RCP

 Me llaman de información. Dicen que hay un tipo que está en parada cardiorespiratoria. (Bueno… creo que la palabra que usó fue “jamacuco”.) Que baje y lleve el desfibrilador. (Tampoco recuerdo que fue lo que dijo exactamente pero la idea era esa.) Cuando bajo al vestíbulo me encuentro con David que se dirige a por él “cacharro”. (¡Si! Creo que esa fue la palabra que me soltaron por teléfono.) El primer tirón a la puerta es infructuoso, con el segundo no nos andamos con remilgos y la puerta se abre. Desconozco donde está el tipo y en el centro del vestíbulo pregunto a David. Me indica las dársenas.

En las dársenas hay mucha gente. Algunos se remolinean cerca del banco de mármol. Hay un tipo que está haciendo una reanimación a un hombre mayor. Le calculo unos setenta años. Lo hace bien y creo que mi presencia va a ser más bien testimonial. Pregunto si han llamado al 061 y Alex, uno de los vigilantes, me lo confirma. Sigue habiendo mucha gente alrededor y solicito que se aparten que dejen espacio. Es entonces cuando veo que un hombre le sujeta la cabeza al desfallecido. Tengo una sensación rara, como de que algo falla. Le pido a Alex  que retire a la gente. Durante ese tiempo nadie le ha infuflado aire al hombre que se encuentra en el suelo. Le pido al tipo que retire su mano de la cabeza, me dice que es para que no se obture con la lengua. Le pregunto al que está haciendo el masaje si le han hecho respiraciones. Me dice que no. Es entonces cuando le pido que pare, coloco en la posición adecuada la cabeza del hombre y le insuflo en aire dos veces. El tipo sigue con la reanimación. David ha colocado los parches del desfibrilador. Ni siquiera me he dado cuenta de quien le ha desabrochado la camisa. El desfibrilador está preparado y durante un segundo todos esperamos para dar la descarga. Nos cercioramos de que nadie se encuentra en contacto con el cuerpo. David pulsa y al recibir la descarga el cuerpo convulsiona. Parece que nos ha impresionado a todos, como si esperásemos que el hombre volviese a la vida con ese “chute eléctrico”. Le pido al tipo que estaba con la reanimación que siga. Coloca sus manos en el pecho y continúa como antes. Espero unos segundos, debería haber contado las pulsaciones que ha hecho creo que eran 30 las que había que realizar para volver con la respiración pero no lo he seguido, le pido que pare y vuelvo a insuflar aire. Pregunto a David por el desfibrilador. Está analizando y con el barullo de la gente se escucha poco. Alguien sostiene la mano del desfallecido. El desfibrilador está dispuesto para otra descarga y nos la recomienda. Volvemos a mirar que nadie esté tocando el cuerpo, no se quien sujetaba la mano pero le pido que se retire. David vuelve a dar la descarga. La segunda vez no impresiona tanto la convulsión, el chaval sigue con la reanimación pero el tipo parece que reacciona. Comprobamos que respira por su cuenta, incluso unas gafas aparecen para ver si se empañan. Se oye la ambulancia. Se deja de proporcionar RCP y el chaval que lo hacía le está haciendo algún tipo de masaje. Cuando llega el 061 nos retiramos todos. Con ellos allí no hay no hay nada más que podamos hacer. Solo queda David para recoger el desfibrilador. Los dos autobuses de Carrera salen con retraso. Desde control voy dando las salidas de los autobuses y  veo como van actuando los enfermeros y el médico del 061.

Alrededor del cuerpo dos mujeres lloran. David sigue en su puesto.

Las dársenas están vacías.   img_20161127_133853

http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-desfibrilador-salva-vida-hombre-estacion-autobuses-cordoba-201611282100_noticia.html?ns_campaign=Redes%20Sociales&ns_mchannel=la_voz&ns_source=rrss&ns_fee=0&ns_linkname=CM

Publicado en Noticias y política, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Sábado.

Esta entrada va a boleo. Así, sin pensar mucho. Solo por el hecho de que no he publicado nada el mes de Noviembre. Quizá será por que dispongo de poco tiempo, o que hay otras prioridades, que busco las pocas horas libres para estar tranquilo, que me he tragado muchos episodios de Netflix, o simplemente que estoy deseando acabar el cuaderno y lo poco que escribo lo hago entre búhos verdes. El caso es hoy, ahora, no voy a dejar pasar un segundo sin meter una contraseña absurda y empezar a colocar letras sin sentido en este blog. Ya has visto el título: Sábado. Y es que voy sin imaginación, o mas bien sin ganas, pero los meses, por muy chungos que parezcan va a ser difícil que rivalicen con el mes que falta en este blog.

Así que aquí estoy, sin tener claro un tema. Escatimando horas al curro, y ojeando los tweet para ver si de algún sitio podía sacar algún probecho. Y lo peor es que lo hay pero… ya digo, ¡sin ganas! Tengo tan pocas que esta entrada va a acabar ya. La únic ventaja que le veo a entrar aquí es que ya que estoy me va a dar por retocar algún post de esos que se quedaron a medias.

Claro que acabo de recordar que me queda una hojaldrina en la trenca y …

Bueno adiós.

P.D. He terminado de leer Falcó. No está mal, hecho un poco de menos al Arturo de antes pero sigue haciendo unos libros entretenidos. Ya mismo está en televisión. (Si no al tanto.) falco-arturo-perez-reverte

Publicado en Entretenimiento, Libros, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hora azul.

Saben mejor los besos en la hora azul.

Incluso las despedidas duelen menos.

Y los paseos serán eternos mientras brilla el sol.

Paso a paso, mano a mano y unos auriculares a medias

con Van Morrison cantandonos Someone Like You.

Saben muy bien los besos en la hora azul. También el gintonic.

mg_5632_2th

 

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario

Lamentamos comunicarle

que la analítica efectuada

día: 18 mes: octubre

16:30 horas

ha resultado positiva.

 

Del mismo modo,

el contra-análisis realizado

día: 19 mes: noviembre

18:30 horas

arroja un importante descenso

de sus defensas.

 

Rogamos se ponga en contacto

con la agente transmisora

so pena de sufrir graves

anomalías cardiacas.

 

De Jose Daniel García

(El sueño del monóxido)

a quien he tenido el gusto

de conocer en el Taller de Poesía

de Cosmopoética. 

Publicado en Entretenimiento, Libros | Etiquetado , | Deja un comentario

Marujismo.

Acabo de sufrir un ataque de marujismo. Estaba tranquilamente en el sofá leyendo el comic de Frank Miller: El regreso del Caballero Oscuro, en la televisión reponían en una cadena Forrest Gump y entonces a ocurrido. He acabado el primer libro del comic, Forrest ha dejado a su nene en el autobús del colegio (si alguien no ha visto la peli siento el spoiler), he subido la persiana, casi no veía las últimas viñetas de Batman y he decidido ir a la cocina. ¡El salmorejo! He pensado cuando abría el frigorífico para beber agua. Ha sido ahí, ha empezado ahí. Yo no me había dado cuenta pero he cogido los tomates que compré ayer y en vez de quitarles la piel a navajazos, como siempre, he decidido meterlos en agua caliente.Mientras tanto he recogido los platos fregados del almuerzo.  Después he ido pelando con un cuidado inusual los tomates calientes, y mucho mejor porque ha sido facilísimo. Su ajito sin la parte central, su poquito de pan rallado, aceite, sal y antes de darle caña con la batidora he puesto un huevo para cocerlo. Al terminar, para no dejar el salmorejo en el mismo vaso de la batidora he ido a coger un tupper. No me he decidido por uno, los he sacado todos, los he ordenado por tamaños y formas (he ganado medio mueble) y una vez decido el formato y el tamaño lo he vaciado y colocado en la nevera. ¡Ya esta! Ahí debería haber acabado y no hubiese pasado nada pero entonces… ¡Coño, una mancha! Cojo una bayeta, le echo un poco de KH7 y empiezo a frotar. A sido rápido. Pero no me conformo. Friego lo poco que he usado, lo seco (cosa que no hago nunca) y lo coloco.  El543226023_small suelo está mojado. Normalmente se cogen dos servilletas, se limpia un poco y fuera. ¡Para nada! Fregona, amoniaco y a darle al suelo. Antes decido meter el huevo en el frigorífico y quitar el cazo. Al ponerlo en el frigo me doy cuenta que la puerta tiene muchas huellas. Es ahí cuando me doy cuenta del ataque de marujismo. ¿Pero que coño hago un sábado limpiando la cocina? ¡Si yo estaba tan tranquilo leyendo! Así que ya que estoy le doy un plisplas a la puerta. Con la fregona escurrida le doy rapidito al suelo y lo dejo escurrido. Cuando llego al baño para tirar el cubo de agua me doy cuenta que al baño no le he dado hoy pero ahora ya si se de mi ataque de marujismo, ahora soy consciente. Ahora puedo combatirlo. Corto un trozo de papel higiénico y lo paso por lavabo y el water. El marujismo se está curando. Cuando vuelvo a la cocina dejo el cubo de la fregona y cojo un helado. Dejo las huellas dactilares en la puerta del congelador. No me impactan. El marujismo está controlado. Un trozo del helado cae al suelo. Lo recojo y  me lo meto en la boca. Me chupo los dedos y empiezo esta entrada.

Publicado en Alimentos y bebidas, Pasatiempos, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Solidaridad con la India.

Esta mañana el periódico viene con una noticia interesante curiosa: Cuatro cordobeses cruzan a nado el Estrecho de Gibraltar en solidaridad con la India. 1079336_1

No quería pronunciarme hasta leerla completa pero una vez hecho… ¡Joder! ¿Pero en que piensa esta gente? A ver, el proyecto solidario se llama “El Mar nos une”. Bueeeeno. Si vemos que cruzas el Mediterreneo, y el Atlántico, que para eso es el estrecho y ellos tienen el Oceano Índico que aquí en Córdoba o en España en general ni nos va ni nos viene pero sigue siendo una masa de agua salada que podemos denominar mar. Pueeees. ¡Vale! Nos une el mar. Pero digo yo, ¿atraviesan el estrecho para recaudar dinero? ¿Quien patrocina a estos? ¿Algún cartel de Marruecos para pasar grifa a nado? Por que si no… ¡Coño! Que en la noticia pone que es una de las travesías mas peligrosas del mundo. ¿Que pedazo de cabrón les ha pagado a estos para que se maten? Por que si les tienes un mínimo aprecio les pagas para que no vayan a nadar.

  • Mira, yo te doy mil euros para quien tu quieras de la India pero no te suicides en el estrecho.

Claro que lo mismo es la suegra, o el jefe que está intentado hacer reducción de plantilla.

  • Aquí tiene  usted Pérez, quinientos euros para que se vaya a nadar al estrecho. Y si consigue llevarse con usted al sr. Calvo de contabilidad y a Vallejo de mantenimiento, le doy ahora mismo otros quinientos.

El caso es que no entiendo como se puede ser solidario con la India cruzando el Estrecho. Pero oye… Que si les ha salido bien y consiguen que alguien deje de pasarlas canutas por que ellos se han echado unas brazadas… Por mi genial. ¡Que cunda el ejemplo!

Publicado en Entretenimiento, Salud y bienestar, Viajes | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

24 de agosto. San Román.

Este había sido un buen año los higos. Mas de lo normal. Pensó. Y mientras conseguía estirazarse todo lo que le daba el cuerpo para llegar a coger uno que estaba en el mejor punto de maduración. Pero al lado había otro y… Otro mas. Los iba echando en una cuba que había cogido de casa. Mañana alguien la echaría en falta y sería una de esas cosas inexplicables que suceden de vez en cuando. El no tenía intención de decir donde había ido a parar aquella cuba que ahora se encontraba algo mas de media con unos higos asombrosamente apetecibles. Miró la higuera por última vez y decidió salir de la huerta. Quedaban pocas horas para que amaneciese y Don Román solía pasear por sus tierras en su onomástica. Hacía años que lo hacía, tantos o mas, de los que llevaba él entrando el mismo día para robarle los mejores higos.

Como cada 24 de agosto, desde que su tío Sebastián le enseñó a saltar la valla del huerto, él volvía para aliviar la higuera. Después, como cada 24 de agosto, desde que murió Sebastian, los dejaba en la puerta del asilo de San Juan de Dios. Nunca le habían gustado los higos. ¿Quién iba a pensar que era él quien los recogía?

Publicado en Alimentos y bebidas | Deja un comentario

Pepe Pinto.

Por fin se cierra la puerta. Las prisas, las voces, el choque de butacas y sombrillas. mi madre, mi hermana, los niños, todo el stres se va a la playa y me deja el piso en paz. Para disfrutarlo. Mi padre duerme en un sillón del salón ajeno a todo el barullo que se ha formado antes. Pero ahora con el sonido de la puerta abre un ojo, como cerciorandose de que ya puede salir de su letargo, que no hay moros en la costa. Mientras, busco el libro electrónico, la tablet, el móvil, el cuaderno y el bolígrafo. Lo alineo todo en la mesa de la terraza. El ventanal es impresionante. Tengo el faro y medio paseo marítimo a un golpe de vista. Conecto Spotify y empiezo a leer.

  • Cusha… ¿Esa es la radio que pusiste ayer?
  • Si, papa. El Spotify.
  • ¿Y dices que puedes poner lo que quieras?
  • ¡Si! Si lo tienen. ¿Quieres algo?
  • ¿Tú sabes quien es Pepe Torres?
  • ¿Pepe Torres? ¡Ni idea! A mi no me suena. Si es del año la tana lo mismo no está.

Empiezo a buscar en Spotify a Pepe Torres.

  • Pepe Torres, el Pinto, tenía un bar en la Plaza del Buque. – Y entonces hace un gesto con la mano. Como si fuese a arrancarse en un tablao y empieza a cantar.

No aparece Pepe Torres, intento localizar Pepe Pinto y entonces si. Un tipo de los años treinta y cuarenta. Imagino que lo que canta mi padre es una de esas canciones y pulso una que se llama “Menos faltarle a mi mare”. Es la misma. A mi padre se le cambia la cara. La misma que ponen los niños cuando ven al rey Melchor en la cabalgata. Y a partir de ahí encuentro mi perdición.

  • Pues Pepe Pinto estaba casado con “La niña de los peines”. ¡Cantaba bien la niña! Era una gitana grande…
  • ¿Quieres que la busque papá?
  • A ver si está. – Me anima mi padre.

Y despues de “La niña de los peines”, vienen Juan de Mairena, Angelillo, por su puesto, Rafael Farina, La niña de la Puebla, que a mi me encanta, y un montón de flamencos. A algunos los conozco, otros no tengo ni idea. Ni siquiera Spotify tiene tanta variedad como pide mi padre. Parece que ha pasado solo un rato y de nuevo las sombrillas, las butacas que se oyen en la puerta. Vuelven a casa después de playa y va siendo hora de dejar la sesión musical. Pero mañana… mañana seguro que hace un día estupendo para que nos juntemos todos y vayan a la playa.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Walkie-Talkie

  • Esse uno llamando a Esse dos.
  • Dime Esse uno.
  • Esse dos ¿ondestas?
  • Comiendome un bocata calamares. ¿Quequies ahora Essuno?

Tenemos vigilantes nuevos en el curro. Cada vez que pasa eso, el jefecillo de turno pone nombres a los puestos y ya nadie se llama como lo bautizaron. Ahora es una clave con letras y números. Los que no llevamos placa en la pechera esto nos hace gracia los primeros días. Después nos toca bastante los cojones porque lo que queremos es llamar a Jesús, a Lucía, a Marco y no a S-1 o a su puta madre.

El jefecillo dice que la policía les ha solicitado que, ya que nos copian (otro término de seguridad para decir que están en plan cotilla con nuestra emisora) que hablemos con propiedad y según el protocolo de vigilancia. Yo esto lo veo muy bien, (aunque no se que tiene que ver la policía en una comunicación privada) pero como los walkies también los tenemos los que no somos de seguridad, hemos dejado de llamar a los vigilantes por letras y números. Así que ya que hay que hablar medio en clave nos hemos puesto nombres chulos. ¡Que mierda es esa de S-1! El de control, que para eso es el que está arriba y tiene todas las cámaras a su disposición es “Ojo de Aguila”. ¡Donde va a parar! Ojo de Águila es un nombre chulo. Al que está en las dársenas dando pitonazos y mas vueltas que un caballito de feria le hemos puesto “Correcaminos”. Al igual que el mayor cliente de la marca ACME, se quiebra mucho la cabeza para nada. Por su puesto, el que está abajo en el parking es “El Topo”, (pensábamos que “Comadreja” era un nombre acertado pero también tiene connotaciones lingüísticas despectivas y el bichejo medio ciego nos venía mejor). El “Amo del Calabozo” es ese que lleva más llaves que un sereno o al menos sabe donde están. Y para el puesto de información… ¡La “Piñata”! Que para eso es el que recibe mas golpes.

Dentro de unos días el jefecillo de turno está de vacaciones, de nuevo volveremos a tener nuestros nombres: Manolo, Rafa, Fran… pero de momento mientras unos son solo una letra un número, los otros… ¡Los otros molamos más!

 

  • Esse uno llamando a Esse tres. Contesta Esse tres… ¿Esse tres? ¿Me copias Esse tres? ¡Esse tres! ¡MANOLO COÑO! ¿Ondestas?
  • ¡Ahh! ¿Yo soy Ese tres? – contesta Manolo con parsimonia – ¡Joder Ese uno! A ver si te aclaras que el otro día era el Ese dos.
Publicado en Entretenimiento | Etiquetado , , | Deja un comentario

Margot.

La vi hace unos años y me gustó. Por aquella época yo tenía mi mente ocupada en otras cosas y quedó en un “es guapa la chica”. Pero hace poco volvimos a coincidir. ¡Me encantó! Guapa, con unos ojos claros de esos en los que dicen que eres capaz de perderte (aunque no hay problema que ya te encontrará tu madre), sensual y un estilo de época. Pero en ese momento era ella la que estaba comprometida. Ahora ella ha dejado a su “novio” y anda con una panda de tipos. Ahora… Ahora me tiene loco del todo. Y es que Margot Robbie se ha convertido en símbolo de adoración eterno. (Al menos este mes.) Solo hay un problema… Por primera vez mi hijo y nos hemos puesto de acuerdo y solo hay un poster de Harley Quinn.

Escuadr_n_suicida-845400672-large

Publicado en Entretenimiento, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario