Una porquería, ya lo sé.

Una señora llora desconsolado delante de un micrófono porque le han matado a un hijo con catorce años. Ha sido la policía, el chico estaba en una manifestación, o en sus alrededores da igual, y no ha salido de la paliza.

A miles de kilómetros un locutor se hace eco de la noticia. Con el dedo índice, o con su voz, va hurgando en la herida que se nos ha quedado a todos los que hemos escuchado a la señora. Sin venir a cuento traslada su malestar a la situación española. Que si este es bueno, que si el otro es malo. El dolor de la mujer nos lo quiere meter con cuchara en contra de alguien.

Acaban de dar las siete y el tipo ya me ha hecho volver a pensar en Enrique Santos. ¡Que cabrón Enrique Santos! Dejar registrada la frase mas acertada de los últimos milenios: El mundo es y será una porquería. 

(Por si acaso hoy no salgo del www.cordobabuenasnoticias.com. Para amargarme… no tengo tiempo.)

Publicado en Noticias y política | Deja un comentario

Una buena tarde.

Tendría dieciocho o diecinueve años cuando lo escribió. Desde que dejó la escuela no había vuelto a intentarlo pero ese día con una copa de brandy y varios cigarros empezó a teclear. Era el primer relato que escribía. Había decidido que ya era hora de retomarlo. Seguir leyendo, como antes, como siempre, ahora se le quedaba corto. Necesitaba contar. Un concurso del barrio se le presentó en formato cartel y esta vez no se amilanó. Aquella tarde estaba solo. A su alrededor todo lo que necesitaba. Empezó a escribir. Un renglón, otro. ¡Parecía tan fácil! Solo tenía que contar como estaba, que sentía, la diversión, el gozo, la serenidad que sentía en aquellos momentos cuando la música, los libros y el brandy invadían la mesa de trabajo. Si una palabra se le atragantaba en el monitor cogía la copa, lo movía y se lo llevaba a la nariz antes de darle un pequeño sorbo. Entonces, como si el alcohol le sugiriese las letras, seguía escribiendo.

Todo lo hizo en aquella tarde, acabar las dos páginas y media que pedía el concurso, con su formato times new roman de doce e interlineado, imprimir el relato y mandarlo con plica, seudónimo y todas las gaitas que siempre se ponen en ese tipo de historias, y, por su puesto, emborracharse. `

No le gustó el título: Una buena tarde. Pero fue con el que el relato salió de la casa.

tXNunca más volvió a leerlo. Hasta hoy, que lo ha encontrado en un disco con formato de tres y medio. Cuando ha terminado ha cogido aire, lo ha expulsado despacio.

- ¡Vaya mierda! – Ha dicho en voz alta para que lo escuche la televisión.

Pero vuelve a leer algunas líneas y sonríe. Con un dedo acaricia la pantalla intentando recuperara aquel día. Aquellas palabras. Mueve la cabeza renegando. No recordaba que fumase tanto. El relato le ha dado ganas de encender un cigarro. De buscar una copa de balón y servirse un Torres X. La música ya suena en el salón y en la mesa de trabajo hay libros, cuadernos, un ordenador viejo y ganas de pasar una buena tarde. Aunque sea solo. Aunque lo acompañe un programa estúpido de televisión sin voz y una música que suena algo más alta de lo que recomiendan. Al fin y al cabo, es solo cuestión organizarse, de pasar una buena tarde. Y él sabe como hacerlo.

Publicado en Entretenimiento, Relatos | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Escocia manque pierda.

Pues si, ya ha empezado el seis naciones.

El primer partido se celebró el viernes. Gales empezó como se esperaba: Dando caña a la Rosa. Eso si, los dragones se durmieron en el segundo tiempo y a el jardín se llenó de flores rojas. Inglaterra le dio una somanta de palos terminando 16- 21.

El segundo partido fue en Italia. Los azurros consiguieron meterle tres a Irlanda. Los del trébol nada más que veintiseis. A mi Italia es un equipo que me gusta. Consigue que Escocia no termine muy mal la clasificación. Un paseo de los irlandeses por el Estadio Olímpico de Roma para seguir defendiendo su título del año pasado.

Francia- Escocia era el tercer partido. Antes del minuto 2 los gabachos ya le habían marcado un drop a los del cardo. El empate se hizo de rogar pero llegó en el mínuto 17. En el 16 volvía a marcar Francia. Y después otro. Con un 9 – 3 Escocia hecha el resto y a base de huevos, porque suerte no tuvo ninguna, le hace un ensallo. Eso si, la materialización para ponerse por delante con el tiempo cumplido del primer tiempo… ¡Esa ya era mucho! Se va con uno por detrás. Los franceses salen con ganas pero sin un juego claro. Consiguen marcar otro drop y se van a 12. Escocia no deja que se salgan con la suya y defiende con un Richie Gray que riete tú de las cincuenta sombras. No hay un claro ganador. Si los del Cardo consiguen otro ensayo ganan el partido. Los ánimos se calientan y el árbitro a tres minutos del final pita golpe de castigo por desplazar un balón cuando ya había salido. (Su puta madre.) El talonador de Francia, un tal “López”, lo clava.

Richie Gray agarrando a un gabacho asqueroso.

Richie Gray agarrando a un gabacho asqueroso.

A ver como se porta en este torneo. El Grand Slam ya es imposible pero la Calcuta y la Triple Corona… ¡Es nuestra!

Publicado en Baloncesto | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El carro de nueve.

Cada vez que era clara mi intención de poner una ficha en una casilla desacertada una tos se hacía audible en todo el salón. Entonces dejaba de ver el tablero para mirarlo. Hacía como que repensaba la posición y, entonces si, colocaba la ficha en el lugar en el que mi adversario no podría hacer una buena jugada. 

Después una vez colocadas las nueve fichas no volvia a escuchar esa carraspera. Casi siempre perdía y otras… él se dejaba ganar. 

Ayer fuí yo el que tuvo un pequeño acceso de tos. Curiosamente perdí dos partidas en el carro de nueve. Una con mi padre y la otra con mi hijo. 

 

El carro de nueve.

Me ha costado encontrar una imagen de un tablero del carro. Al final, como siempre ocurre, uno aprende cosas nuevas. Resulta que además de tener mas años que la tana, el juego se denomina de otra manera. “Los nueve hombres de Morris” o “Juego de Molino” son los mas usuales. En casa lo conocemos como “el carro de nueve”. Y cuando mi padre quería entretenernos un rato cogía un folio pintaba varias rayas y nos ganaba algunas partidas. (En muy pocas se dejaba ganar.)

El tablero está formado por tres cuadrados unidos en los laterales donde se pueden…

juego-de-molinoEste es el tablero. Que estoy haciendo el chorra con la descripción. ¡Fácil! ¿Verdad?

Pues la gracia está en ir poniendo fichas, las nueve para hacer carros. Y por su puesto el otro debe impedirlo. En caso de que se haga carro, (el carro es un “tres en raya”) el que lo hace quita una ficha a su oponente. Puede quitarla a su elección siempre que no forme un carro.  Después de colocar las nueve fichas es cuando se puede empezar  a mover. Gana el primero que se lleve siete fichas del contrario, ya que el otro no puede hacer mas carros.

(Existe una variante en la que si tienes tres fichas solamente puedes mover al punto que quieras, esa en casa no se hace. Eso si… ¡Allá tú!)

A nosotros nos tuvo entretenidos ayer. Por cierto, si no te has enterado bien pulsa aquí que te lo explican mejor.

Publicado en Entretenimiento, Relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Power walking / Hiking / Running

Resulta que soy un deportista nato. Que llevo haciendo ejercicio media vida y no me he enterado. ¡Vamos! Que cuando salía de mi casa diez minutos antes de que sonase el timbre de entrada del instituto no es que iba “follao” para clase, estaba haciendo Power Walking. Que al parecer tiene más beneficios que una quiniela de quince.

Ya desde pequeño mi madre me animaba a hacer power walking cuando íbamos al médico so pena de darme una hostia y ponerme en el ambulatorio con más motivo aún. Yo, por aquel entonces, no lo sabía pero ya estaba haciendo deporte. Lo que pasa es que cuando no eres consciente se llama “andar ligerito”. No sé que película vi que me enteré que algunos lo llamaban “Marcha”, y más tarde aún resultó que en España teníamos un tipo que era la caña en esa especialidad. Paquillo Fernández debió llevarse pocas collejas para ir al médico. (Aunque el tipo cayó en el foso por encontrarse EPO en su domicilio, en Guadix es de los pocos sitios que siguen “andando ligerito” sin tener que ir al ambulatorio.)

Si mi madre me potenció el power walking, con mi padre aprendí Hiking. El Hiking es uno de mis deportes favoritos. Es ese que cuando tienes un formulario marcas la “X” junto con el baloncesto, fútbol, balonmano, paddel… y todos esos deportes que no practicas pero una vez te compraste unas zapatillas para parecer que te interesaban. Mi padre de deportes anda fino así que él no lo llamaba Hiking. Para él era: Trochar. Lo que se dice coger una trocha para llegar a algún sitio, una vereda, una linde, un sendero. Que así fue como terminaron llamándolo los deportistas españoles: Senderismo. Que había tres horas hasta un lugar… Mi padre trochando se lo hacía en hora y media. Y con más mérito que ahora. Porque a ver quien era el guapo que señalizaba un camino cabras con mojones de madera y pintura blanca y verde.

Eso si, si alguno de esos deportes lo practiqué yo solo, y sin ayuda, fue el Running. Todo el día “runniando” de un lado para otro. Que mi madre me llamaba, salía runniando, que lo hacía mi padre, igual. El caso era perderse y que no te pillasen. Habíamos escuchado mil veces eso de “Correr es de cobardes”, hasta que llegó el footing, con sus calentadores y sus cintas en las frente, entonces además era también de mariquitas. Mas tarde llegó el jogging. Aquello era como el footing pero también lo practicaban las tías. Así que nos animaron algunas mallas apretadas en culos espectaculares a ir siempre un paso por detrás.  ¡Lo que tiene apretarse la ropa! jog

Ahora es cuando el running vuelve a ser lo que era, pero mas: Correr, pero con clase. O sea, tú te puedes ir a hacer deporte y llevas unas bambas blancas, un bañador estampado y una camiseta de Cruzcampo y eso es correr. Pero, si lo que llevas es unas zapatillas de running, a ser posible del Decathlon, un pantalón corto, o largo pegado, como esos de las tías del jogging, camiseta de micro fibra con secado rápido fluorescente, a ser posible de manga larga, y un brazalete con smartphone y música rapidita, aquí no vale poner a Laura Paussini, tío… ¡Tú eres un runner!

Así que de momento y viendo que hago mas ejercicio de lo que pensaba voy a seguir con mi vida como siempre, porque dentro de un año o dos a algunose le ocurrirá hacer de la cañita del medio día un deporte. Y voy a estar preparado.

¡Me voy a hacer olímpico con el Beering Midday!

Publicado en Baloncesto, Entretenimiento, Pasatiempos, Salud y bienestar | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Lecturas 2014.

El año pasado, por este tiempo, leí un artículo en el que hablaba de como los islandeses leían un huevo. Vamos que necesitamos lo menos siete españoles de media para leer lo que lee un islandés. Desconozco si después ellos  necesitan a siete islandeses para beber lo que bebe un español. El caso es que se quedó un entrada por ahí (aquí mismo) en la que me quejaba, como no, de lo poco que leo últimamente. De paso metí la lista de lecturas del 2013. Bueno pues este año la entrada es más o menos lo mismo. Sigo sin ser islandés. Os cuento que es lo que ha caído este año:

1.- Matemos a Constance. Ray Bradbury. (El título es lo más divertido del libro. Me gusta más Bradbury en otras novelas.)

2.- Quimeria. Valerio Massimo Manfredi. (De estos que no hay mucho que pensar. Histórico, como todo Manfreddi con un poquito de actualidad. Entretenido.)

3.- Quién Soy. Julia Navarro. (De esta señora me gusta casi todo. Me recordó a “Las esquinas del aire” por que es una búsqueda para dar con la biografía de una persona, pero mucho mejor el de Navarro que el de Juan Manuel de Prada.)

4.- La asesina ilustrada. Enrique Vila-Matas.

5.- Los dientes del dragón. Juan Eslava Galán. (Con las ganas que tenía de leer este libro y me he dado cuenta que he leído mucho a Eslava Galán. Ya no sorprende como antes.)

5.- Cuarteto. Manuel Vázquez Montalbán. (Novelita corta de misterio que es, simplemente: Genial.)

6.- El sueño de Hipatia. José Calvo Poyato. (Entretenida. Prefiero los primeros libros de este hombre.)

7.- Te dejo es jodete al revés. Srta. Puri. (Ya digo que a veces no tengo criterio ninguno. Este te lo puedes ahorrar.)

8.- Almuric. Robert E. Howard. (Un cienciaficción al que no he pillado el punto. Del tipo Flash Gordons pero peor.)

9.- El juego del Ángel. Carlos Ruiz Zafón.

10.- Oceano. Alberto Vázquez Figueroa.

11.- Yaiza. Alberto Vázquez Figueroa.

12.- Maradentro. Alberto Vázquez Figueroa. (Trilogía que terminó Estrella en el 2013 y no he querido dejar pasar. Sobre todo después de visitar este año Fuerteventura.)

13.- El maestro del Prado. Javier Sierra. ajuar-funerario

14.- Ajuar Funerario. Fernando Iwasaki. (Necesitaba relatos después de meterme con tanta novela. Este libro es divertidísimo.)

15.- El abuelo que saltó una ventana. Joan Johansson. (Que quería ver la película y leí el libro. Después… ya veré la película. Tampoco es para tanto.)

16.- Abraza la oscuridad. Charles Bukowski.

17.- Cuerpos extraños. Lorenzo Silva. (Me encanta Vila y Chamorro. Otro libro recomendable de este tipo.)

18.- El viajero del siglo. Andrés Neuman. (Tiene premios, tiene un autor que me encanta y ha sido con diferencia el libro que mas trabajo me ha costado leer de todo el año. Insufrible.)

19.- El Greco. Pedro Iznaola. (Es lo que trajo mi viaje a Toledo.)

20.- 1936. Batalla de Madrid. Rafael Jiménez. (Cómic de Almuzara. Entre la historia y los X-Men. Rarito pero… ¿quién dijo que uno es normal?)

21.- A la sombra del Templo. Toti Martínez de Leza. (Otra señora que va muy en su estilo y entretiene.)

22.- Sin Sangre. Alessandro Barico. (Otro muy recomendable. Me gusta todo lo que he leido de este tipo.)

23.- La gran pesquisa. Tom Sharpe.

24.- Cooltureta. Cómic. Perdón, Nóvela gráfica.

25.- Un beso de amigo. Juan Madrid. (Primer libro que leo de Tony Romano y no va a ser el último.)

26.- Ayer no mas. Andres Trapiello. (Un libro con relación a la memoria histórica. Muy bueno.)

No hay mas. Bueno si, hay más, cómic como “El último yeyé”, releí “La Balada del mar Salado”, terminé varios libros de poesía, algunos fanzines como el de “No te va a doler” y “Autopsia”, (este complicado pero interesante) muchos relatos en blogs, muchos, muchísimos microrelatos, y una hartada de noticias tristes. Ahora mismo tengo entre medias una antología de Jaime Gil de Biedma a la que acudo como si fuese una fuente entre piscinas. Un libro de relatos: “Sedúceme”. El cual no puedo leer en público porque termino empalmado, relato si, relato no, y por ahí queda el “Tango de la vieja guardia” al que no le cojo el ritmo. 708165

Sigo sin ser islándes.

Publicado en Libros | Deja un comentario

Carta a los Reyes Magos.

¡Joder! Este año ni que la mande por Seur llega a tiempo. Pero por mi que no quede. Yo pido y luego Dios dirá. (Que dice poco en estas cosas porque llevo treinta y siete años pidiendo un Scalectrix y sigo sin él.)

El caso es que no puedo dejarlo mas. Así que empiezo.

Queridos Reyes Magos:

Este año me he portado muy bien. No me he cagado en los muertos de nadie ni he mandado a tomar por culo a mucha gente. ¡Ni un hostión he dado! Y mira que algunos lo han pedido con insistencia. (¡Que lástima que tampoco me trajisteis la Remington 1911 que pedí hace años! Con lo bien que hubiese venido en algunas ocasiones.) El caso es que, a fin de cuentas, me he portado bien. Así que voy a empezar a pedir por esta boquita que Dios me ha dado, aunque lo haga en formato papel, digo… pantalla.

Rem1911-34552-prod

Remington 1911

A ver… Necesito que mis días tenga 26 horas, lo menos. No me da tiempo a hacer todo lo que quiero así que que ese sería un detallazo por vuestra parte. Dos horas para una película, para leer, para dormir… ¡Da igual! Ya me organizo yo, pero dos horas mas. (Solo para mi.) Así, como capricho, tampoco estaría mal un flash para la cámara. El último se me ha roto y solo tengo el patatero que compré hace años. Que por cierto… necesito también un esclavo. (Un esclavo para el segundo flash, no me vayais a traer a nadie mas a casa que vosotros sois raritos y en oriente es más fácil de camuflar la mano barato pero aquí en España es harto difícil. Aunque en la estación parece que le están cogiendo el truco y… pero bueno esa es otra cosa. Ya os digo que la Remington me hubiese venido muy bien.) Carretes de BN tampoco me vendrían mal. Le tengo ganas a probar de nuevo con la Pentax y hacer fotos de las de toda la vida. Entre otras cosas me estoy equivocando con las lecturas, me encantaría que me regalaseis un libro de esos que te ponen el vello de punta. Es difícil  a mis años emocionarte con la lectura pero no es imposible, y me gustaría encontrar ese libro, lo menos dos veces cada año. También necesito un comunicador. Me explico: Un traductor, un aparato, algo que haga que entienda a Rafa y él me entienda a mi, o en su defecto… ¡Que crezca! También me gustaría que por fin me quitasen la clausula suelo y si puede ser que devuelvan todo lo que llevan cobrando de mas, que las pilas funcionen regularmente y no como las de duracell, que si, que duran y duran pero también se gastan y hay que cambiarlas. Mejor como las de teléfono que lo dejas cargando por la noche y está a pleno rendimiento el día entero.

Y… mirad tengo setecientas mil cosas mas pero… ¡Se quedan aquí! Me estoy quedando sin tiempo y luego venís con lo que os sale de los cojon… ¡Con lo que os da la gana! (Mas o menos… como todos los años.)

P.D. A ver si puedo sobornar a algún cartero real para que cuele esto en la saca de alguno de los Magos.

Publicado en Entretenimiento | Etiquetado , , | 2 comentarios

Estudiantes.

89- Estudiantes

84- Real Madrid

reyes

¡Que si! Que uno sera madridista. Que gane todo lo que juegue pero es que… ¡Es que el Estudiantes es otra cosa! Y si tiene que perder que lo haga contra ellos que les hacen falta alguna que otra victoria. La ACB no sería lo que es si no fuese por equipos como estos. Equipos que lo mas importante que tienen no está en la cancha. ¡Esta fuera! Con gente que los apoya todos los partidos, que van a ver a su equipo perder mas de la mitad de las veces. (Esta es la segunda victoria de los nueve jugados.) Una afición que se merece una alegría como esta: Ganar el derbi madrileño.

Al Estudiantes la victoria le viene muy bien. A ver si se pone las pilas.

Al Madrid la derrota le viene mejor. Que recuerde que ganar la liga regular y todos los partidos no le hacen campeón. (Aunque de eso ya se dio cuenta el año pasado en liga con el Barcelona y en Europa con el Macabi.) Además… ¡Que coño! Seguimos lideres. El Barça perdió en Sevilla. (Jeje.)

Publicado en Baloncesto | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

El zumo.

Llevo mal lo de las cinco piezas de fruta que dicen que hay que tomar. A veces cae un plátano. En temporada me encantan los melocotones. Pero… poco más. Alguna manzana ocasional que entra más por los ojos que otra cosa, debo tener el espíritu de blancanieves, los limones para el gintonic y… ¡Mira! Si hay cerezas si que caen las cinco piezas. ¡De una sentada! Vamos que no. Que la fruta no está entre mis debilidades excepto cuando hay naranjas y un exprimidor.

Los exprimidores, no se porqué, suelen estar en sitios altos de la casa. De difícil acceso para la mayoría de los mortales. En casa mi madre lo tenía en la parte alta, detrás de dos cafeteras. Así que cuando decía de hacer zumo y empezaba a retirar cacharros y bajar el exprimidor para mi se hacía fiesta.

- ¿Alguien quiere un zumo? – Preguntaba.

Y entonces levantabas la mano agitándola y gritando !YOOOOO! Como si estuvieses en clase y conocieses la respuesta. Creo que eso pasó unas cuantas veces. Ella se hacía uno y para mi otro, o para mis hermanas. (En temporada nunca faltaban naranjas en casa.) Uno era pequeño y era imposible llegar al exprimidor. Pero crecí. Entonces cuando preguntaba, y parecía que iba a retirar cafeteras y coger el exprimidor y tú ponías esa cara sonriente de “bienbienbien”. Bajaba el exprimidor y te decía:

- Ea.. pues háztelo.

Los Bordini.

Los Bordini.

En casa había un cuchillo bueno, los demás parecían de untar mantequilla, así que para cortar las naranjas había que coger esa espada satánica, tan grande como mi brazo, para cortar las naranjas, hacer fuerza de super héroe kriptoniano para que aquello exprimiese y tener mas equilibrio que “Los Bordini”, para no dejar la encimera llena de zumo al echarlo en el vaso. Seguía creciendo y ahora cuando preguntaba después de comer eso de ¿quién quiere un zumo? Mejor te callabas. Cerrabas la boca y preguntabas si había plátano. (Que es más fácil de pelar.) Y aunque hubiese te decía que no. Que te pusieses un zumo y de paso le hicieses otro a ella. Ahora era yo el que retiraba las cafeteras, cogía el exprimidor hacía el zumo y …

- Shshshshshsisshishsi… ¿Has terminado? Pues anda, friega el exprimidor y lo vuelves a poner en su sitio.

- Mamáááá! Ojú!

¡Y no es coñazo limpiar las rejillas del exprimidor cuando no tienes ni puta idea! Luego resulta que a fuerza de hacerlo pues te acostumbras, le coges el punto y… ¡que coño! A mi el zumo de naranja me gusta un montón. Así que si tengo que tomar cinco piezas de fruta la mejor manera de hacerlo es a base de naranjas. Hoy en el desayuno ya han caído un par. He fregado el exprimidor y vuelve a estar en su sitio, en la estantería de la cocina, a mas de dos metros de altura, con una cafetera al lado y dos canastitas de chuches delante. El caso es que, después de el desayuno y el café… He terminado de ducharme y voy para el curro. Es temprano y…

- ¿Alguien quiere un zumo?

zumoNaranja

Publicado en Alimentos y bebidas, Entretenimiento | Deja un comentario

Dieta (y van…)

El médico me ha dicho que es inminente.

- Da igual que corras, o huyas, esta ve no te salva ni Dios.  ¿Lo ves? ¿Lo ves allí? – Me dice señalando un lugar indeterminado de la ventana.- Te está esperando. En cuanto te despistes… ¡Blum! Te llegó.

Así lleva tres años. Tres años en los que me da la castaña cada vez que me hago un análisis. Al parecer mi ácido úrico esta alto. Y el tipo tiene ganas de verme con la pierna en alto y llorando a moco tendido. Por que además no se cansa de decirme que los ataques de gota duelen un huevo. La primera vez que vió mi análisis se extrañó de que no me hubiese dado ya la enfermedad de los reyes. (¡Manda cojones en lo que me parezco a la nobleza!) Me puso el grito en el cielo el día que le dije que se me había olvidado tomar la pastilla, esa de “alopurinol” que te lo regula, todo el verano. Y ahora no para de hablarme con rintintín cuando mira el análisis y me dice, como una amante despechada, que hago lo que quiero, que no lo tengo en cuenta. El caso es que parece

Bermudo II. El gotoso.  Rey de León.

Bermudo II. El gotoso.
Rey de León.

que voy a tener que hacerle caso. No porque me haya acojonado, si no porque tiene una aliada de peso en la cuestión de seguir una dieta: Estrella.

Nada mas llegar a casa, después de un día completo de trabajo, me pregunta por los análisis. Ni un beso, ni un abrazo, ni que has puesto de comida, nada.

- ¿Donde están los análisis?

- Pero… ¿no vamos a comer? Que he preparado el almuerzo.

- Y el análisis.

¡Joder, con el análisis! Se lo dejo y empieza a mirarlo.

- ¡Ahhhh! ¡Ves? ¡Alto! ¡Muy alto!

Total que si hay alguna persona mas interesada que mi médico en que me de un ataque gotoso esa es Estrella. Me van a llover lo “ya te lo dije” por todos lados.

- Bueno, bueno… vamos a comer. Que además he puesto puré de verduras que es muy bueno para estas cosas. (Omito decirle que mientras lo he preparado me he cargado el salchichón que había en la nevera y he empezado otro.)

- ¿Y no te ha mandado una dieta? ¿No te ha dicho que es lo que no puedes comer?

- Me ha dicho que mejor no coma dulces. Y no… no me ha dado ninguna dieta. (No quiero recordarle que ya me la dio hace dos años y la tiré en una de las limpiezas que hicimos.)

- ¿Solo?

- Pues… ¡Si! Y que me tome las pastillas y no las olvide.

Estrella ni si quiera espera terminar de comer. Coge su móvil y empieza a buscar en las web de salud lo que no se debe tomar para que suba el ácido úrico.

- Mira… ¿ves? ¡El alcohol! ¡Lo primero!

Y después empieza a nombrar alimentos que son la base de mi dieta habitual: El café, los embutidos, la carne, las gambas, los flamenquines.  Bueno… así, así no los dice pero se le insinúa. Que si grasas, que si fritos, que si marisco, y por su puesto… ¡nada de alcohol! Creo que también entraban en estos las vísceras, y el pescado, pero estos me preocupan menos.

El caso es que parece que de esta no me libro. Que me toca volver a hacer dieta. Lo menos hasta las cenas de Navidad. Con su poquito de ejercicio y sus manzanas. Que dicen que son buenas para bajarlo y es de las pocas cosas que me han gustado de lo que se oferta como antídoto para terminar gotoso. Y en esas estoy. Comiendo sano. Y tomándome pastillas de Alopurinol. Para no darle el alegrón ni a Estrella ni al médico. Y si al final, mi voluntad flaquea, (que va a flaquear de hecho ya lo hace) y termino varios días en un sofá postrado con la pierna en alto… ¡Que le vamos a hacer! Es que es una enfermedad hereditaria.

La culpa… la culpa no es mía. ¡La culpa es de mi padre!

Publicado en Relatos, Salud y bienestar, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario