Fleabag

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Decía mi maestro de EGB, si yo soy de los de EGB. El caso es que Fleabag dura poco. Y no es buena, es mejor. La serie, que ya recomendé (aquí el post), vuelve a tener en su segunda temporada el mismo formato: seis episodios de unos veinticinco minutos. La protagonista, Fleabag, apodo familiar que traducen como pulga pero viene a ser como Chiche, de chinchar, parece mas comedida en esta segunda temporada, mas centrada aunque igual de irónica e imaginativa. Fleabag es alguien que solo quiere ser feliz, aunque en su entorno y con el historial que tiene a su espalda a veces, incluso la gente que la quiere, se lo ponga algo difícil.

Y poco mas os voy a contar. Si no has visto la primera temporada ya tardas. Y además… se ve en un plis plas.

¡Ah! Por cierto, es de Amazon Prime y los actores te van a sonar casi todos.

Anuncios
Publicado en Entretenimiento, Pasatiempos, Series. | Etiquetado , | Deja un comentario

Monólogo in inglish.

Estos últimos días me ha centrado en preparar un monólogo que había que hacer en la clase de inglés. El lunes por la tarde, mientras la gente salía a correr, limpiaba sus casa, o recogía niños en actividades extraescolares; mientras hacían colas de cuarente minutos para ver macetas por los patios de Córdoba con un sol de justicia o echaban pestes por trabajar una tarde calurosa, yo me sentaba en la mesa de estudio a preparar un “topics” sobre “Foods & Restaurants”.

Como si hubiese sido alguna vez un alumno aplicado me embullí en el diccionario de Vox (manda cojones) Español – Inglés, English – Spanish y su puta madre para dar con lo que quería decir. El martes seguía pensando en ensalada de cebolla con tomatoes, aubergine con honey, and salmorejo whith flamenquines. Total… un despropósito que me obligaba a abandonar de vez en cuando la silla  so pena de darle un patada al ordenador, otra a mi partner por engatusarme para apuntarme a la escuela de idiomas y otros dos cabezazos buenos en el pilar maestro a ver si con una buena brecha me perdía alguna hora en urgencias.

Por fin esta mañana, después de varios cafés, mi profesor me insta a ponerme delante de la clase y comenzar un monólogo. Después de tres minutos interminables, donde todo lo que había preparados se fue al traste, me fui a mi escritorio con mas pena que gloria y sabiendo que el resultado había sido regulero. Al final de clase me dio el resultado. (Aquí debería haber siete emoticonos de esos que tienen lágrimas y llanto como si fuesen bebes desconsolados.) Total que fuí a casa con una mala hostia del copón.

Luego, por su puesto, empiezas a relativizar: Que las clases son solo para aprender y a mi esto ni te va ni te viene, que como me voy a amargar por una prueba que ni puntuaba cuando he salido de exámenes finales sin contestar  ni una pregunta. Que ¿quién coño estudia inglés teniendo el traductor de Google a veintitantos idiomas?

Total que lo he relativizado mas o menos y ahora me pongo a escribirlo a ver si se me quita un poco la mala hostia de haber hecho el gilipollas durante varios días con algo que ni me gusta, ni entiendo, ni quiero entender. Supongo que será esa manía de competir sin darme cuenta de… [interludio para comentar que me ha llegado un guiri y le he vuelto a decir: “wait a moment”, en vez de “just a moment”, que al parecer es mas diplomático]… lo hago, aunque sea conmigo.

Total que ya mismo están aquí los exámenes finales y voy camino de hacerlos de culo y cuesta abajo. Que me ha sentado fatal todas las correcciones que me han hecho y como me lo han puntuado pero que escribirlo aquí, y publicarlo. (Por que uno es un cafre pero tampoco es capaz de callarse.) Que creo que es lo único que me va a sentar bien. Reconocer que lo mío no son los idiomas, que no me gustan, pero que termino el puto curso de inglés como que me llamo Eusebio.

Un crack Gad, pero no veaís su serie que es nefasta.

Publicado en Entretenimiento | Deja un comentario

Luis Carreset

Había bordado el primer folio. La mitad del examen del matemáticas. El tema tres me había salido bastante bien, quizá algún despiste pero para ir a por nota en el segundo tema. Paso el folio.

La primera pregunta es: “Vida y obra de Luis Carreset”. ¿Como? ¿Esto venía en el tema cuatro? Pero si me lo había mirado, si he estudiado y yo a este tipo no lo he visto ningún día. Da igual sigo con la siguiente pregunta pero… casi ni me entero de lo que dicen. No hay ni un ejercicio de matemáticas, todo  pero todas me parecen igual. Son preguntas de desarrollo, ni un ejercicio de matemáticas, ni combinatoria, ni derivadas, nada… Todas preguntan por gente que no conozco. Busco algún nombre conocido, no sé: Nash, ese hizo Glatiator en “Una mente maravillosa” por si aparece, pero ese no se ve en el segundo folio. Ni una pregunta me suena. Respiro profundamente, miro el folio anterior, esta bien pero no me va a dar para un cinco. Hay que hacer algo. Leo de nuevo la primera pregunta: “Vida y obra de Louise Carressette”. ¡Ah! No era Luis ese con pinta de catalán, mas bien parece un francés, pero… ¿quién es este tío? No recuerdo nada. ¿Como no me voy a acordar de nada? ¡Vamos a ver, piensa! Algo tienes que poner, no vas a dejar el examen en blanco, ¡que no me da para el cinco! Louise, Luis, Carreter, Carreset, Carre… ¿Matemático francés? ¿del siglo XVII? ¿XVI? Empiezo a escribir sin tener ni puta idea de la tontería que estoy haciendo. Vuelvo a mirar el enunciado: Luchi Carret…

Y por fin despierto sudando. Me quedan dos horas para hacer el monólogo de inglés. ¡Odio los exámenes! ¡Odio las pruebas! ¡No me gustan las matemáticas pero el inglés lo odio con toda mi alma!

 

Publicado en Entretenimiento, Pasatiempos | Deja un comentario

Semana Santa 2019

El miércoles diez nos dieron las vacaciones en la Escuela de Idiomas.

– Nos vemos después de Semana Santa. – Nos dice el profe en inglés. O algo así por que yo solo pillo la mitad de lo que dice.

¡Anda! Pues es verdad, estamos de vacaciones. Antes uno, cuando pillaba vacaciones en clase, se iba a celebrarlo como Dios manda. Con sus botellas de cervecita y sus charlas, con algún bocata en el Lucas o de tapas en la Corredera. Bueno… eso era antes, yo tengo que ir a trabajar en dos horas y preparar la comida antes de entrar. ¡Semana Santa ya está aquí! ¡Joder! Si la semana pasada fue Carnaval.

El caso es que prefiero no pensarlo mucho. (Para muestra un botón.)Tengo vacaciones en breve pero mucho curro antes de que lleguen esos días.

Pero llegan. Después de un turnazo el sábado en la estación llega el Domingo de Ramos. No tengo nada para estrenar, empieza mal, tengo información el curro, sigue peor, follón con tanta gente de un lado a otro y mucho movimiento, no mejora, mi compañero llega tarde, preparo la cuerda con nudo corredizo porque esto empieza a ser grave. Por fin algo de luz por la tarde y después de un paseíto con la madre parece que el día puede arreglarse. Pero desde luego no a base de procesiones. Se pospone la semana santa, estoy muy cansado y entre el curro y lo poco que he dormido esto va a tener que esperar.

Lunes Santo.- Dieron las dos y estaba de vacaciones. Por la tarde, después de convencer un poco a Estrella, o ella a mi, no recuerdo bien, nos vamos a ver procesiones. El Viacrucis y Ánimas son mis favoritas. Mis hermanas ya están por ahí, Lineros es un puntos de encuentro genial para quedar todos, allí nos vemos. Y aunque el día, y laAnimas2019 noche, acompañan yo prefiero volverme pronto a casa. Aunque esté de vacaciones tengo un montón de cosas pendientes antes de ir a Priego.

Martes Santo, día  16.- Primero tengo que ir a Hacienda, después hablar con mi jefe, ninguna de las dos cosas me apetecen y no salgo contento. Así que me propongo alegrarlo con una carrera por la sierra. Bicicleta, casco, zapatillas, gps y empezar a pedalear por la montaña como si me fuese la vida en ello a ver si se me quita el mal sabor de boca que me ha dejado levantarme tan temprano para no aclarar nada. Antes de salir con la bici llamo a Elisa, que me vaya a tomarme una cervecita con su madre y su abuela Lola. ¡A tomar por culo la sierra, y el casco! Me voy de birras para empezar las vacaciones como debería haberlas empezado desde que en profe de inglés dijo eso de “willsiyuafterister”.

Por la tarde quedo con Irene y estamos con mi madre. Después no nos decidimos, ¿una procesión? ¿una cerveza? Los whatsapp funcionan muy bien, unas están en la Trinidad, otras en el Arco del Triunfo, nosotros nos vamos al Mercado Victoria y nos vamos poniendo al día que ya llevábamos mucho tiempo sin hablar y se agradece. Mas tarde vimos todas las procesiones en unos minutos. Eso si, en Puerta Gayola que tenían puesto la televisión local y pudimos enterarnos de por donde iba cada una de las procesiones. Los dos estábamos cansados, se nos acumulan los años, y antes de las once ya habíamos vuelto a casa. En mi descargo solo tengo que objetar que en cuanto llegué me puse a ver Juego de Tronos con Estrella que no puso muchos reparos en cambiar aquel plan que hizo de que hasta que no acabase la serie no la veíamos completamente. Los martes santo casi siempre traen un puntito de vagancia. Una manera de echar para atrás las velocidades del domingo y del lunes y asentar un rato de descanso para empezar a darlo todo a partir del miércoles.

Miércoles Santo.- El miércoles lo tenía tranquilo y me lo complico yo solo. Voy a Lucena a recoger a Rafa y después a Priego, pero en vez de quedarme, que es lo que debería haber hecho, me vuelvo con Hugo. Antes mas gestiones, estoy de bancos hasta el remate de la cruz de guía. Por la noche sale parte de la familia. En la Pasión, Arturo; y en la Misericordia, Pablo. Así que no queda otra que echar un ojo a las procesiones. Se pone fácil por que la tarde amenaza lluvia y Cofradía de el Bailío decide no salir.  Los otros se quitan el “gusanillo” con un recorrido que se acorta sin llegar a la Carrera Oficial.  Rafa se apunta un rato a ver procesiones, en Lineros también coincido con Andrés y antes ya he repartido varios besos de gente que me he encontrado en la calle. ¡Esos son los días que molan de semana santa! Los que ves a gente con la que no coincides desde hace muchos meses, o años, de encontrarte y hacer una pausa para una cervecita, esos son los días que me gustan. Que si, que otra gente se irá al campo o a la playa, y lo veo genial, pero no es mi caso.

Jueves Santo. Día del amor fraterno, estamos a 18 de abril.- A primera hora, muy temprano para estar de vacaciones, nos vamos a Priego. Estrella tiene prisa por llegar a Granada y a nosotros, a Rafa y a mi, nos deja antes de las diez y media en la casa. ¡Muchas cosas por hacer aún! Así que después de despedirnos de ella nos ponemos a hacer ensaladilla para el viernes, algún que otro mandado y, mira tú que casualidad, que empieza a llegar gente una vez que está todo hecho. Así que aprovechamos para irnos de cervezas con la familia. Muchos Aguilera en la calle Postigo y dos Gil mas. Mi prima Chelo y Dani, el hijo de mi primo JuanDe, que también se apuntan a una semana santa en el pueblo.

Por su puesto que allí cayeron unas pocas cervezas, muchos besos, algunas risas y también se saldó la jornada con algún ojo acuoso recordando a quien ya no está. Mas tarde nos movimos a un pub, el café y el gintonic fueron al Museo, un pub que eligieron las nuevas generaciones, (los mayores pensabamos en el bar Río) pero que resultó muy acogedor y gustoso. Lo mejor del cambio de lugar, sin embargo, lo dio la calle. Antes de llegar vimos a unos amigos de la familia que vivían en frente de casa de mi abuela. Los que visitamos mas Priego los conocemos y fuimos a saludarlos. Mi prima Cheli repartió besos y abrazos pero cuando le dijimos quién venía con nosotros, Dani, lo miraron con otra cara. Ya no veían a Dani, veían a mi primo Juande, le repartieron tantos besos como al resto y le contaban como era su padre, las trastadas, los juegos. Fue encantador como lo recibían. (Y es que es sorprendente esta familia lo que nos conoce sin saberlo.- Ver Sábado Santo de 2017.)

No se que pasó que empezó a llover como si se esperase el diluvío, supongo que sería la hora de salir de la Columna. El caso es que viendo que se hacía inviable la llegada a casa después del gintonic pues… Hubo que parar a que escampara.

IMG-20190418-WA0024

El Charlot. Un clásico.

Llueve. No hay columna. Turnos de vela, estaciónes. Mucho cansancio. A dormir.

Después nos dio tiempo a salir un rato mas, poco porque el cansancio, y las copas, hacían mella en el cuerpo. Yo dejé al personal en La Ribera tomando una cocacola y la salida de Los Dolores la contaré en otra crónica de Semana Santa, este año me quedé sin verla.

Viernes Santo.-  Cualquiera diría que ayer cayó tanta agua. El día amanece precioso, con sus poquitas nubes, con un sol que calienta sin molestar, con gente y sobre todo con ganas, con muchas ganas, todas las que nos tuvimos que aguantar el año pasado, de ver al Nazareno en el Calvario repartiendo bendiciones. Como en los últimos años siempre falta gente y este año que ni Daniel ni Irene estaban conmigo era el año que tocaba sentar cabeza. Ver la procesión mas tranquilamente, sin bullas, sin agobios. Bueno… la salida no cuenta por que es mas tranquila y allí nos fuimos los primogénitos Gil a verla, Rafa, Dani y yo. Luego te vas despistando, unos por un sitio, otros por otro, y yo… No sé que pasó que cuando dieron el paso redoblado estaba al lado del trono acompañando al Nazareno. Reencuentro en Reyes y … en la Virgen de la Cabeza otra vez que me meto para acompañar la subida. A mi lado unas amigas de Irene, Marta y su hermana Clara que IMG_1371también subieron con el Nazareno. Casi llegando al Calvario recuerdo que este año no tocaba, que iba a ser mas tranquilo y terminó como casi todos entre el Nazareno y la Virgen de los Dolores mientras reparten la bendición.

A las tres y cuarto estábamos todos comiendo en casa. ¡A las tres y cuarto! Con el Nazareno mojándose un poco y cambiando el recorrido, mas largo pero con menos paradas, para llegar antes a encerrarse. Desde… ¡No, que va! ¡Nunca! Nunca he visto yo encerrarse el Nazareno tan pronto, exceptuando el año pasado al darle la vuelta.

En casa, para no ser muy fanáticos de comer, hay excepciones, si que nos gusta juntarnos para hacerlo un montón. Así que, mas o menos medio sentados, la ensaladilla de un lado para otro, empanadas, tortilla, una silla para un lado, “echáp´alla” que no cojo, lo que se dice seguir en familia y divirtiéndonos.

Después de comer, y fregar, Chelo y Dani se vuelven a Córdoba. Algunos nos vamos a la cama a dormir una minisiesta para estar preparados por la noche. Antes y después miramos el cielo. Como dirían los de El Palermasso: Yo creo que si, que salimos. Pensamos mientras caen goterones del tamaño un chupito.

Tantos años, el otro día conté 32 en total y 20 de Cruz, y uno aún se pone nervioso en la iglesia de San Pedro esperando para salir de procesión. Que si, que uno es tonto, que no ha remedio, pero el año que viene, si puedo, serán 33.

Este año teníamos un recorrido raro, eso de no coincidir con Las Angustias  se nos está yendo de las manos. Al final hubo que recortarlo, el agua otra vez, y los titulares de la procesión, El Entierro Cristo y la Soledad, se mojaron un poco. Después de soltar las túnicas nos reencontramos con otros hermanos (también sin túnica) en el bar Río con un gintonic terminando así el Viernes Santo.

Sábado Santo, Sábado de Gloria. 20 de abril.- Recogemos el piso, no hay prisas y con las maletas hechas nos vamos de nuevo a calle. Antes me da tiempo de ir a Urgencias de Priego, para repartir algún beso mas, nadie malo, solo para la doctora de guardia. Nos tomamos las últimas cervezas con la rama Jiménez Aguilera, mucha ensaladilla queda aún y por la tarde hay un viaje agradable hasta Córdoba. Rafa se queda en Lucena. A mi el piso se me cae encima  pero hay muchos pendientes y aprovecho un rato antes de irme a la calle. Leer, música, correos, y… bueno no hacer nada. Tan poco que ni salí.

IMG_1468Domingo de Resurrección.- A las ocho y media estoy en el autobús camino de Guadix. No se hace pesado el viaje, ni si quiera la hora de espera en Granada, y a las una y cuarto me esperan en la parada que hay al lado de la Catedral. Me ha dado tiempo a consultar horarios de el Resucitado y, sorpresa, sale por la tarde. Pero antes me voy a ver “El Bendito nombre de Jesús”, ni idea de lo que era eso. Es una procesión de un niño Jesús con una Cruz, muy de domingo de Pascua.

Por la tarde Guadix es un lujo, procesión de el Resucitado, gintonic en el Comercio, paseo por las callecillas. Y así da gusto terminar una Semana Santa. Sabiendo que al día siguiente aún te quedan vacaciones y no hay prisa por hacer nada.

Publicado en Entretenimiento, Fotografía, Viajes | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El Viernes.

Los custodios del Yacente, es decir, de Cristo muerto y sepultado, somos sin duda, criaturas de otro tiempo, no puedo afirmar si pasado o futuro, donde el culto a la muerte formase parte natural de la crianza de los hombres, hombres que se saben duros y quieren cumplir escuetamente como hombres, esos seres que no conocen más destino que la muerte y que admiran de Dios, sobre todo, el hecho de que se hiciera hombre precisamente para morir. Un Cristo torturado, agonizante o muerto, el madero de sus despojos, la corona de espinas, el recipiente de su sangre…, estos son los símbolos del Dios que amamos.

Por que nunca un hombre es más hombre que cuando sirve a un señor muerto, nunca es más libre ni más generoso. Y nunca un señor es más señor que cuando ya muerto, aún es servido. La muerte da sentido a la vida. Y la Pasión da sentido a la muerte.

No obstante, escatológicas disquisiciones aparte, Dios decidió realmente que su hijo muriera por todos nosotros cuando se lo imaginó, transcurriendo la primavera de las Españas y, singularmente, la de Andalucía, en un paso de Semana Santa.

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

Pre – Domingo de Ramos.

Sale de trabajar después de un turno largo, muy largo para ser sábado. Aún no quiere pensar en las próximas vacaciones que ya casi se le echan encima. La Semana Santa no va a llegar hasta que él lo decida. Y eso no será hasta que tenga todo el tiempo disponible para disfrutarla. La bicicleta que lo lleva a casa parece tan cansada como él. Las pocas cuestas que encuentra se le antojan puros ochomiles en enero. Falta poco para llegar al piso, una ducha, una cena, quizá una película, o mejor un capítulo de alguna serie para acostarse pronto, mañana hay que levantarse temprano,piensa mientras pedalea. Pero entonces una luz azul al final de la avenida la bloquea. Policía, gente y… una banda de música que empieza a tocar una marcha procesional. En su camino un crucificado que no quiere ni mirar, pero se detiene, espera su paso, acompaña con los pies el ritmo de la banda y cuando un pequeñajo con tambor le da una sonrisa el se la devuelve mucho mas amplia.

Quizá aún no hay tiempo pero desde luego si que hay ganas.

Publicado en Entretenimiento | 1 Comentario

Escritura automática.

¡Vaya título! Dirás. Y es que no tengo ni idea de por donde va a salir esta entrada. Lo que si tengo claro es que intentaré corregir mas o menos lo que vaya saliendo. Pero poco mas. Esta entrada básicamente está para rellenar. En lo que llevo de mes de marzo no había caído nada en el blog.

Quise escribir una entrada sobre el reto lector de marzo, pero la dejé pasar y hace varios días que terminé de leer “La ridícula idea de no volver a verte” de Rosa Montero. (No esta mal pero no es lo que mas me gusta de ella.) Además no se que pasa que últimamente me embarco en libros que tratan la muerte. ¡Vamos como si no tuviera suficiente!

Y como de este tema no me gusta hablar, salto a otro: Escocia. ¡Me cago en la madre que los parío! Son mi Betis, mi Atlético de Madrid… Mi cruz. ¿Como se puede ir perdiendo por 31, meter 38 seguidos y dejarse empatar el partido? ¡Coño que se jugaban la Calcuta contra los ingleses. Desde luego, un sin vivir.

Aquí me he vuelto a quedar atascado. “I went blanck”, creo que se escribe, y es que estoy un poco quemado con la escuela de idiomas. ¿Quién me mandaría a mi meterme en un curso de inglés? Si lo que debería hacer es estar por ahí, disfrutar de la vida. Irme con Mariola y mi primo Juanma a ver los toros de Almadén de la Plata a Sevilla pero no… ¿para qué? Uno se marea con tonterías. Que es de los pocos que tengo libres y viene el vástago, que podría hacer algo con él, que quizá… ¡Que quizá qué! Jugar al “Devils may cry”, a cualquiera de esos, por que Rafa tiene un pronto parado que no es de salir mucho. Vamos que al final me voy a comer los mocos y estaré todo el tiempo pensando que tenía que haberme ido a la ganadería de Luis Algarra. Pero bueno… eso será para el siguiente sábado. Hoy es domingo y a ver como sale. De momento el día no va muy mal en la estación. Además he quedado para preparar un poco el “speaking” de mañana y como me despiste… ¡Es San Patricio! Lo mismo cae una birra. Claro que todo eso son supuestos, muchas opciones para que luego me las eche a tierra pensando en que debería hacer una cosa u otra. ¡Bah! (A tomar por culo es lo que debería decir. )

Ahora mismo la única alegría que me estoy dando es descubrir que con un ordenador gracioso y un teclado mejor que el del portátil no tengo que corregir mucho.  Casi todo lo que me sale con subrayado rojo son palabras que no reconoce o las de inglés.

Me vuelvo a quedar para allá. ¿Que mas puedo contar? Pues ni idea. Quizá sera hora de cerrar esta entrada. De tomar una cerveza o mandar(me) a tomar viento fresco. Hace un día estupendo y aún no se como me lo voy a amargar exactamente.

Por cierto acabo de recordar que este jueves toca Carmonilla en los Romerillos. ¿Habrá que ir, no?

Ahora si, espero no haberte cansado mucho con esta mierda de post. Ya lo dice el título: Escritura automática, que es lo que toca cuando no tienes imaginación.

Publicado en Baloncesto, Entretenimiento | Etiquetado , , | Deja un comentario

Llego tarde.

Suena la alarma del móvil. La apago y remoloneo en la cama. Vuelve a sonar otra vez. ¡Coño! ¿Ya han pasado veinte minutos? Las siete y no tengo ni pizca de ganas de levantarme. Me justifico las pocas ganas a que estoy pachucho desde hace unos días. Toso varias veces para justificarme con más contundencia.  Tampoco pasaría nada si llego tarde un día. Hay mucha gente que llega tarde, hay mucha gente que falta al trabajo, yo nunca lo he hecho. Pero hoy… ¡Joder que pocas ganas!

Silvia se levanta antes que yo. Cuando vuelve del baño empieza a vestirse. ¿No te piensas levantar? Me pregunta. ¡No! Le contesto convencido. Y  en menos de un minuto ya tengo las piernas en el suelo. Bueno, si, me he levantado, sin ganas pero voy a tardar lo indecible para llegar a trabajar. Así que tardo en decidir que me voy  a poner. Me ducho con parsimonia y me recreo con el agua. Me visto sin prisas, y recojo algunas cosas para meterlas en la mochila. ¡Si! Sin prisas. Me voy al cuarto a hacer la cama y ponerme las botas pero Silvia se ha adelantado. Ha hecho la cama ella. ¡Sorpresa! Lo peor es que una vez puestas las botas ya estoy para salir a trabajar. Preparo el sobre de Frenadol que me toca por la mañana, espero que los granos se diluyan mientras voy girando la cuchara despacio. ¡Está asqueroso!  Miro el reloj: Las 7:26. ¡Joder! Las siete y veintiseis. Si me voy ahora ya llego lo menos veinte minutos antes. ¡Me voy a prepara un café! Pienso. Lo bebo a sorbitos cortos, lentamente, recreándome en el sabor. En el olor no porque con el resfriado que arrastro no me entero de nada. Silvia recoge su bolso. Me voy, dice., me llevo el coche.  ¿Si? Le pregunto.Entonces llévame. Vale, me contesta, voy cerca. Me coloco la chaqueta y cojo un pañuelo. Silvia entonces me dice que antes tiene que parar para dejar una cosa en su trabajo. Nos coge de camino. ¿Como? Pregunto. Mi idea de llegar tarde es llegar con la hora justa al trabajo, si acaso uno o dos minutos de retraso, pero si ella tienen que pararse se puede hacer que eterno. Y esperar en el coche a que vuelva para llevarme a mi y entrar quince o veinte minutos tarde… ¡No! Eso si que no. Casi mejor que no, le digo. Me voy en bici. Salgo detrás de ti.

Llego al curro. Faltan cinco minutos para que empiece mi turno. Quizá hoy no he podido llegar tarde pero de mañana no pasa.

Publicado en Entretenimiento, Pasatiempos | Deja un comentario

Cuenca.

Aquí debería venir una entrada preciosa sobre Cuenca. Hace poco nos fuimos de viajes Estrella y yo pero es que… ni ganas de escribir. Empecé una hace poco, creo que lo primero que escribí fue la frase

Casas Colgantes,

de Coque Malla en “Todo es mentira”: Me voy a Cuenca. (Me encanta esa película.) Lo que pasa es que después todo se cruza, y quieres  buscar la foto chula, que antes hay que editar, y escribes siendo interrumpido cuarenta millones de pares veces. Y, lo que iba a ser una entrada espectacular, que ríete tú de la web de turismo conquense, al final es solo un batiburrillo de chorradas. Así que lo que voy a hacer es escribirlo por aquí, sin pensar mucho ni editar y que salga el sol por Antequera.

A ver, os cuento: Primero el viaje venía a cuento del regalo de Navidad. Cada vez me rompo menos la cabeza con los regalos y en algún lugar saldría Cuenca. ¡Coño! Dos mas dos, así que un viaje a Cuenca que tiene gracia y había ganas. Luego, por su puesto, cuadrar fechas. ¡Me cago en la puta! Ni un ministro tiene la agenda tan complicada como la tengo yo para quedar con Estrella. Después de mirar y remirar… Se quedó en el último fin de semana de enero. Los viajes en temporada alta no entran en el presupuesto familiar. Enero es un mes tan bueno como cualquier otro, además hizo un tiempo muy bueno. Eso si, se iba el sol y aquello era la Tundra. El caso es que el viernes tiramos para Cuenca. Viaje sin prisas, pero con pocas pausas. Para comer ya nos metimos en un garito, muy decente, de la calle Las Torres. (Como si estuviésemos en Lucena, vamos.) Paseos por la ciudad, visita al punto de información y turismo, comprar entradas para las exposiciones de de Bill Viola, y alguna parada para tomar algo. Después por la noche estaba claro: Concierto de CDSI (Compañía de Sueños Ilimitados). ¡Muy bueno! Y además un sitiio chulísimo y un ron de puta madre. No llevaba mala pinta el viernes en Cuenca. Eso si, ya lo he dicho, se va el sol y aquello es un congelador de nivel industrial.

El sábado nos hartamos de andar. Salimos del hotel a primera hora y hasta la noche, no muy de noche porque en Cuenca a las diez no hay autobuses. Catedral, exposiciones, Museo de arte abstracto, Parador de Turismo, Plaza Mangana, y bares. Que si no… ¿a que vamos a ir ningún sitio? Están bien los bares y los pubs de Cuenca. Si no fuera por el frío… ¿me estoy pasando con lo del frío? Bueno, la próxima vez voy a esos sitios el mes de julio. El caso es que está bien, muy bien, y no nos cansamos de pasear. Eso si, el domingo tocaba coche y aprovechando que  la carretera estaba gustosa nos paramos mas que un reloj de “a peseta”. Que si aquí hay un molino, que mira que sitio mas gracioso para tomarnos unas tostadas, ¡cusha, las Lagunas de Ruidera! ¿Nos metemos? ¡Tírale! Y así, entre una parada y otra el viaje de vuelta se nos hizo muy ameno. Donde el navegador ponía cuatro horas y media nosotros tardamos once y poco. Recalculando fue la palabra del viaje hasta Córdoba.  Y es que no hay nada como eso de hacer kilómetros a gusto, sin prisas, con su música decente y quitándote todos los caprichos que se te presentan en formato señal de tráfico.

Total… ya digo, esta entrada debería ser algo decente de lo bien que ha estado el viaje, pero se va pasando el tiempo, se va borrando la memoria, (aunque para eso tengo por ahí apuntado sitios, mapas, entradas…) y lo peor… las ganas. Y de hoy no pasaba que escribiese que Cuenca merece la pena.

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

18

Dieciocho. Mi nene cumple hoy dieciocho años. Esta manía que tiene de hacerse mayor no se de quien le viene. Al principio me sentaba mal que creciera, ahora ya lo tengo asumido. Que llegue hasta donde quiera o pueda. Solo queda acompañarlo mientras tanto y dar algún consejo que otro. Con dieciocho años se admiten pocos y sobre todo si son de tu padre. El caso es que además de hacerme más viejo, también me hace más feliz. ¡Joder dieciocho años! ¡Que cabrón! Y este post más que nada es… pues eso que estoy contento y orgulloso de tener un nene que, aunque sea un mamón de vez en cuando, es un buen tipo.

¡Que coño! Que esta muy bien.

Publicado en Pasatiempos | Deja un comentario