El mejor día.

En la radio  hablan unos tipos que están engañando a todo el mundo. ¡No! No me refiero a los políticos en campaña. Son gente como tú y como yo que llaman a un programa para contar sus vivencias. Hoy el tema del día es “la paternidad”. Hablan de como ha ido evolucionando y como se involucran los padres en la crianza del hijo. Los tipos que se escuchan son padres ejemplares, progenitores sacrificados que tuvieron el mejor día de su vida cuando la enfermera le puso a su pequeño vástago en los brazos. Los que hablan son Bill Colsbys en potencia (de los de la serie, no del de verdad), Michael Landons con su casa de la pradera redimidos en estos padres, son el señor de “Con ocho basta” con su infinita paciencia y el atino que heredaron estos comentaristas radiofónicos. No ha salido ni un padre malo, ni uno normal, ¡todos buenísimos! Ni un Homer Simpson se ha atrevido a llamar a la radio. Seguramente estaría en el bar o en el trabajo. O puede que incluso aconsejando a su pequeño con un par de manos en el cuello.

Estos inconscientes son los que hacen que después el resto crean que un hijo es lo mejor del mundo. ¡Ni mucho menos! Un hijo puede dar muchas satisfacciones, puedes estar orgulloso de él pero desde luego el día que nace deja mucho de ser uno de los mejores de tu vida. Es cierto que cuando lo ponen por primera vez en tus brazos da un cosquilleo por el cuerpo, pero es parecido al picapica y a los petazetas de siempre. Lo primero que hace es sorprenderte. Los niños recién nacidos, aunque sean tuyos, son feos. Tu lo ves en tus brazos y quizás pienses: es simpaticote, el jodío, pero sigue siendo feo. Lo mismo se parece un poco  a ti o incluso es capaz de haber sacado las orejas de tu tío Eusebio, ¡da igual! Por tú lo vas a querer, lo que no quita que sea feo. Los niños con horas de bagaje suelen ser muy feos, niños y niñas ¿eh? Después de estar nueve meses sumergido en un líquido amniótico no esperes que salga reluciente. Imagínate nueve meses en una piscina, si ya sales con los “dedos de corcho” con una hora de baño, tu hijo tiene mas arrugas que el geriátrico de Bilbao. ¡Asúmelo! Tu nene es feo. (Luego cambian pero de primeras es feo.)

Al poco rato traen a tu pareja con una cara de haber pasado por el Amazonas en un ida y vuelta, sudorosa, cansada, medio drogada, y con cara de “una y no mas Santo Tomás” pero te pide que le dejes al bicho que llevas en los brazos. Te resistes por que la última vez que la viste con una pinta parecida fue cuando pensó que había perdido el móvil en la sauna delprimeras_tomas_1 gimnasio y  cuando regresó a casa estaba y lo vio en el sofá terminó estrellándolo en la pared. Solo la insistencia hace que desistas y se lo entregues. Y vuelve a ocurrir una de esas cosas inexplicables de la vida: ¡No lo mata! Al contrario lo tiene entre sus brazos y lo mira como aquel peluche que le regalaste el primer mes de novios. Es una imagen tierna, preciosa y tú te vas quedando atontolinado mirando hasta que va ella y se saca una teta.

¿Pero que pasa aquí? Tú tardaste cuatro meses en tocarle una teta por encima del sujetador a tu pareja y a este se la meten en la boca nada mas verlo. ¿Pero desde cuando se ha descocado esta? Y el renacuajo no se corta. Empieza a buscar con la boca hasta que encuentra el pezón y alé… ¡A mamar! ¡Como si no hubiese un mañana! Después de un rato con la boca abierta y sin saber que decir tienes que reconocer que el día que a ti te tu pareja te dió la oportunidad hiciste lo mismo. Y ves claro que es  hijo tuyo. Que además vas a tener que compartir a la señora cansada, sudorosa y con cara de mala leche con ese bichejo. Quizá ya no coges esa teta con el ansia que parece demostrar el pequeño pero claro… Si en vez de la teta de tu mujer te ponen una pata de cochinillo al horno después de nueve meses tu le entras con las mismas ganas.

Por fin ves cosas buenas en el bebe. Se queda dormido. Su madre que sigue agotada vuelve a parecerte un ser angelical. Pero estos ratos duran poco. Tener un hijo, desde luego es una responsabilidad muy grande. Ahora toca estar pendiente de él, cuidarlo, tener todo el día el corazón en un puño para que no le vaya a ocurrir nada. Y es que un niño da mucho miedo. Da miedo… y asco. Porque un niño, al menos al principio, también da asco. ¡Joder si hasta al primera cagada tiene nombre propio! El meconio. Tu te preparas para las caquitas, las cacotas, la mierda de los perros, la diarrea de una bandada de gorriones en el coche, alguna meada desacompasada pero el meconio es otra cosa. Euristeo le dio a elegir a Hércules, que como los señores de la radio hablaba maravillas de ser padre hasta que decidió cargárselos, entre limpiar el meconio de un recién nacido o los establos de Augias. ¿Y cual es el quinto trabajo de este “padre ejemplar”? Limpiar los establos. Ya había tenido hijos y no quiso volver a limpiar el meconio. Si no lo sabes los útiles necesarios para quitar esta “caquita” son básicamente dos: espátula con cuchilla y aguafuerte. Lo que pasa es que si la mierda está incrustada en el niño tienes que usar toallitas dermatológicas. Y así no hay quien limpie en condiciones. Tu pareja durmiendo, el bebé con medio kilo de chapapote en el culo, y tú aguantando la respiración para que ese olor no te pudra por dentro. La única ventaja que tiene esta primera limpieza del renacuajo es que a partir de ahí el amor hacia tus padres empieza a acrecentarse.

_MG_2247Lo peor de todo esto es que esos padres ejemplares que han hablado en la radio confunden a los venideros. El día mas feliz de tu vida es difícil que sea uno como estos, sobre todo cuando tu pareja te ha tenido en ascuas y con un amago de infarto constantemente y muy preocupado. El día más feliz de tu vida es difícil que sea el día que nace un hijo. Y esto que he contado ni siquiera es lo mas malo. Es solo el primer día.

 

Publicado en Alimentos y bebidas, Entretenimiento, Organizaciones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Inquilinos.

Después de dos días sin aparecer por casa y con la ropa ya seca en el tendedero decido airear la habitación. De un tirón subo la persiana y… ¡Coño! ¡Que susto! Otra puta paloma merodeando en el alfeizar de la la ventana. Que asco me dan. Pero entonces me fijo. La muy cabrona me acaba de dejar dos huevos. ¡Dos huevos! ¡Un nido! ¿Pero que hago yo con un nido en la jardinera? ¡La madre que la pario! Y va la tía y se va. A ver señora… Vuelva usted y me hace el favor de llevarse el nido y los huevos a otro lugar antes de que me de por hacer un montadito con ellos.

IMG_9569

Señora Madre. 

Pero las palomas entender… entienden poco. Y aún no he terminado de recoger la ropa cuando vuelve  a posarse en el alfeizar. La miro inquisitivo pero ella lejos de amilanarse se sienta en el nido y se pone a incubar. Esta visto que mi cara de asesino aviar no le impresiona. ¡Dos días te doy para que te largues! Le grito mientras recojo el tendedero.

En internet localizo en una página a tipos que han tenido la misma experiencia. Lejos de degollar palomas parece que han vivido una experiencia agradable con el nido en sus casas. (Como diría el Guerra: Hay gente pa´tó.) El caso es que se me hace un nudo en el estómago eso de desahuciar a los nuevos inquilinos.

Han pasado los dos días y no he sido capaz de estrellar los huevos en el suelo. Ni de asustar a la sufrida madre y al padre (este no tan sufrido porque aparece poco.) He colocado el trípode en la habitación y voy haciendo fotos de vez en cuando para ver como avanza el estado de el nido.

IMG_9607

Palomo desnaturalizado.

 Mi nene, después de comentarle que tenemos nuevos vecinos, se decide a mandar a tomar viento a los pajarracos. (A mi las palomas no me gustan, él las odia.) El caso es que le doy una charla de esas tipo padre-hijo en la que le hablo del respeto a los seres humanos, a los animales y a los hipster. Como todo de lo que hablamos que no sea juegos o películas de superhéroes le entra por un oído y le sale por otro. Pero deja el salvajismo animal para matar zombis con la Play que de esos no le he hablado y hay un montón.

La incubación dura unos dieciocho o veinte días. Los pollos en un mes están dejando el nido. Con un poco de suerte en dos meses tengo mi jardinera despejada. ¡Tampoco es tanto tiempo! Así que sigo con interés el desarrollo del nido.

Seis días después sufro una desilusión enorme. Un huevo está descascarillado. ¿Pero como se puede romper un huevo si está a quince metros y escondido? ¿Que padres desnaturalizados son estos que no están por la labor de cuidar los huevos? Espero que siga una evolución favorable y las palomas siguen incubando el huevo que queda. El otro, dos días mas está completamente roto. Mi gozo en un pozo. Sigo manteniendo la ilusión de que al menos uno salga y rompa el cascarón. Las palomas siguen apareciendo. Aunque solo veo a la madre, el padre parece que ha ido a por tabaco.

Salgo de Córdoba unos días y a la vuelta, con la bolsa aún hecha y la música sin poner en la casa, voy sigiloso a mirar el nido. No hay nadie. El huevo sigue allí. ¿Donde se han metido estos padres? Le hago la foto de rigor. Deshago la bolsa. Pongo música. Preparo una lavadora. ¿Pero que pasa aquí? Sigue el huevo solo. Sin incubar. ¿Donde están estos? Empiezo a preocuparme. Aún quedan cinco o seis días para que el pollo rompa el cascarón. ¡Y los padres por ahí!

 Han pasado dos días y en ningún momento han dado señales de vuelta estas palomas. El huevo sigue en el nido.

Tres días mas tarde se que lo han abandonado. No hay vuelta atrás. El pollo nonato se quedará en la jardinera un tiempo mas. No tengo valor para retirarlo.

Hace unos días empecé mis vacaciones. Arreglar el piso, recoger ropa, quitar enagüillas, buscar zapatos de verano (aunque ahora con esta lluvia esté todo al retortero) y… enterrar el huevo. ¡Si ya sé! Se coge, se tira a la basura y listo. Pero… bueno pues ya está, cada uno tiene sus manías. También he deshecho el nido y ese si que ha ido a la basura. La jardinera se ha quedado preciosa. Hubiese sido un buen lugar para criar al polluelo. ¡Una lástima! Quizá la próxima vez.

(Aunque como me encuentre una paloma en el alfeizar de la ventana le meto un perdigonazo entre pecho y espalda. ¡Serán cabronas! )

 

 

 

Publicado en Entretenimiento, Pasatiempos, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Principe.

Me la he traído al curro con la idea de dejarlas en uno de esos cajones que no se abren nunca. Y de hecho esa ha sido la idea durante cinco horas. Pero acaba de llegar un rato en el que el sabor del chocolate se me ha metido en la nariz, casi podía saborearlo y entonces… ¡Lo he abierto!

El tubo cilíndrico azul estaba esperando desde hacía cinco horas. Los nuevos traen una especie de adhesivo de quita y pon con el que no es necesario romper todo el envase. Me cuesta abrirlo. Pero una vez despegado se abre con la misma ilusión con la que quitas unas bragas. Ilusionado y esperanzador. Cuatro galletas de chocolate aparecen en ese minúsculo recuadro. ¡Me sobran dos! Pienso. Cuidadosamente retiro dos galletas de chocolate, que son cuatro,  y las coloco encima de la mesa. Me dispongo a cerrar el adhesivo y, sin darme cojo cuenta una galleta descolocada y rota y la coloco con las otras dos. Cierro el adhesivo como si alguien pudiese pillarme en un pecado venial. Rapidamente coloca de nuevo el tubo cilíndrico en eses cajón que no iba a abrirse.

Durante diez minutos saboreo con deleite las tres galletas de chocolate. Limpio miguitas que han quedado en la mesa. Lo coloco todo como si no nunca se hubiese abierto el cajón que contenía el cilindro.

31355_xl[1]Cinco minutos mas tarde vuelvo a abrir el cajón.

– ¡Una! Solo una y lo dejo como estaba. – Me miento.

Publicado en Alimentos y bebidas | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ford Fairlane

– Gano un guarro con: ¡Que guarro!.- Es la frase que se debe contestar en el programa hortera de radio. Ese en el que trabajaba el compañero de Ford y que parece que hoy en día se reflejan tantos y tantos programas radiofónicos. En casa, de vez en cuando, todavía somos capaces de coger el teléfono y contestar así.Sobre todo desde que existe el identificador de llamada. Antes tenía más gracia. Quizá era alguien preguntando por papá o un señor que se había equivocado y llamaba tres veces más para decidir que en casa estábamos todos locos.

Ahora los programas horteras de radio abundan tanto que lo difícil es que alguien te conteste con un “Buenos días”. Hace poco en uno de esos programas en los que la audicencia es lo importante uno de estos tipos, uno de esos que llevan mucho tiempo en antena y hemos visto hacer tonterías de tamaño Godzilla, metieron la pata con un comentario sexista. Lejos de amilanarse y pedir disculpas el colega ha debido pensar que una buena defensa es un buen ataque. El señor Cárdenas se está cubriendo de gloria.

(Aquí el artículo de @barbijaputa que está de lujo.)

Y es que como decía el gran Ford Failane: “Tanto gilipollas… y tan pocas balas”.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 2 comentarios

Sabores.

cafea  Antes las niñas sabían a whisky, a ron, a humo y colonia Tintoretto. Ahora saben a galletas recién horneadas, a fruta, a menta y con un poco de suerte quizá a café.

Publicado en Alimentos y bebidas, Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Semana Santa 2016

Este año, como casi todos, la Semana Santa estaba mas o menos organizada. Había dejado varias hojas libres en el cuaderno para no olvidar nada en esta entrada. El ajetreo de los viajes, las copas con la familia, el continuo trasiego de estos días suelen hacer que cuando hago recopilación de recuerdos para rellenar este post siempre haya alguno que se quede en el limbo de los recuerdos. (Y aparecen a deshoras.)

Entre los recuerdos previos, lo comento ahora que estoy tirando de esas páginas, están:

  • El nacimiento de Mario. El hijo de Daniel y Vanessa. ¡El segundo! ¿Quién iba a pensar hace tres años que nos iba a pillar en la Cruz Roja con el segundo pequeñajo?

Mario nos ha dejado sin San Patricio. Este año los irlandeses no han contado con nuestra colaboración para vestirnos de verde y aumentar las ventas de cerveza. Es lo que tienen los hijos y los peques, se llevan toda la atención. No hay santo ni fiesta que se salve.

  • No estoy nervioso, o muy nervioso, como aclaro en el cuaderno, para esta Semana Santa.

No estoy nervioso para los próximos días. Sin embargo consiguen que los días se alarguen. Conversaciones que ya he tenido varias veces vuelven a salir al retortero. Los cambios nunca se producen con la celeridad que esperan los que los demandan. Y quizá muy rápido para los que tienen que hacerlos. El caso es que la perspectiva de la Semana Santa que se acerca es un aliciente. No hay prisas, y hay ganas.

  • Gente nueva. Algo distinto. Llega la Esperanza.

Estamos a Viernes de Dolores. Algún que otro Cristo se escapa de la iglesia en plan viacrucis. El incienso, los cirios, el azahar se empiezan a mezclar en las calles. La Esperanza que llega no es esa idea en la que esperas algo bueno. (Esa ya estaba en casa.) Viene Esperanza, una amiga de Estrella y al menos la rutina de estos días anteriores se pierde un poco. Cena, quedadas con gente, paseos y lluvias con un tipo que empieza a hacer una barca enorme que parece que no trae nada bueno. Un fin de semana que deja a varias procesiones en la iglesia y a otras para centrifugar. ¡Empapaditas!

  • Se tuerce la Semana Santa.

_MG_2066El día 22 de marzo, martes santo, después de un lunes santo donde por fin pude ver una procesión, aparece un artículo en prensa denunciando a la estación de autobuses por el incumplimiento del horario en información. Los jefes se ponen las pilas y empiezan a actuar. Lo primero que hacen es jodernos el resto de Semana Santa, luego piensan en como justificarlo. Así que para cubrir un mínimo de lo que se debería nos ponen unos turnos partidos exagerados en los que nos limitan la vida a la estación y al baño. ¡Adiós familia! Mi programación de Semana Santa, los cambios, los viajes que tenía pendientes a partir del día 23, miércoles, se van al traste. La mala leche se me ha metido en el cuerpo y las procesiones de Córdoba se van a la calle sin que yo les eche cuentas, ni el martes ni el miércoles. Solo hay ganas de estrangular a alguien. ¡A joderse toca!

  • Manera de enderezar lo inderezable.

El jueves santo salgo del curro y me voy a Priego con el autobús de las 21:00. El viaje es entretenido. Benítez, el conductor, con su charla y una luna espectacular a la que vamos siguiendo deja estampas preciosas en la campiña y en los pueblos por los que pasamos. (Espejo y Baena estaban preciosos). He faltado a la “kedada” familiar del jueves, pero no tengo ganas de seguir de mala hostia ni un día mas. Con dos ya basta. No se me cayeron dos lagrimones al pisar Priego en la estación de autobuses. Al contrario, salgo decidido para ir a casa. En la calle ya me voy encontrando con gente a la que saludo. (¿Ahora vienes?  Me preguntan cuando me ven con la mochila a cuestas.) Antes de llegar me da tiempo a ver la Columna en la calle del Rio. Muchos besos nada mas llegar y un “toque” al salchichón. Después… ¡A la calle!

Son las once y media cuando entro en el bar “La Noria”. No se cayeron dos lagrimones al llegar a Priego pero me tuve que quitar uno disimuladamente cuando vi a Mariola con los bazos abiertos para darme un abrazo. Mis primas, los niños, mucha gente por allí y se me estaba haciendo un nudo en la garganta que se entrelazaba con otro en el estómago y me estaba dejando una congoja muy chunga. El Jueves Santo se justifica con ese ratito. Todos los malos rollos del curro se diluyen en una cerveza con la familia. No se pudo alargar el momento, ni falta que me hizo, me dio fuerzas para ir pronto a la cama. El Viernes Santo se presentaba largo y el mío empezaba a las 5:45.

Hasta aquí los apuntes del cuaderno. Ahora es cuando tengo que tirar de memoria para completar la Semana Santa.

Viernes Santo.- No dejo cantar a Norah Jones su “Sunrise”. Antes de la hora ya he quitado la alarma y sin hacer mucho ruido, la habitación está a rebosar de gente, voy al cuarto de baño para vestirme allí. Antes de salir, aún no han dado las seis, Elisa se pasa para plantarme dos o tres besos. (No sabe ella lo que reconforta eso.)

La carretera esta tan tranquila y gustosa que el viaje a Córdoba se hace liviano. Es la primera vez que voy a trabajar ese día. Alguna vez pensé que cuando me tocase trabajar el Viernes Santo me levantaría temprano, iría a Puente Genil a ver la salida de “El Abuelo”., luego a San Pedro para ver la de Lucena. Si no podía ver el Nazareno de Priego vería las demás. Pero voy al curro con la idea de volver pronto y ni hay ganas ni años para hacer esas locuras.

Me sorprendo en la estación. Estoy tranquilo, agradable, sonriente. Nada que ver con lo que siempre había pensado que sería un Viernes Santo trabajando. Cuando llega mi relevo incluso me entretengo unos minutos en comentarle algunas noticias. (Desde aquí… ¡Gracias Carlos! Por haberte enrollado y hacerme las tres horas de la tarde.) La carretera de vuelta no está tan tranquila como antes, mucho tráfico. Gente que va y viene. Gente de procesiones, de playa, de descansos en los que nada tienen que ver los días “santos”. Me aventuro a coger una ruta alternativa para llegar a Priego y es un acierto total. A la una y veinte estoy aparcando el coche en la cochera sin encontrarme con nadie.

En casa mis padres están viendo la procesión en la tele. Yo me voy a la carrera para verlo desde la Virgen de la Cabeza. El Nazareno se acerca y a mi se me pone el vello como escarpías. Toda la tranquilidad con la que he vivido el Viernes Santo se pierde cuando veo como avanza con la cruz por la calle Estación. La gente nerviosa, las prisas, la bulla, las cornetas y los tambores rodeándote y Jesús que parece que te mira y como los amigos a los que saludé el jueves te pregunta: ¿Ahora vienes? Venga y acompañame. Y no te queda otra que subir con él.

IMG-20160325-WA0042

Con los Rafa. Navarro y Martín. La foto, por su puesto, de Irene.

(Eché de menos a Daniel. Este año, entre tenía pensado venir con Javier, el mayor ahora aunque sigue siendo un bebé. Pero entre el nacimiento tardío de Mario, mi desbarajuste en el curro, que hasta última hora no pude controlar, “mejor tarde que nunca”, y que no estaba bonito dejar Vanessa un día como ese allí en casa con el pequeñajo… Pues que no. Eso si, el año que viene, toca Nazareno de Priego con Javier y Mario.)

Después… Después llega alguna cerveza, ensaladilla familiar, carreras para ver a alquien en particular (aquí poner Elisa), rutinas de VSanto y a casa pronto para ducha y arreglarse. Aún queda mi procesión. Y este año, viendo que podía quedar sin salir, voy con muchas ganas. Ni el mal rollo que tenía mi celador con el paso de Las Angustias consigue en algún momento que yo no disfrute del paso pausado, de la sensación de paz que da ir en la procesión del Entierro, de las ganas de pertenecer a algo que es mas grande que uno. Bueno… esto el que no sale… pues va a ser difícil que lo entienda pero el resto… ¡Lo sabe!

Sábado Santo.- El sábado está lleno de prisas. Todo el mundo quiere irse. La casa está patas arriba pero en un plis plas casi todo recogido, lavadoras puestas, camas hechas, o desechas, según toque, maletas en la puerta… Y relax, con ensaladilla.

Incluso me nene me abandona antes de tiempo. Por la tarde su madre lo recoge para ir a ver Batman Vs Supeman (aún no la he visto). En Priego nos quedamos Cheli, mis padres y yo. Visitas familiares y una casa que sin tanta gente parece enorme.

IMG_20160327_125852Domingo de Resurrección.- Resucitar a primera hora de la mañana no está bonito. En Priego se resucita mas tarde, que al fin y al cabo hay que recomponerse de varios días ajetreados. Me gusta la procesión. Los nenes con la cara descubierta y cambiando un cirio por un bastón con espejo que refleja la luz. Original y curioso. Comemos en casa y con todo recogido salimos pronto para Córdoba. Se nos acabó la Semana Santa. Volvemos a la normalidad.

Este año se me ha quedado una sensación rara.Las horas en el curro el jueves, el viernes, las horas de carretera a solas han sido emociones nuevas. Un descubrimiento de algo distinto. Nunca he entendido que la gente se vaya a pasar días fuera cuando en las ciudades hay procesiones, muerte en los tronos y mas vida en el suelo que nunca, pero… Aunque yo no creo que lo haga, al menos en los próximos años, quizá he podido ver que hay mas cosas. Formas distintas de entender una semana que no es santa, solo una semana de vacaciones. (Aunque si no van a irse de procesiones podían coger otra fecha y dejarnos esa a los que si vamos.)

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

A joderse toca.

Sin riesgo a equivocarme mucho puedo decir que esta es una de las peores Semanas Santas de mi vida. De momento la lluvia aparece cada dos por tres. Luego está el cambio de horario por un berrinche de los jefes que nos han roto los esquemas para toda la semana. Ya veremos como termina eso, de momento toca joderse. Mi nene que encima me recrimina que no estoy en Priego, que a lo mejor es por falta de ganas vamos. MI mala hostia provocada por el cambio de horario y todo lo que acontece, las “charlas” con la directiva, el malestar de todos los compañeros… Total que después de diecisiete años en la estación es la primera vez que no voy a poder ir estar el Viernes Santo en Priego cuando abran la puerta de San Francisco.

De momento voy a ponerme a escribir en un folio todo lo que se me venga a la cabeza. Luego ya veré si lo paso o no. Porque bonito no iba a salir.

Espero equivocarme y que esto vaya a mejor. Que no lo parece.

Publicado en Noticias y política, Uncategorized | Etiquetado | 3 comentarios

Las manzanas.

Está en la cola de la frutería. Odia el autoservicio pero a esas horas no hay otra cosa y después de un día agotador no le apetece nada más que una manzana. Delante de él dos chicas llevan varias bolsas. Parece que se hablan al oído pero lo que están es mordiéndose el lóbulo. El dependiente les toma las bolsas. ¿Todo junto? Pregunta. Y ellas sonriendo les dicen que si en estéreo. Se unen las manos ahora que están libres. Cinco cuarenta les dice el chaval que cobra el pedido. Y entonces las dos, como si fuese una prueba de atletismo y perdiesen el sprint de salida, se sueltan las manos  y buscan en sus monederos.

Tengo que escribir sobre estas chicas piensa. Y no escucha como un chaval le pide la bolsa de manzanas que lleva.

 

 

Publicado en Pasatiempos, Uncategorized | Deja un comentario

Domingo tarde.

Hace tiempo que uno entendió que no puede estar en todos sitios. Pero de vez en cuando gusta saber que si está en un lugar determinado aunque se encuentre a kilómetros de distancia. Y que además está con la gente adecuada.

Copa de Torres X.

Copa de Torres X.

 

 

La fotografía es de Daniel Biedma, que me la acaba de mandar por whataspp.

Publicado en Alimentos y bebidas, Entretenimiento | Etiquetado , | Deja un comentario

Calcutta Cup.

Todo está preparado. El próximo sábado comienza el campeonato de rugby por excelencia: El 6 naciones. Será su edición número 122. (Que se dice pronto.) Para colmo empieza con partidos trascendentes. Irlanda y Gales mostrarán en la primera jornada cual de los dos es el aspirante al Gram Slam. Francia tanteará a Italia en su casa. Y después esta “el partido”.

Escocia se medirá a Inglaterra el día 6 a las 16:50 en Murrayfield.

flagge-schottland

Después de un mundial decente donde las injusticias arbitrales no nos permitieron acceder a semifinales para que pudiesen pasar los Wallabies. Escocia fue la única selección del hemisferio norte que dio la cara en un mundial en el que el sur se llevo todo el reconocimiento. Después de una devastadora cuchara de madera que tuvimos que tragar el año pasado en el campeonato. Después de varios años en los que la selección escocesa ha estado diluida. Después de todo eso… ¡Este año toca ganar!

Y lo primero va a ser la Copa Calcuta. Vamos a llegar sin hacer ruido. Ganando en casa con coraje, con el empuje que dan las melés escocesas. Despacito pero sin pausa, haciendo que el rival se vaya retirando a su campo.

Este año, la copa es nuestra. Y el campeonato también.

Publicado en Baloncesto, Entretenimiento, Pasatiempos, Salud y bienestar, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario