Andar en Semana Santa.

Quizá son los “hados del destino”, o el vecino del cuarto, un coche rojo o la persona que duerme a tu lado. El caso es que a veces, algo o alguien, le mete un zamarreo a tu vida que no sabes donde agarrarte. Vas dando tumbos buscando asideros que ya no están. Puntos de referencia que se han borrado. Han desaparecido de tu entorno, quizá para siempre.

Tú te dedicas a no perder el equilibrio. Trastabilleas de un lado a otro con tu vida a cuesta, echando de menos la estabilidad perdida. Y entonces… llega Semana Santa.

Vienen días tan dispares que lo mas fácil es caer. Pero a mi me gustan, me gustan mucho. Me gustan las prisas, donde corres por calles que no sueles pasar para encontrar una procesión, los preparativos de última hora, el salir pitando a casa ida y vuelta por que alguien olvidó la papeleta de sitio. Me gustan las pausas, las esperas eternas entre penitentes, las charlas bulliciosas esos minutos mientras llega el paso y el silencio cuando está frente a ti, las copas sin fondo en bares donde los camareros tienen el privilegio de santiguarse junto  a una ventana que les trae a su virgen. Me gustan las bullas. El fervor o la estupidez, de bajar unas escaleras apoyando a unos costaleros. El vello de punta cuando un redoble marca un paso redoblado. O el silencio sepulcral de una trompeta en la madrugada. Me gusta la soledad. Esa en la que te envuelves acompañando tu Cristo. Donde varias horas de penitencia te muestran caminos que olvidaste. Tú, rodeado de gente, y estás solo. Solo con tu cofradía. Con tus penas, con tus glorias, con tu procesión. Me gustan los días de Semana Santa por que vienen llenos de familia, de amigos, de desconocidos que tienen los mismos gustos que tú.

Vienen días en el que los pasos se dan despacio, o rápido, pero todos seguros. Donde vuelven a aparecer asideros para sujetarse de los vaivenes. Días de Semana Santa, donde es tan fácil caminar.

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario

Eclipse de Sol.

Del observatorio astronómico nacional.

Del observatorio astronómico nacional.

Todo el mundo conoce la historia del tipo que dijo que el Sol se apagaría si lo quemaba en la hoguera. Creo que fue Mark Twain quien dejó por inútiles a los ingleses de la Corte del Rey Arturo. (Que conste que no digo sajones o normandos sino ingleses.) También Ridder Hagar se las da de listo en “Las minas del rey Salomón” y les mete la bacalá a unos oriundos africanos que iban a sacrificar a la chica de turno. (Aunque creo que ese eclipse era de luna.) Cuando Tintín se presenta en ante los Incas anunciando un eclipse solar… ¡Bueno! Eso ya no se lo cree nadie. Lo de Tintín digo. Los Incas de Hergé si que se lo creen. Aunque sabemos que si ya predecían el fin del mundo en aquellas latitudes… ¡Lo de Sol lo tenían más que trillado!

El caso es que hoy tenemos uno de esos fenómenos que se pueden ver de cuando en cuando. Un eclipse es como un concierto de los Rolling, no pasa todos los días pero no ocurre nada si te lo pierdes,  ya vendrán otra vez.  Para colmo si llueve… pues desluce mucho. Eso sí, el eclipse no se puede aplazar pero tiene la ventaja de ser mucho más barato.

Sabemos que los las tragedias, los malos augurios, las historias terribles no vienen con los eclipses de sol, ni de luna. (Ojalá solo las trajesen ellos.)  Así que un fenómeno de estos, tan predecible y avisado, no causa revuelo hoy en día. Solo una insana curiosidad. Y digo insana porque mirar el sol es perjudicial siempre, pero… ¿quién es es guapo que no le echa un ojo hoy a media mañana?

Nihil novum sub sole.

Publicado en Entretenimiento, Noticias y política | Deja un comentario

Día del Padre.

Crecimos con con La Casa de la Pradera, con Tom Bradford, viudo que sacaba adelante a ocho hijos, con Bill Cosby. Queríamos lo mejor para nuestros futuros vástagos. Ser los padres geniales, tolerantes, amables, y comunicativos que veíamos en la televisión. ¡La hostia íbamos a ser! Nacho Martín, el cabrón de Nacho Martín, ese medico de familia que era Emilio Aragón nos puso el listón muy alto. (Aunque se nos fue quedando claro que para ser un padre ejemplar había que estar viudo.) Afortunadamente después llegaron otros padres que se parecían mas a los nuestros. Diego Serrano amenazando con la escobilla del water o el Sr. Soprano que mantenía a su familia a base de extorsiones y asesinatos, nos hicieron reconciliarnos con los nuestros.

Eric Stonestreet

Cameron. Modern Family

Al final nos estamos convirtiendo en un Cameron de la vida, y nuestros hijos nos ven como si fuesemos Homer Simpson.

 

¡Feliz Día del Padre!

 

 

Publicado en Pasatiempos | Etiquetado , | Deja un comentario

Jornada.

La alegría mañanera se diluye como el azúcar.

Después, el café va presentándonos gente.

Gente que deslustra el ánimo,

como los peregrinos ansiosos,

que besando al santo,

lo manosean

y se unen en un abrazo laaaargo

quitándole el color.

Mientras aguanta, estoico, arremetidas de amor.

Peregrinos contentos que huyen

encontrando salvaciones.

 

Así va llegando la gente,

quitándome el color.

Dejándome gris.

 

Pero el trabajo acaba.

Y el sol me baña de oro

para devolverme el color.

Publicado en Entretenimiento, Relatos | Deja un comentario

Verde.

No consigo dormir. Tengo miedo y no sé para que lado girarme en la cama. Me acomodo decúbito lateral derecho pero algo falla. Hay un hueco que no se llena. Estirazo  la mano. Casi puedo tocar el despertador que marca las 3:48. Le he visto cambiar siete minutos. Me llena la habitación de un verde kriptonita. ¿Kriptonita? Lo desenchufo. No quiero ver luces, no quiero ver el tiempo andar perezoso por la habitación.

Me giro en la cama. No hay nadie en el otro lado. Busco con las mano extendida. La cabeza de esconde entre las sábanas. Intentando recuperar  un olor. No lo consigo. Parecía tan fácil llegar al otro lado de la cama antes y ahora… Ahora hay un abismo. Kilómetros de colchón. No hay luz ahora, ni siquiera un resquicio en la persiana. Decido volver a conectar el reloj. 3:53. Vuelve el verde kriptonita. Verde esperanza. Verde, taxi libre. Verde.

Quedan muchas horas para que el sol disuelva tanto color.

3:53

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

Una porquería, ya lo sé.

Una señora llora desconsolado delante de un micrófono porque le han matado a un hijo con catorce años. Ha sido la policía, el chico estaba en una manifestación, o en sus alrededores da igual, y no ha salido de la paliza.

A miles de kilómetros un locutor se hace eco de la noticia. Con el dedo índice, o con su voz, va hurgando en la herida que se nos ha quedado a todos los que hemos escuchado a la señora. Sin venir a cuento traslada su malestar a la situación española. Que si este es bueno, que si el otro es malo. El dolor de la mujer nos lo quiere meter con cuchara en contra de alguien.

Acaban de dar las siete y el tipo ya me ha hecho volver a pensar en Enrique Santos. ¡Que cabrón Enrique Santos! Dejar registrada la frase mas acertada de los últimos milenios: El mundo es y será una porquería. 

(Por si acaso hoy no salgo del www.cordobabuenasnoticias.com. Para amargarme… no tengo tiempo.)

Publicado en Noticias y política | Deja un comentario

Una buena tarde.

Tendría dieciocho o diecinueve años cuando lo escribió. Desde que dejó la escuela no había vuelto a intentarlo pero ese día con una copa de brandy y varios cigarros empezó a teclear. Era el primer relato que escribía. Había decidido que ya era hora de retomarlo. Seguir leyendo, como antes, como siempre, ahora se le quedaba corto. Necesitaba contar. Un concurso del barrio se le presentó en formato cartel y esta vez no se amilanó. Aquella tarde estaba solo. A su alrededor todo lo que necesitaba. Empezó a escribir. Un renglón, otro. ¡Parecía tan fácil! Solo tenía que contar como estaba, que sentía, la diversión, el gozo, la serenidad que sentía en aquellos momentos cuando la música, los libros y el brandy invadían la mesa de trabajo. Si una palabra se le atragantaba en el monitor cogía la copa, lo movía y se lo llevaba a la nariz antes de darle un pequeño sorbo. Entonces, como si el alcohol le sugiriese las letras, seguía escribiendo.

Todo lo hizo en aquella tarde, acabar las dos páginas y media que pedía el concurso, con su formato times new roman de doce e interlineado, imprimir el relato y mandarlo con plica, seudónimo y todas las gaitas que siempre se ponen en ese tipo de historias, y, por su puesto, emborracharse. `

No le gustó el título: Una buena tarde. Pero fue con el que el relato salió de la casa.

tXNunca más volvió a leerlo. Hasta hoy, que lo ha encontrado en un disco con formato de tres y medio. Cuando ha terminado ha cogido aire, lo ha expulsado despacio.

- ¡Vaya mierda! – Ha dicho en voz alta para que lo escuche la televisión.

Pero vuelve a leer algunas líneas y sonríe. Con un dedo acaricia la pantalla intentando recuperara aquel día. Aquellas palabras. Mueve la cabeza renegando. No recordaba que fumase tanto. El relato le ha dado ganas de encender un cigarro. De buscar una copa de balón y servirse un Torres X. La música ya suena en el salón y en la mesa de trabajo hay libros, cuadernos, un ordenador viejo y ganas de pasar una buena tarde. Aunque sea solo. Aunque lo acompañe un programa estúpido de televisión sin voz y una música que suena algo más alta de lo que recomiendan. Al fin y al cabo, es solo cuestión organizarse, de pasar una buena tarde. Y él sabe como hacerlo.

Publicado en Entretenimiento, Relatos | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Escocia manque pierda.

Pues si, ya ha empezado el seis naciones.

El primer partido se celebró el viernes. Gales empezó como se esperaba: Dando caña a la Rosa. Eso si, los dragones se durmieron en el segundo tiempo y a el jardín se llenó de flores rojas. Inglaterra le dio una somanta de palos terminando 16- 21.

El segundo partido fue en Italia. Los azurros consiguieron meterle tres a Irlanda. Los del trébol nada más que veintiseis. A mi Italia es un equipo que me gusta. Consigue que Escocia no termine muy mal la clasificación. Un paseo de los irlandeses por el Estadio Olímpico de Roma para seguir defendiendo su título del año pasado.

Francia- Escocia era el tercer partido. Antes del minuto 2 los gabachos ya le habían marcado un drop a los del cardo. El empate se hizo de rogar pero llegó en el mínuto 17. En el 16 volvía a marcar Francia. Y después otro. Con un 9 – 3 Escocia hecha el resto y a base de huevos, porque suerte no tuvo ninguna, le hace un ensallo. Eso si, la materialización para ponerse por delante con el tiempo cumplido del primer tiempo… ¡Esa ya era mucho! Se va con uno por detrás. Los franceses salen con ganas pero sin un juego claro. Consiguen marcar otro drop y se van a 12. Escocia no deja que se salgan con la suya y defiende con un Richie Gray que riete tú de las cincuenta sombras. No hay un claro ganador. Si los del Cardo consiguen otro ensayo ganan el partido. Los ánimos se calientan y el árbitro a tres minutos del final pita golpe de castigo por desplazar un balón cuando ya había salido. (Su puta madre.) El talonador de Francia, un tal “López”, lo clava.

Richie Gray agarrando a un gabacho asqueroso.

Richie Gray agarrando a un gabacho asqueroso.

A ver como se porta en este torneo. El Grand Slam ya es imposible pero la Calcuta y la Triple Corona… ¡Es nuestra!

Publicado en Baloncesto | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El carro de nueve.

Cada vez que era clara mi intención de poner una ficha en una casilla desacertada una tos se hacía audible en todo el salón. Entonces dejaba de ver el tablero para mirarlo. Hacía como que repensaba la posición y, entonces si, colocaba la ficha en el lugar en el que mi adversario no podría hacer una buena jugada. 

Después una vez colocadas las nueve fichas no volvia a escuchar esa carraspera. Casi siempre perdía y otras… él se dejaba ganar. 

Ayer fuí yo el que tuvo un pequeño acceso de tos. Curiosamente perdí dos partidas en el carro de nueve. Una con mi padre y la otra con mi hijo. 

 

El carro de nueve.

Me ha costado encontrar una imagen de un tablero del carro. Al final, como siempre ocurre, uno aprende cosas nuevas. Resulta que además de tener mas años que la tana, el juego se denomina de otra manera. “Los nueve hombres de Morris” o “Juego de Molino” son los mas usuales. En casa lo conocemos como “el carro de nueve”. Y cuando mi padre quería entretenernos un rato cogía un folio pintaba varias rayas y nos ganaba algunas partidas. (En muy pocas se dejaba ganar.)

El tablero está formado por tres cuadrados unidos en los laterales donde se pueden…

juego-de-molinoEste es el tablero. Que estoy haciendo el chorra con la descripción. ¡Fácil! ¿Verdad?

Pues la gracia está en ir poniendo fichas, las nueve para hacer carros. Y por su puesto el otro debe impedirlo. En caso de que se haga carro, (el carro es un “tres en raya”) el que lo hace quita una ficha a su oponente. Puede quitarla a su elección siempre que no forme un carro.  Después de colocar las nueve fichas es cuando se puede empezar  a mover. Gana el primero que se lleve siete fichas del contrario, ya que el otro no puede hacer mas carros.

(Existe una variante en la que si tienes tres fichas solamente puedes mover al punto que quieras, esa en casa no se hace. Eso si… ¡Allá tú!)

A nosotros nos tuvo entretenidos ayer. Por cierto, si no te has enterado bien pulsa aquí que te lo explican mejor.

Publicado en Entretenimiento, Relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Power walking / Hiking / Running

Resulta que soy un deportista nato. Que llevo haciendo ejercicio media vida y no me he enterado. ¡Vamos! Que cuando salía de mi casa diez minutos antes de que sonase el timbre de entrada del instituto no es que iba “follao” para clase, estaba haciendo Power Walking. Que al parecer tiene más beneficios que una quiniela de quince.

Ya desde pequeño mi madre me animaba a hacer power walking cuando íbamos al médico so pena de darme una hostia y ponerme en el ambulatorio con más motivo aún. Yo, por aquel entonces, no lo sabía pero ya estaba haciendo deporte. Lo que pasa es que cuando no eres consciente se llama “andar ligerito”. No sé que película vi que me enteré que algunos lo llamaban “Marcha”, y más tarde aún resultó que en España teníamos un tipo que era la caña en esa especialidad. Paquillo Fernández debió llevarse pocas collejas para ir al médico. (Aunque el tipo cayó en el foso por encontrarse EPO en su domicilio, en Guadix es de los pocos sitios que siguen “andando ligerito” sin tener que ir al ambulatorio.)

Si mi madre me potenció el power walking, con mi padre aprendí Hiking. El Hiking es uno de mis deportes favoritos. Es ese que cuando tienes un formulario marcas la “X” junto con el baloncesto, fútbol, balonmano, paddel… y todos esos deportes que no practicas pero una vez te compraste unas zapatillas para parecer que te interesaban. Mi padre de deportes anda fino así que él no lo llamaba Hiking. Para él era: Trochar. Lo que se dice coger una trocha para llegar a algún sitio, una vereda, una linde, un sendero. Que así fue como terminaron llamándolo los deportistas españoles: Senderismo. Que había tres horas hasta un lugar… Mi padre trochando se lo hacía en hora y media. Y con más mérito que ahora. Porque a ver quien era el guapo que señalizaba un camino cabras con mojones de madera y pintura blanca y verde.

Eso si, si alguno de esos deportes lo practiqué yo solo, y sin ayuda, fue el Running. Todo el día “runniando” de un lado para otro. Que mi madre me llamaba, salía runniando, que lo hacía mi padre, igual. El caso era perderse y que no te pillasen. Habíamos escuchado mil veces eso de “Correr es de cobardes”, hasta que llegó el footing, con sus calentadores y sus cintas en las frente, entonces además era también de mariquitas. Mas tarde llegó el jogging. Aquello era como el footing pero también lo practicaban las tías. Así que nos animaron algunas mallas apretadas en culos espectaculares a ir siempre un paso por detrás.  ¡Lo que tiene apretarse la ropa! jog

Ahora es cuando el running vuelve a ser lo que era, pero mas: Correr, pero con clase. O sea, tú te puedes ir a hacer deporte y llevas unas bambas blancas, un bañador estampado y una camiseta de Cruzcampo y eso es correr. Pero, si lo que llevas es unas zapatillas de running, a ser posible del Decathlon, un pantalón corto, o largo pegado, como esos de las tías del jogging, camiseta de micro fibra con secado rápido fluorescente, a ser posible de manga larga, y un brazalete con smartphone y música rapidita, aquí no vale poner a Laura Paussini, tío… ¡Tú eres un runner!

Así que de momento y viendo que hago mas ejercicio de lo que pensaba voy a seguir con mi vida como siempre, porque dentro de un año o dos a algunose le ocurrirá hacer de la cañita del medio día un deporte. Y voy a estar preparado.

¡Me voy a hacer olímpico con el Beering Midday!

Publicado en Baloncesto, Entretenimiento, Pasatiempos, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario