

Publicado en Noticias y política, Sin categoría | 1 Comentario

Cuatro amigos.

Tu juntas un montón de problemas de gente que ya no volverá a usar el carnet joven Euro26. (Que por cierto lo cambiaron para menores de 30 justo cuando yo los cumplí.) Te euro26los llevas a un viaje sin destino y te sale un libro como el que David Trueba hace con este “Cuatro amigos”.

Raul, casado y con dos gemelos de pocos meses, que está deseando salir de casa pero la vida de crápula ahora le frustra y le hace sentir una culpable por dejar esas obligaciones.

Blas, con una asignatura en la carrera, sobrepeso y un complejo de osito de peluche que no intenta quitarse. Es el amigo de todos, el de ellas también, y folla menos que los Roper.

Claudio, el guapete del grupo, con trabajo chungo pero sin ataduras. Solo es fiel a su perro y tampoco mucho. Le entra a todo lo que lleve faldas y no tenga complicaciones.

Solo, es el mote del narrador, no conocemos su nombre, el niño triste de papá (y mamá) que no está contento con nada. Buscador de felicidad pero incapaz de encontrarla, mas que nada por que lo que de verdad le gusta es ser un amargado y echar las culpas a los demás.

En “Cuatro amigos” Trueba nos mete en una furgoneta que huele a queso y nos lleva a hacer gamberradas por media España. Playa, verbenas de pueblo, hoteles de carretera… son los sitios por donde nuestro “amigos” van encontrando borracheras, polvos ocasionales, amores lejanos y cercanos y puyas, muchas puyas. De esas que les lanzas a tus amigos y que, pasado el tiempo, no sabes como han podido aguantarte o aguantarlas tú. De esas que duelen tanto como desestresan.

Quizá este libro me llega tarde. Quizá no, seguro. Por que en el viaje de los cuatro dan ganas de repartir alguna que otra hostia a estos adolescentes tardíos. Con historias que avergüenzan mas que nada por que en alguno nos podemos sentir plenamente identificados.

David Trueba nos recuerda en este libro que eramos los reyes, los inmortales, los que sabíamos disfrutar del mundo aunque lo quisiéramos explotar con todo dentro, nos recuerda que eramos unos completos gilipollas a los que a veces seguimos añorando.

libro-1549967969

Publicado en Libros, Relatos | Etiquetado , | Deja un comentario

Magna.

¡Ya da igual!

Da igual que llueva hoy. Que durante los últimos días los del centro hayan criticado tanta procesión y actividades en su entorno. Da igual que no estén todos los Nazarenos de Córdoba, vuelvo a echar de menos a la gente de Lucena pero es que allí son mas de santería que de cofradías. Da igual que seas ateo, agnóstico, católico de eventos o capillita. Por que hoy, lo que tenemos en Córdoba es un montón de imágenes repartidas por la ciudad.

¡Que si! Que esta tarde si Dios quiere y el tiempo no lo impide se procesionaran desde la iglesia de turno que las tenga recogidas hasta la Mezquita (Catedral) de Córdoba donde estarán durante unos días. Tiene pinta el día de que va a ser difícil que eso ocurra pero ya te digo: ¡Da igual!

Por que lo importante es conciliar a todo esa imaginería cordobesa en un solo lugar. Un trabajo que han realizado el cabildo con las cofradías. Que podrás ser mas o menos católico practicante pero hay que reconocer que eso es un curro y de los grandes. Y esta oportunidad no se te va a presentar todos los años. Por que una de las cosas chungas que tiene la Semana Santa es que es en el mismo tiempo para todos. Y claro, tú a donde vas es a la tuya. Si sales de nazareno en Priego, no vas a ir el Viernes Santo a ver la de la Rambla por muy bien que te hayan puesto al cristo. ¡Tu sales en la tuya! Pero mira por donde esta vez te puedes permitir el lujo de plantarte al lado de la Mezquita y ver, no solo el de Nazareno de  Priego, también el de la Rambla, Espejo, Castro del Río, Las Angustias de Córdoba, Las Ánimas… ¡Vamos para hartarte! Treinta y un paso en las calles de Córdoba. Y… ¡Oye que al fina no salen! ¡Da igual! Te coges tu mapa de iglesias cordobesas y, cual guiri en época de patios, te vas a ver todas las que puedas. Por que da igual que seas creyente practicante, budista o ateo confeso, con un mínimo de sensibilidad que tengas vas a poder disfrutar de la belleza de las iglesias y las tallas cordobesas.

Me dicen que la Iglesia de San Agustín luce extraordinaria con las dos tallas de Juan de Mesa. Pero uno,  que le tira mucho Priego, sabe que la que está espectacular es la de San Francisco con el Nazareno de Priego. Luego… ¡Para gustos los colores! Podrás criticar todo lo que quieras pero si fuese tú… ¡No me lo perdía!

Por que entonces si que no te va a dar igual.

Publicado en Entretenimiento, Organizaciones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cinco y media.

Ruido en la habitación. A mi lado una ventana se abre, una persiana se levanta. Alargo la mano. La pierna que toco me es conocida, la acaricio.

– ¿Que haces? – Pregunto somnoliento.

– ¡Tengo calor! A ver si corre algo de aire.

Gimoteo un poco, aún no se si por que me ha despertado la luz de la farola del parque que me da de lleno o por que se va la pierna que acariciaba.

– ¿Que hora es? – Le pregunto mientras me estirazo en la cama.

– Cinco y media.

Siento el algodón de su camisón rozando los dedos de mis pies. Se acuesta y me pego a su cuerpo.

– ¡Quita, quita! Con el calor que desprendes. ¡Echa para allá!

Me vuelvo a mi lado de la cama. La farola del parque me lanza sus rayos luminosos justo a los ojos. Los cierro pero parece que no hay manera. Traspasan los párpados. A mi lado la respiración pausada que anuncia un nuevo sueño. Cojo el móvil para certificar que era cierto lo de la hora. Teóricamente aún tengo una hora mas de sueño hasta que el despertador me obligue a levantarme. ¡Teoricamente!

Las otras opciones son… Bueno, ya ves cual he elegido. Ponerme a escribir que no puedo dormir.

 

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario

Ferragosto 2019

[Ferragosto 2019]

Son las 8:13. Esta mañana cuando he salido a la calle he mirado a la izquierda (oeste) y una luna simpática empezaba a quedar translúcida . Después he ido a la derecha y un naranja reventón señalaba la salida del sol. Cuando me ocurre esto suelo acordarme de Lady Halcón, el sol, la luna, amores imposibles… tonterías de esas. Pero desde luego un gustazo de mañana. Después vendrán las penas.

Mes de agosto, mediados, las vacaciones terminadas y mucho que hacer por delante para un año (curso) al que le tengo más miedo que mi primer día de instituto. Pero no… no me voy a poner a contar nada del futuro, ya vendrá. Me voy a quedar con las vacaciones, con los días de descanso. Y es que este año ha sido algo raro, un viaje pendiente que no se puede efectuar por varios factores, tiempo, transporte pero básicamente todo eso se podía haber solucionado con una buena inyección de liquidez que… que no era el momento. Ya estoy llorando. Va a ser verdad los que dicen que siempre me quejo. Y la verdad no tengo razón. Los kilómetros me los he hecho igual. La mayoría me los he dejado en la carretera de Granada, por partida doble, no por ida y vuelta, que también, si no por que primero cayó ir a Guadix, donde por fin pude subir a la ver la campana de San Torcuato, y el barranco de Jerez (del Marquesado) y dos libros y una serie y mas tapas de las que la peña gastronómico saludable considera que son acertadas tomar. El cumpleaños de Estrella ha sido también en estas fechas. A mi, que no me gustan estas efemérides tengo que reconocer que al menos es mas entretenido cuando le caen a otra gente. Las mías, que también fueron hace poco, son lacrimógenas por mi parte. (Acabo de darme cuenta que es la segunda vez que pongo algo de lagrimeo en el post y yo hubiese preferido que saliese uno mas alegre.  ¡Joder que el titulo es Ferragosto!)

El festival de Jazz en Priego ha llegado el momento justo, unos días para mi solo, mas libro aunque esta vez aún no lo he acabado y una serie: Happy, que ha sido mas divertida de lo que pensaba en un principio. El gustazo de escuchar Jazz en el Recreo de Castilla con su agua, su verde y sus bocadillos de lomo ha sido espléndido. Esa es otra, también ha llegado la fiebre de lo saludable antes de acabar las vacaciones. Así que he empezado con paseítos, carreras y tonterías varias. Tonterías como salir a dar un vuelta corriendo y terminar en las Ermitas con la lengua fuera y medio deshidratado, andando por supuesto, las ganas de correr se me acabaron en la segunda cuesta.

Después de una siesta muy bien echada, volvió a tocar un paseo por la ribera. ¡Esta bonita la luna desde el rio! Y llevaba tiempo de no ver la luna de agosto con las mismas ganas que este año. ¡Un lujazo este ferragosto para terminar la vacaciones!

 

Publicado en Entretenimiento, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La pelota.

– Hola. Mira, nos hace falta tu pelota para jugar al fútbol.

– ¡Ah! Vale. Yo también quiero jugar. ¡Me pido delantero! Con mi primo que también esta aquí.

– No. Solo necesitamos tu pelota. Ya tenemos el equipo hecho y tú no formas parte.

– Bueno pero es que… La pelota es mía. Y yo quiero jugar.

– ¡No seas egoista! Vas a dejar a todo un equipo sin jugar por que tu quieres hacerlo.

– Pues… no. Pero es que yo quiero jugar. Y no voy a dejar que jugueis con mi pelota si ni mi primo ni yo podemos hacerlo.

– Bueno pues… puede jugar tu primo pero de portero. Y tú no juegas.

– ¿Que yo no juego y encima la pelota es mía?

 

 

¿A que parece ridículo? Pues esto es la investidura de los últimos días. 

Publicado en Noticias y política | Deja un comentario

Investidura.

Para gustarme cada vez menos la política ayer, desde que llegué del curro, puse en la televisión la sesión de investidura. El susto me lo dieron a las seis de la tarde. No, no fue ningún político en concreto, fue el aparato que se apagó sin venir a cuento. ¿Un falló en el sistema eléctrico? ¿Un calentón por la poca costumbre de estar tanto tiempo encendida? ¿O quizá un sentimiento de vergüenza ajena fue lo que hizo que se desconectase? Porque ayer, de vez en cuando daba un poquito de grima seguir las charlas de los dirigentes del país. Tengo que reconocer que, quien más quien menos, tienen  razón. Hablan de asuntos, de nuestras preocupaciones, con una soltura, con una facilidad, con una seguridad que… ¡Joder convencen a cualquiera! Todos tienen la llave de la inteligencia, el poder y el conocimiento para arreglar España y que sea potencia mundial. ¡Todos! El problema viene en lo que no se dice, en que sabemos que mienten tanto como hablan, en los años que llevamos viéndolos y la historia que conocemos de sus partidos, de la gente que los componen, de los trejemanejes que traen a las espaldas y claro… Así es difícil que, por bien que hablen, les tengas esa confianza que piden al resto. Los mínimos de confianza hay que ganárselos a pulso en esta España que ya no la tiene en nadie. Las votaciones, ahora mismo, son al menos malo, mas  que al bueno de verdad. Porque buenos no hay ni siquiera para esos que jalean a sus líderes, los  que palmean discursos y silvan a los contrarios. Esos saben que solo un golpe de suerte, no de capacidad, es lo que van a necesitar para que las cosas no salgan muy mal. (Hoy por hoy, que salgan bien es casi impensable.)

Me llama la atención la falta de empatía de unos y  otros. ¿Cómo pueden hacer para que sus discursos, a veces clavados a los del contrario, hagan enfervorecer a unos diputados palmeros mientras que le niegan cualquier razón a la oposición? ¡Me cago en la leche! ¿No te das cuenta que cuando te están cantando las cuarenta lo que debes hacer es prestar un mínimo de atención para que no se repita? ¡Escuchan solo para rebatir!

Total que hoy queda la segunda parte a ver como les sale, por mi parte creo que ya me desilusioné bastante ayer como para repetir hoy.

Publicado en Noticias y política | Deja un comentario

Jugadoras.

El otro día me interesaba por una noticia del mundial femenino. Estrella, que eso del deporte por televisión lo lleva regular, me pregunta que a que le dedico tanta atención.

– ¡Empieza el mundial! ¡Que juegan las niñas! ¡La Selección!

– ¿Las niñas?- Me pregunta así con rititín- Serán las mujeres ¿no?

Y entonces me doy cuenta de que acabo de caer en uno de esos clichés micromachistas de los que tanto he leído e intento evitar. El paternalismo, el patriarcado y todo eso. Y lo peor… me sienta fatal haber cometido ese error. Aunque, por su puesto, intento justificarlo.

– Bueno… tú sabes que en Córdoba lo de las niñas y los niños son todos los que tienen menos años que tú, y los que tienen más son padres y madres.

– ¡Si! Pero a los jugadores de fútbol no les dices niños.

– Tampoco les digo hombres.

Pero tengo que reconocerle que tiene toda la razón del mundo. Que eso de llamar niñas a la Selección Absoluta de Fútbol Femenino no es lo suyo. Así que en previsión de que me voy a ver algún partido de este mundial claudico y voy a poner como referencia lo de “Las jugadoras”, al menos hasta que me aprenda el nombre de todas igual de bien que el de “los jugadores” de la otra selección. Eso si, siempre y cuando pueda poner a parir a las jugadoras del equipo rival.

(Que acabo de darme cuenta que “poner a parir” quizá tampoco es una expresión acertada para este mundial.)

 

Publicado en Baloncesto, Entretenimiento | Etiquetado , , | Deja un comentario

El gilipollas.

Hacer el gilipollas es algo habitual. Es fácil meter la pata y que la gente de alrededor te miré así como con cara de condescendencia sabiendo que la has cagado y tú te des cuenta de que has vuelto a hacer.

Lo peor de hacer el gilipollas no es en si mismo hacerlo es cuando lo has preparado durante mucho tiempo, que es básicamente lo que me pasa a mi ahora mismo.

A ver os cuento. En septiembre de el año pasado me apunté a la Escuela Oficial de Idiomas. A mi no gustan los idiomas, no me gusta el inglés, que es al que me he apuntado y aprobé con mas pena que gloria en el instituto. (Con mucha pena, os lo digo yo.) El caso es que después de dos años en los que he estado algo mas ocioso me dejé convencer. Había solicitado varias veces cursos intensivos en el trabajo precisamente para un reciclado básico en el curro, algo fácil, dos meses y fuera, un poquito de vocabulario, recordar alguna sintaxis, sin exámenes, con ese diploman que le dan a todos los torpes solo por participar, pero no… Yo al final me terminé metiendo en la EOI y, afortunadamente, una clase de lucidez me hizo apuntarme al curso inferior al que tocaba por haber hecho ese idioma en Bachillerato. (¡Como si hubiese aprendido algo!) Así que durante todo este último año, desde octubre hasta hoy he ido todo lo que he podido a clase, me he currado los ejercicios, unas veces mas que otras para que voy a engañarme. Mis compañeros en la estación se han portado cambiándome días, aunque les viniese mejor el cambio y me he comido mas meriendas por la tarde en el curro que Doraemon dorayakis. He perdido días de descanso y viajes a los que les tenía ganas por clases y estos últimos días no he salido de casa mirando y remirando todo lo que he hecho este curso y preparando los exámenes de ayer (tocaron los de compresión oral, lectora y escritura) y el de hoy que debería hacerlo en una hora y, lo peor, es que lo hago con un compañero que está puestísimo en la materia y temo hacerlo tan mal que le bajen la nota a él.

Hace tiempo un profesor me dijo: “Gil, con la bien que lo llevas y lo mal que te portas en los exámenes”. Y es verdad. Con los años uno intenta controlar algo la situación. Nada de ir allí tres horas antes para fumarse todos los cigarros y beberse tres cafés antes de entrar, ni sudar en un centro que dispone malamente de aire acondicionado, ni notar las tripas que se mueven como si fuese uno de los coches de tope de la feria. Quizá por eso ahora estoy haciendo el gilipollas de una de esas maneras que me gustan: Contando como estoy y publicándolo. Que es otra manera de ser estúpido pero al menos con esta disfruto. Me encanta mover los dedos por el teclado, escuchar a Amy Winehouse, y ver que va pasando el tiempo hasta las 11: 15 que es la hora que me toca entrar para el último exámen (producción oral, el speaking, vamos.)

Así que dentro de un momento, cuando acabe esta entrada, que intentaré alargar para hacer tiempo antes de ir a la Escuela, volveré a hacer el gilipollas. Cogeré la bici, iré despacio pero por el camino mas recto, aparentaré que tengo cuarenta y seis años y esta situación no me sobrepasa y la cagaré cuando entre y comience a hablar de un tema que no conozco, en un idioma que tampoco, para volver a hacer el gilipollas tal y como llevo haciendo años y años.

Quizá algún día me decida por centrarme en algo que me gusté, mandar a tomar por culo a todo el mundo y apostar por hacer lo que quiera y como quiera, pero entonces… ¿Como echar por la borda tantos años haciendo tan bien el gilipollas?

¡Para algo que se me da tan bien!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario